Al reducirse la caja, se dispara un 62% en cuatro años

La deuda neta de Mango se dispara para financiar la expansión con macrotiendas

El factor que más ha disparado la deuda neta de Mango es la caída de la “tesorería e inversiones financieras a corto plazo”, que bajó hasta 351 millones, con un 21% de descenso

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El coste de la reestructuración de Mango se refleja ya en sus cuentas, y no solo en las pérdidas que declaró este mes de agosto: 60,9 millones de euros en 2016. También en su estructura financiera. Así, la deuda neta se ha disparado un 62% en los últimos cuatro años, por el efecto de que la empresa de Isak Andic ha tenido que tirar caja para financiar una inversión en macrotiendas que solo en 2016 le ha supuesto invertir 138 millones. Al cierre del pasado ejercicio, la deuda financiera neta se colocaba en 682 millones de euros. Es la primera vez en la historia que esta partida supera los 600 millones.

Así consta en la última Memoria de Responsabilidad Corporativa del grupo de moda. La deuda neta también ha crecido si solo se toma como referencia 2015. La variación interanual al alza de esta partida ha sido de un 29%.

La deuda financiera neta es el concepto contable que intenta calibrar el endeudamiento real de una empresa restando de la deuda total lo que la empresa tiene en caja. En este sentido, la deuda total de Mango sigue en niveles similares. En 2012, último año bueno de verdad del grupo, era de 1.068 millones. En 2015, el total de deuda se situó en 974 millones, y en 2016 volvió a crecer hasta los 1.039 millones, un 6,6% más, hasta volver a situarse casi con lo que se había cerrado cuatro años antes.

Portavoces de Mango han declinado hacer declaraciones. Pero fuentes financieras cercanas al grupo han explicado que en realidad la deuda bancaria se limita a 856 millones, frente a los 907 millones del año anterior. Es decir, la deuda bancaria ha bajado un 5% de un año al otro, y la previsión es que lo haga más en los próximos años, porque la compañía quiere reducir su pasivo bancario. Lo que aumenta la deuda del grupo es el 'leasing' de la planta logística de Lliçà de Munt, que suma 164 millones y que debe que contabilizarse como deuda.

Lo que sí cambia es la tesorería disponible del grupo. Ese es el factor que más ha disparado la deuda neta de Mango. La “tesorería e inversiones financieras a corto plazo” bajó hasta 351 millones, un 21% menos que en el año anterior. Si la comparación se hace sobre un periodo más largo, cuatro años antes, en 2012 Mango tenía una caja de 648 millones, casi el doble de la actual. Una parte de la caída de la tesorería también se debe al impacto de las pérdidas.

Mango rompe con el patrón de gestión histórico que había aplicado hasta ahora. Andic había desarrollado un modelo que bebía directamente de la tradicional empresa catalana y que en este sentido coincidía con el de su competidor Inditex: muy poco endeudamiento y crecer gracias a los recursos propios. En 2012, su deuda sobre el balance total de la empresa suponía un 19%, una situación financiera envidiable. Ahora, al cierre del pasado año, ese ratio se ha colocado en el 30,8%.


Balance robusto

A pesar de esto, Mango todavía cuenta con un balance robusto. Un total de 706 millones de fondos propios a cierre de 2016, que eso sí se ha recortado un 5% en comparación con el año anterior, lo que supone 43 millones. El balance total de la empresa al acabar el pasado ejercicio se colocó en 2.214 millones de euros.

El plan que aplicó Isak Andic con su retorno al frente de la empresa se centró en reducir el número de puntos de venta a cambio de abrir macrotiendas. Así, el número de tiendas se recortó de manera drástica durante el año 2016. Hay 500 menos, descienden hasta los 2.217 puntos de venta al cierre de 2016. En teoría, esto lo iba a compensar la apertura de macrotiendas. En 2016 abrió 24 establecimientos de este estilo, llegando a un total de 191 de las denominadas 'megastores'.

Andic, en su carta, evita referencias a la situación financiera del grupo, pero pone el énfasis en la apuesta de futuro de Mango por las macrotiendas

Pero el impacto en ventas todavía no se ha reflejado en las cuentas del grupo. Las ventas han caído hasta los 2.260 millones, un 2,9% menos que en el año anterior, pese al incremento del negocio internacional. El vicepresidente, Daniel López, espera que las pérdidas de cierre de 2016 sean un tema puntual, asegura que la marcha de las ventas en 2017 ya se está recuperando y prevé volver a los beneficios el año próximo.

Las consignas de Andic

El presidente de Mango, Isak Andic. (EFE)
El presidente de Mango, Isak Andic. (EFE)

Andic, quien nunca habla con la prensa, encabeza como siempre la memoria con una carta. En ella no menciona ni las pérdidas, ni el bajón de las ventas ni el proceso de reconversión que afronta su empresa. Sí que hace dos referencias muy tangenciales a los planes de la compañía. Así, por ejemplo, destaca: “Estamos consolidando nuestras megatiendas con el concepto The Line, que incorpora más espacio para clientes y colecciones, un diseño arquitectónico y la última tecnología. Contamos ya con un total de 191 megatiendas en los principales mercados”.

“Es necesario reinventarse para ajustarse a lo que el consumidor demanda. Sabe lo que quiere y lo busca, por eso, un servicio cada vez más ágil y personalizado es lo que marca la diferencia. Todo ello lo estamos consiguiendo gracias a la inversión realizada en tecnología y logística 'e.business' de los últimos años y a la apuesta por una estrategia omnicanal como eje principal”, apunta el presidente y máximo accionista de la compañía, que este año se ha vuelto a quedar sin dividendos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios