lasaga y echevarría dejan el comité y el consejo

Ofensiva de las herederas de El Corte Inglés para sacar a la vieja guardia y tomar el poder

Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría dejan la comisión delegada y negocian su salida adelantada del consejo, lo que supone entregar el control a Marta Álvarez Guil

Foto: El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno (i), las hijas de Isidoro Álvarez, Marta (2i) y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno (i), las hijas de Isidoro Álvarez, Marta (2i) y Cristina, y Florencio Lasaga. (Fundación Ramón Areces)

Marejada en el consejo de administración de El Corte Inglés. Marta y Cristina Álvarez Guil, las hijas del fallecido presidente Isidoro Álvarez, han propuesto a Florencio Lasaga y a Carlos Martínez Echevarría, los dos representantes de lo que se conoce como la vieja guardia, que abandonen sus dos asientos en el órgano de gobierno del grupo de grandes almacenes, así como en el comité de dirección. Un movimiento que, de concretarse en los próximos días, supondría la toma del poder del 'holding' de la distribución y pondría a su presidente y primo, Dimas Gimeno, contra las cuerdas.

Las herederas de Isidoro Álvarez han acordado la salida de Lasaga y Martínez Echevarría, los dos directivos coetáneos a su padre adoptivo, de la comisión delegada creada hace apenas siete meses y constituida formalmente el pasado mes de julio. Ambos profesionales representan el verdadero poder de El Corte Inglés, ya que además de tener un asiento en el consejo de administración, están en todos los cargos ejecutivos de los distintos negocios del grupo y de sus filiales. Hasta la fecha, no se adoptaba ninguna decisión sin su beneplácito, una posición que ahora quieren arrogarse las hermanas.

Las dos vacantes en la comisión delegada van a ser ocupadas por Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo, los dos directivos de confianza de las hijas de Isidoro Álvarez, las cuales ya consiguieron que los dos entrasen en el consejo de administración de El Corte Inglés. El primero lo hizo en marzo para relevar al histórico Juan Hermoso, próximo a Gimeno. El segundo tomó posesión en la pasada junta general de accionistas celebrada en agosto en sustitución de Leopoldo del Nogal, directivo también cercano al presidente, que accedió a dejar su asiento a cambio de una millonaria y polémica indemnización que todavía no ha podido cobrar. De esta forma, las hermanas se harían con el control de la comisión ejecutiva, donde se adoptan las decisiones del día a día.

Sin embargo, su movimiento para hacerse con el poder total no acaba aquí, puesto que también han sugerido a Lasaga y Martínez Echeverría que abandonen sus puestos en el consejo de administración, pese a que sus mandatos no expiran hasta principios de 2019. Las negociaciones para sus salidas están siendo gestionadas por Antonio Hernández-Gil, secretario general del consejo y máximo responsable del área jurídica. Hernández-Gil es también secretario del consejo de Cartera IASA, la sociedad controlada por Marta y Cristina Álvarez, dueña del 22% del capital de El Corte Inglés e inspeccionada por la Agencia Tributaria.

Si Lasaga y Martínez Echevarría salen del órgano de gestión, las propietarias del 15% directo del capital del 'holding' y administradoras de la Fundación Ramón Areces, primer accionista con el 37,39%, se harían con la línea ejecutiva y con el poder del consejo de administración. Tendrían de su lado cuatro asientos —Marta y Cristina, Nuño de la Rosa y Del Pozo— más los dos entrantes, en caso de que hubiera nuevos nombramientos, y el de Cartera Mancor. Siete sobre un total de 10..

La soledad del presidente

De esta forma, Gimeno se quedaría solo con el apoyo de Shahzad Shahbaz, representante del jeque de Qatar —14% del capital—, y presuntamente de Manuel Pizarro, el único consejero independiente, cuyo prestigio como hombre de consenso y con experiencia en alta dirección está en juego. El que fuera presidente de Endesa, consejero de Telefónica y presidente de la comisión de auditoría del 'holding' de grandes almacenes conoce la intención de cambiar la comisión delegada, pero no los relevos en el consejo, ya que no tiene constancia ni de los posibles sustitutos.

Pizarro y el inversor de Oriente Medio venían pidiendo desde hace meses una profesionalización de la gestión de El Corte Inglés, con el fin de separar la propiedad de los administradores. Su intención era la de dar entrada en el consejo a personas de reconocido prestigio que velaran por los intereses de todos los accionistas y prepararan la compañía para una futura salida a bolsa. Pero consideraban que debía hacerse de forma coordinada y no a las bravas, como han procedido las hijas de Isidoro Álvarez.

La salida de Del Nogal, previo pago de hasta ocho millones de euros, ha destapado las diferencias entre las partes, hasta el punto de que se han negado a validar esta indemnización disfrazada de liquidación cuyo fin principal era debilitar el bando del presidente. Tampoco ha querido firmarla Hernández-Gil por temor a cometer una ilegalidad que podría tener consecuencias penales. Toda una batalla que tendrá este miércoles continuidad en la reunión de un consejo que se presume caliente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios