ENREDO JUDICIAL CON LaS RETRIBUCIONES

Los cobros de Fainé, Brufau y Fornesa al margen de La Caixa dividen a la Audiencia

Recibían retribuciones como consejeros de Telefónica, Repsol, Abertis y Gas Natural. Una sentencia dice que eran ilegales y deben devolverlas, pero otro fallo firme las avaló en marzo

Foto: Isidre Fainé (izquierda) y Antonio Brufau presentan el plan estratégico de Repsol. (Reuters)
Isidre Fainé (izquierda) y Antonio Brufau presentan el plan estratégico de Repsol. (Reuters)

Los que durante años integraron la cúpula de La Caixa, Isidre Fainé, Antoni Brufau y Ricard Fornesa, cobraron por ser consejeros de empresas participadas por la entidad como Repsol, Gas Natural, Abertis y Telefónica aunque la ley de cajas de ahorro estatal y la catalana les exigían dedicación exclusiva. Una sentencia de la Audiencia Nacional del pasado 8 de junio sostiene que debieron devolver ese dinero, algo que no hicieron. La sentencia, contra la que cabe recurso, se contradice con otra sentencia firme del pasado marzo según la cual estaban en esos consejos por iniciativa propia y no representando a La Caixa. La Caixa, convertida en un banco en 2014, CaixaBank, es de las pocas cajas de ahorros que se habían librado de los escándalos de sueldos de sus directivos. Sostiene que como ya se solventó en marzo a su favor no hay problema y ha pedido una aclaración a la Audiencia.

El caso viene de lejos. Hace años, Hacienda sancionó a La Caixa por varios motivos en el impuesto de sociedades de los años 2004, 2005 y 2006 (hay un expediente posterior por 2007, 2008 y 2009). Uno de ellos era que no habían contabilizado los ingresos de Fornesa (entonces presidente de La Caixa y ya fallecido), Fainé (entonces director general de la caja catalana y hoy presidente de Gas Natural) y Brufau (entonces director general y hoy presidente de Repsol) por participar en consejos de administración fuera de la caja. En enero de 2014, el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) ratificó esa sanción. La resolución del TEAC considera que "por habérseles asignado sueldo y por tener dedicación exclusiva, los directores generales y el presidente de La Caixa deben ceder a esta entidad los ingresos obtenidos como retribución por su asistencia a consejos de administración de otras sociedades (distintos de dietas)". Al no incluirlos, La Caixa reducía su base imponible y pagaba menos impuestos.

CaixaBank recurrió entonces a la Audiencia Nacional en vía contenciosa. Señalaba que "los directores generales y el presidente de La Caixa no han actuado ni en nombre ni en representación de la misma, que la retribución establecida para los miembros de los consejos de administración corresponde siempre y exclusivamente a la persona designada como consejero, que es quien interviene en la gestión de la compañía y asume la responsabilidad de tal actuación". Insistía en que como lo habían declarado en su renta imputárselo ahora a La Caixa en el impuesto de sociedades sería una doble imposición, pagar dos veces impuestos por el mismo dinero.

Sin embargo, la sección segunda de lo contencioso, en una sentencia de la que ha sido ponente Fernando Román García (que fue secretario de Estado de Justicia con el PP), considera que esos pagos nunca debieron quedarse en los bolsillos de los directivos. La Audiencia coincide con el TEAC en que la ley lo impedía. Cita que la ley de cajas de 1985, vigente en esos ejercicios, establecía: "El ejercicio del cargo de director general o asimilado y presidente del consejo de administración, en el caso de haberle sido asignado sueldo, de una caja de ahorros requiere dedicación exclusiva y será, por tanto, incompatible con cualquier actividad retribuida tanto de carácter público como privado, salvo la administración del propio patrimonio y aquellas actividades que ejerza en representación de la caja. En este último caso los ingresos que obtengan, distintos a dietas de asistencia a consejos de administración o similares, deberán cederse a la caja por cuya cuenta realiza dicha actividad o representación".

Por si quedaba duda, la ley catalana de cajas de ahorros establecía algo similar: "El ejercicio del cargo de director general exigirá dedicación exclusiva, sin perjuicio de las actividades que pueda ejercer en representación de la caja de ahorros".

La sección segunda de la Audiencia Nacional señaló que, en efecto, había una incompatibilidad. Según la sentencia, "Fornesa, Brufau y Fainé participaron, a propuesta y en representación" de La Caixa en consejos de administración de sociedades en las que la caja tenía acciones, Segurcaixa, Repsol, Telefónica, Abertis, Gas Natural, "percibiendo por ello unas retribuciones que no entregaron a La Caixa y por las que tributaron, respectivamente, en sus declaraciones de IRPF".

La Caixa, hoy CaixaBank, se había librado de los líos de sueldos ilegales que han sufrido otras cajas

La Audiencia considera que si hubieran participado en los consejos de administración por su cuenta, y no en representación de La Caixa, eso "habría supuesto una clara vulneración de la incompatibilidad establecida en el artículo 27 de la Ley 31/1985". Y prosigue: "Estando —por el contrario— acreditada esa participación de los señores Fornesa, Brufau y Fainé, en representación de la recurrente, en los referidos consejos de administración, es claro que aquellos deberían haber cedido los ingresos correspondientes a La Caixa, lo que no hicieron". "Ahora bien, la falta de cesión real de tales ingresos no impidió que, con base en la obligación legal incumplida, surgiera para la recurrente un derecho de crédito frente al presidente y a los directores generales citados, el cual debió haber sido debidamente contabilizado, no haciéndolo la recurrente", La Caixa. La sentencia establece que aunque no dieran los ingresos a La Caixa, en realidad debían haberlo contabilizado como tal y apuntado como si las retribuciones fuesen un préstamo a sus directivos a la espera de que lo devolvieran.

Los informes de gobierno corporativo de esos años no permiten establecer exactamente la cuantía que cobraron, pero debe de ser de varios millones. En esa época, La Caixa tenía el 12,5% de Repsol YPF. Entre 2004 y 2006, Fornesa cobró 1.022.448 euros por pertenencia al consejo de administración de Repsol. Brufau es el menos afectado, puesto que fue nombrado presidente de Repsol en octubre de 2004 en sustitución de Alfonso Cortina. Ese año percibió 202.517 euros por el consejo de administración de Repsol. En 2004, 2005 y 2006, Fainé fue presidente de la comisión delegada de Abertis y de su consejo, y vicepresidente de Telefónica (donde La Caixa tenía un 5% en 2005). Abertis no detallaba entonces las retribuciones individualizadas de cada consejero.

La Caixa insiste en que el caso es "cosa juzgada" porque hay una fallo firme que avala los cobros

Sin embargo, antes de ese fallo, que habría sacudido la cúpula de tres empresas del Ibex, otro del pasado marzo dictaminó lo contrario. Se refería al recurso sobre una inspección sobre el IVA de los mismos años. Sostenía que el dinero que debía haber recibido La Caixa por esas retribuciones estaba sujeto a IVA. Sin embargo, la sección sexta de lo contencioso consideró que no había caso porque Brufau, Fainé y Fornesa actuaron en esos consejos de administración en su nombre y no en el de La Caixa. "Tanto el presidente como los directores generales de La Caixa actuaron en su propio nombre y no en nombre y en representación de La Caixa, y por ello percibieron retribuciones que tenían la consideración de rendimiento personal del trabajo y por ese motivo las entidades que abonaron esas retribuciones realizaron las correspondientes retenciones a efectos del IRPF", según esgrimió la entidad catalana.

La Audiencia, en una sentencia de la que fue ponente Berta María Santillán, dio por bueno este argumento, que supone aceptar que estaban ahí puestos a título individual —no en representación de La Caixa, que era un accionista relevante de esas empresas— y que no había incompatibilidad —pese a que la ley de caja de ahorros establecía la exclusividad—. La sentencia admite que la ley marcaba una incompatibilidad, pero dice curiosamente que la existencia de la ley no basta para acreditar que incumplieron la norma. "Aunque la regulación sobre la citada incompatibilidad es cierta, no obstante no se considera como prueba suficiente que la Inspección tributaria base su regularización por el IVA apoyándose exclusivamente en el aludido incumplimiento sobre la incompatibilidad, puesto que esa presunción admite prueba en contrario. Y la recurrente sí ha aportado prueba que da credibilidad a sus afirmaciones y son los certificados emitidos por las entidades en cuyos consejos de administración habían participado como miembros de los mismos el presidente y los directores generales de La Caixa".

Entre 2004 y 2006, Fornesa cobró un millón por pertenencia al consejo de administración de Repsol

La sentencia da por buenos los certificados que han emitido Gas Natural, Repsol, Segurcaixa y Abertis según los cuales los tres directivos "han actuado en nombre y representación propia y que las retribuciones e importes que han percibido por su participación en los consejos de administración han sido en concepto de renta, por lo que se les ha aplicado el correspondiente porcentaje de retención a los efectos del IRPF".

Fuentes de La Caixa señalan que la Abogacía del Estado no ha recurrido esa primera sentencia, por lo que es firme. Así, si esos cobros eran ilegales o no es ya "cosa juzgada", y un principio básico de derecho es que no se puede reabrir un caso ya juzgado —salvo que aparezcan nuevas pruebas, cosa que no ocurre aquí—. Por eso, La Caixa ha pedido aclaración de la segunda sentencia contraponiendo el primer fallo.

El expresidente de La Caixa Ricard Fornesa. (EFE)
El expresidente de La Caixa Ricard Fornesa. (EFE)

"La sentencia de 8 de junio de la Audiencia Nacional recoge unas conclusiones con las que discrepamos, ya que existe otra sentencia previa de la misma Audiencia Nacional sobre este mismo asunto de 3 de marzo de 2017 desestimando la regularización propuesta por la Inspección. La sentencia de 3 de marzo es firme y, por tanto, el asunto tiene la naturaleza de cosa juzgada. Es un principio básico del funcionamiento de la justicia que sobre unos hechos juzgados no cabe volver a pronunciarse en sentido distinto. La entidad ha iniciado las oportunas acciones para clarificar esta cuestión con la Audiencia Nacional y en su caso adoptará las oportunas medidas legales si fuera menester para defender sus intereses, ya que sostenemos que la actuación de la entidad ha sido correcta en todo momento por lo que respecta a esta cuestión", señala un portavoz por correo. Ni Repsol ni Gas Natural (presididas ahora por Brufau y Fainé) han querido hacer comentarios.

Otras cajas están inmersas en escándalos por retribuciones excesivas a sus consejeros al margen de la ley de cajas, aunque los de La Caixa han ido por vía administrativa y no penal. Narcís Serra y otros 40 exdirectivos de Caixa Catalunya están pendientes de juicio, los de Novacaixagalicia han ingresado en prisión por planes de pensiones y retribuciones millonarias y los de Bankia han sido condenados por las tarjetas 'black'. La Caixa no ha necesitado ayudas públicas y se convirtió en un banco.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios