debe darle la vuelta a Mango hasta que vuelva a ser rentable

La paradoja Isak Andic: el hombre más rico de Cataluña no puede jubilarse

No hace tanto, en 2012, Mango ganaba 113 millones. Fuentes financieras vinculadas a Mango avisan que costará tres años, sin contar este 2017, volver a ese nivel de rentabilidad

Foto: El presidente de Mango, Isak Andic, junto al diseñador tailandés Wisharawish Akarasantisook. (EFE)
El presidente de Mango, Isak Andic, junto al diseñador tailandés Wisharawish Akarasantisook. (EFE)

Isak Andic tiene 64 años y es el hombre más rico de Cataluña. Lo dice 'Fortune' y lo sabe todo el mundo. A su edad, la mayor parte de los catalanes se jubilan. Pero el presidente y propietario de Mango no puede. Todo ese dinero —3.600 millones, según 'Forbes'— y no puede dedicarse a dar la vuelta al mundo en su yate, el 'Nirvana Formentera'. Algo que le gustaría, según explican fuentes que lo conocen. Aunque luego se pasaría todo el día llamando a la empresa, aseguran las mismas personas.

Las pérdidas de Mango desveladas esta semana, 61 millones, apuntan a que darle la vuelta a Mango resultará un camino duro. Andic regresó al frente de la empresa el año pasado para enderezar el rumbo de la compañía. Aunque en los primeros meses de 2017 ya se empieza a notar el cambio, lo cierto es que costará más de lo que se pensaba. Incluso si es cierta la previsión del vicepresidente, Daniel López, de que el año que viene ya se habrá vuelto a los beneficios, la verdad es que será duro volver al ritmo al que Andic estaba acostumbrado.

No hace tanto, en 2012, Mango ganaba 113 millones. Fuentes financieras vinculadas a Mango advierten de que costará tres años, sin contar este 2017, volver a estos niveles, a los que Andik está acostumbrado, los que lo convirtieron en la mayor fortuna de Cataluña y el octavo hombre más rico de España. La situación no es delicada porque Mango cuenta con recursos propios por valor de 749 millones, según consta en la memoria de 2015. Por tanto, puede asumir sin despeinarse los 61 millones de pérdidas. Otra cosa son algunos puntos débiles que aparecen en el comunicado.

El número de tiendas se reduce de manera drástica en un año. Hay 500 menos, descienden hasta los 2.217 puntos de venta al cierre de 2016. En teoría, esto lo iba a compensar la apertura de macrotiendas. En 2016 abrió 24 establecimientos de este estilo, llegando a un total de 191 de las denominadas 'megastores'.

Mango cuenta con recursos propios por valor de 749 millones, por lo que puede asumir sin despeinarse los 61 millones de pérdidas

Pero en la práctica no es así. Los metros cuadrados de superficie de venta han bajado. En 2015, eran 804.515 metros cuadrados, en cambio en 2016 estos se sitúan en 798.000, el 0,8% menos. Puede parecer poco, pero es significativo. Las cuentas de Mango no se recuperarán hasta que esta tendencia no se revierta.

Ratios a la baja

El ratio ventas por metro cuadrado es uno de los más usados en el sector de venta al detalle y también en el de la moda. Es decir, no importa que bajen los metros cuadrados si en esa misma superficie se vende más. Pues bien, ese ratio en Mango al acabar 2015 era de 2.892 euros por metro cuadrado. En 2016, el mismo ratio se situó en 2.832 euros por metro cuadrado. Es decir, es inferior. La principal razón de este descenso es que las ventas bajan. Cayeron durante el pasado año un 2,9%, hasta los 2.260 millones.

Menos tiendas, menos superficie de venta y menos ventas a secas. Con estas cifras es normal que el ebitda caiga a la mitad, a solo 77 millones.

Perspectivas erróneas

En la memoria consolidada de 2015, Mango tenía unas expectativas que ahora se demuestran demasiado optimistas . En ese documento, la empresa apuntaba entonces que “la proyección realizada de los parámetros expresados presenta, a nuestro entender, expectativas muy favorables que hacen prever la continuidad del incremento de presencia en el mercado, así como un equilibrio económico y financiero del grupo con un rendimiento adecuado”, rezaban entonces los responsables de la compañía. Ahora todo apunta a que esto será más complicado.

Volver a ganar dinero resultará fácil para la segunda marca de moda española; volver a los niveles a los que Andic está acostumbrado costará varios años

Además, está la deuda de Mango. En 2015, la cifra de deuda financiera neta se situaba en 528 millones. No era preocupante entonces, pero ese año el ebitda —beneficio bruto operativo— era el doble del actual.

La compañía asegura que este año será mucho mejor. Prevé para 2017 alcanzar un ebitda superior a los 150 millones de euros tras la mejora de las ventas iniciada a finales de 2016. A cierre de junio de 2017, en comparación con el mismo periodo del año anterior, se ha logrado incrementar el ebitda en más de 30 millones de euros y mejorar el resultado en más de 45 millones. Aunque se cumplan estas previsiones, el auténtico termómetro será otro: Mango solo irá bien cuando Andic, por fin, pueda cumplir su sueño de jubilarse.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios