Las hijas de Isidoro Álvarez piden paso en Fundación Areces, clave de El Corte Inglés
  1. Empresas
VIRTUALES HEREDERAS DE OTRO 24% DEL CAPITAL

Las hijas de Isidoro Álvarez piden paso en Fundación Areces, clave de El Corte Inglés

Marta y Cristina Álvarez quieren entrar en la Fundación Areces, que controla el 37% de El Corte Inglés y es la clave para el control de todo el grupo

placeholder Foto: Cristina y Marta, hijas de Isidoro Álvarez, durante el funeral por la muerte de su padre.
Cristina y Marta, hijas de Isidoro Álvarez, durante el funeral por la muerte de su padre.

La vieja guardia de El Corte Inglés deberá resolver en las próximas semanas la incorporación de Marta y Cristina Álvarez Guil, las dos hijas del recientemente fallecido Isidoro Álvarez, al patronato de la Fundación Areces, entidad clave para el control del gigante de la distribución. Las dos herederas virtuales del anterior presidente no parecen dispuestas a quedarse cruzadas de brazos en la toma de decisiones estratégicas que han de marcar la nueva era de la empresa más emblemática que existe en España.

A diferencia de lo ocurrido hace 25 años, cuando Isidoro Álvarez asumió con todas las consecuencias el timón de la compañía, los últimos acontecimientos en el seno de El Corte Inglés ofrecen ahora ciertos matices que pueden inducir a una situación bastante distinta a la acaecida tras la muerte de Ramón Areces. El principal elemento de contraste reside precisamente en el extraño silencio que ha rodeado esta vez los movimientos en torno a la Fundación que lleva el nombre del creador del grupo.

Dimas Gimeno ejerce como nuevo presidente de El Corte Inglés desde el pasado 16 de septiembre, dos días después del fallecimiento de su tío, pero no puede decir lo mismo, de momento, como presidente de la Fundación Ramón Areces. Cabe recordar que en 1989 Isidoro Álvarez fue designado por vía de apremio como titular de la empresa y a la vez patrono vitalicio de una institución sin ánimo de lucro pero que, a la postre, posee el paquete accionarial más importante de El Corte Inglés.

La Fundación Ramón Areces actúa como holding de todo el grupo con un 37% del capital, que, sumado al 24% que tenía en propiedad Isidoro Álvarez, garantizaban el mando y control absoluto de la compañía en manos del anterior presidente. La situación en la que se encuentra Dimas Gimeno se antoja bastante más precaria por cuanto que el actual titular del consejo de administración sólo cuenta con una participación estimada en torno al 6% de El Corte Inglés como representante de la sociedad de cartera Ingondel.

Última voluntad y primera misión

El testamento del fallecido presidente de El Corte Inglés es clave para entender el futuro gobierno corporativo que ha de imperar en la empresa a partir de ahora. Marta y Cristina se perfilan como virtuales propietarias del 24% de la participación directa que poseía Isidoro Álvarez, pero las dos hermanas son conscientes de que la voluntad de su padre consistía también en incorporar a ambas al patronato de la Fundación. El objetivo no era otro que llevar a cabo un proceso de transición ordenada que garantizase la asunción del poder por parte de Dimas Gimeno con el mayor respaldo familiar.

A la espera de la designación del presidente, la Fundación Areces está formada ahora por ocho patronos, que se nutren en su inmensa mayoría desde los cuarteles generales de El Corte Inglés. Junto con Dimas Gimeno y César Álvarez, hermano de Isidoro, el resto de administradores son altos ejecutivos de la empresa, entre los que destacan Florencio Lasaga, Carlos Martínez Echevarría y Juan Hermoso. Además, forman parte del principal órgano de gobierno de la Fundación otros segundos niveles de El Corte Inglés, como José Antonio Álvarez, Jorge Pont y Arsenio de la Vega.

Las decisiones en la Fundación Areces se adoptan por mayoría de dos tercios de los patronos, lo que concede a la actual cúpula directiva de El Corte Inglés un margen suficiente para imponer su criterio con todas las prerrogativas. La incorporación de Marta y Cristina puede alterar los equilibrios de poder y tendrá que ser manejada con una especial sensibilidad. A tal efecto, los primeros espadas que han trabajado codo con codo junto a Isidoro Álvarez están explorando la conveniencia de formar una comisión ejecutiva que actúe por delegación del patronato y que sea la encargada de llevar el timón de la Fundación y, por ende, de todo El Corte Inglés.

La futura comisión ejecutiva de la Fundación vendría a representar los poderes que ostentó en vida Isidoro Álvarez y que, en la práctica, le permitieron controlar la mayoría absoluta del imperio fundado por Ramón Areces. La suma del 37% que tiene en cartera la Fundación más el 24% que heredarán Marta y Cristina es indispensable para garantizar la estabilidad y el desarrollo corporativo de todo el grupo. A fin de cuentas, esta era la voluntad última de Isidoro Álvarez, que ahora se ha convertido en la primera y principal misión para la vieja guardia de El Corte Inglés.

Noticias de El Corte Inglés Isidoro Álvarez Dimas Gimeno Fundación Ramón Areces Gobierno Corporativo
El redactor recomienda