designa a víctor del pozo ceo en la sombra

El Corte Inglés nombra a un número dos, Víctor del Pozo, para apuntalar la presidencia de Dimas Gimeno

El consejo de administración del grupo de distribución designa hoy a Víctor del Pozo como director general del negocio 'retail' con atribuciones de consejero delegado

Foto: Víctor del Pozo, número dos de Dimas Gimeno
Víctor del Pozo, número dos de Dimas Gimeno

En la quinta planta del edificio situado en la calle Hermosilla 112, de Madrid, tiene hoy lugar un hecho insólito en la historia de El Corte Inglés. El grupo de distribución reúne en su sede central al consejo de administración para nombrar a un alto cargo con rango de director general de todo el negocio ‘retail’, pero con atribuciones de consejero delegado. Se trata de Victor del Pozo, cuya labor será complementar la gestión del presidente, Dimas Gimeno, que ha aceptado tener un alfil a petición de las hijas y herederas de Isidoro Alvárez.

El nombramiento de Víctor del Pozo, hombre de confianza de Marta Álvarez Guil, va a ser acordado por unanimidad, puesto que todo el consejo de administración de El Corte Inglés ha considerado que es necesario reforzar la primera línea ejecutiva. El nuevo director general del área minorista será el máximo responsable de las compras, las ventas y la gestión de los 'stocks', la parte mollar del 'holding' de distribución. Trabajará codo a codo con Gimeno para tener un control más exhaustivo de los costes y de los ingresos, con el objetivo final de aumentar los márgenes y la rentabilidad del negocio.

Un aspecto clave para el presente de El Corte Inglés, que en los últimos años se ha servido de recursos fiscales y de fondos propios de varias filiales para maquillar unas cuentas golpeadas por la caída del consumo, la pérdida de atractivo comercial y el aumento de los costes financieros. Pero también para el futuro, porque de la evolución de su beneficio operativo o ebitda dependerá la participación final que tendrá el jeque catarí en septiembre de 2018, ya que el inversor de Oriente Medio será compensado con un 2% del capital si el grupo no crece a ritmo anual del 12%.

Con el nombramiento de Víctor del Pozo, que sustituye a Leopoldo del Nogal, que va a ser prejubilado, como adelantó El Confidencial el pasado 28 de noviembre, se busca también pacificar las relaciones entre los distintos accionistas de El Corte Inglés, que desde el fallecimiento de Isidoro Alvarez en septiembre de 2014 han tenido sus diferencias. Gimeno, que fue a quien Álvarez confió las riendas del 'holding', ha tenido que hacer equilibrios de poder con la conocida como vieja guardia, representada por Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, así como con Marta y Cristina Álvarez Guil.

En esta partida de ajedrez, Gimeno ha perdido en los últimos meses a personas de su confianza, como Diego Copado, el director de Relaciones institucionales, Juan Hermoso, el directivo más cercano a Isidoro Álvarez, y el citado Leopoldo del Nogal, que de momento sigue en el consejo de administración. Por este motivo, fuentes próximas al grupo insisten en resaltar que la propuesta de designación de Víctor del Pozo ha sido respaldada por todos y cada uno de los miembros del órgano de gobierno, sin oposición de nadie.

Reestructuración a la vista

Lo que no se tratará hoy será el nombramiento de Jesús Nuño de la Rosa, el miembro del Patronato de la Fundación Ramón Areces (máximo accionista de El Corte Inglés), que también había ganado enteros para ser promocionado a director general del área corporativa. Su ascenso para llevar las riendas de la división financiera y el control de las filiales tendrá que esperar, según distintas fuentes, mientras la compañía se pone manos a la obra para reestructurar los 100 puntos de venta que tiene en la actualidad.

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés (EFE)
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés (EFE)

Como publicó este medio el pasado 13 de febrero, el consejo de administración ha puesto sobre la mesa el debate para decidir qué hacer con la veintena de centros calificados como improductivos. Es decir, las tiendas que cada día que abren pierden dinero, varias de las cuales se corresponden con establecimientos de la marca Hipercor. Además, el grupo tiene otra quinta parte de sus centros en situación de dudosa rentabilidad y cuyo futuro también va a ser sometido a una profunda reflexión.

Un ajuste que podría suponer una reducción de plantilla mediante un plan de bajas incentivadas como el que ejecutó el grupo el pasado año y que supuso la salida de 1.890 personas. Curiosamente, el responsable de ejecutar dicho plan, José Luis Romero, dejó su cargo de director de Recursos Humanos el pasado mes de enero, apenas al año y tres meses de fichar por El Corte Inglés.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios