será propuesto el próximo viernes

El Gobierno designa a Jaime García-Legaz como nuevo presidente de Aena

El actual presidente del Cesce y exsecretario de Estado de Comercio con Rajoy sustituye a José Manuel Vargas después de que este dimitiera el 26 de septiembre tras desavenencias con el Gobierno

Foto: Foto de archivo de Jaime García-Legaz en una comparecencia en el Senado. (EFE)
Foto de archivo de Jaime García-Legaz en una comparecencia en el Senado. (EFE)

El Gobierno ya tiene relevo para la presidencia de Aena. Según fuentes próximas al consejo de administración, el elegido para el cargo es Jaime García-Legaz, que a partir del próximo día 15 de octubre sustituirá en el puesto a José Manuel Vargas al frente del gestor aeroportuario español. El directivo será presidente y consejero delegado de la compañía. Enaire, máximo accionista, propondrá su nombramiento en el consejo del viernes y tendrá efectos a partir del lunes 16 de octubre, según explica el propio Gobierno.

Hasta la fecha, García-Legaz ocupaba la presidencia de Cesce, compañía española de seguros de crédito y exportación. Este economista y alto funcionario ha desempeñado cargos de responsabilidad en la Administración de la mano del Partido Popular, llegando a ser secretario de Estado de Comercio entre 2011 y 2016, ramo vinculado al Ministerio de Economía dirigido por Luis de Guindos.

Con su elección, Enaire, la sociedad estatal adscrita a Fomento que controla Aena a través de una participación del 51% del accionariado, culmina la transición en la presidencia después de que José Manuel Vargas dimitiera el pasado 26 de septiembre “por motivos personales”, según la versión oficial.

Pasajeros hacen cola ante los terminales de facturación del aeropuerto de Barajas de Madrid. (EFE)
Pasajeros hacen cola ante los terminales de facturación del aeropuerto de Barajas de Madrid. (EFE)

Tras haber gestionado la salida a bolsa de la compañía en 2015, la marcha de Vargas no pilló por sorpresa ni a su entorno ni al Gobierno. El ejecutivo (anteriormente consejero delegado de Vocento) arrastraba un silencioso pulso con su primer accionista por las divergencias estratégicas sobre la compañía.

Uno de los principales debates tenía que ver precisamente con la posición dominante del Estado en el capital social de Aena (51%), por su capacidad de bloquear la expansión internacional de la compañía. Las aspiraciones de Vargas y el segundo máximo accionista, el fondo The Children Investment (TCI), eran muy distintas a los planes que el Gobierno tiene para la compañía.

Esa estrategia para 'engordar' Aena, a través de la compra de aeropuertos foráneos, fue bloqueada o ignorada por el Ejecutivo en varias ocasiones. Además, por el camino, la condición de empresa pública mantiene un tope salarial que ha hecho que el grueso de la cúpula directiva haya abandonado la compañía desde su salida a bolsa.

El último roce conocido llegó a raíz de la puja por controlar Abertis. Antes de concluir su etapa en Aena, el expresidente Vargas planteó la posibilidad de presentar una oferta alternativa a la italiana Atlantia, animado por el accionista TCI, tentativa que el propio Estado rechazó a través de la oposición de Enaire.

El gestor de aeropuertos españoles, que sacó a bolsa un 49% hace dos años, ha triplicado su valor y gestiona activos con importantes infraestructuras como Madrid-Barajas o Barcelona-El Prat, con unos ingresos de 3.772,5 millones de euros al año (2016) y un beneficio neto consolidado de 1.164,1 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios