Atlantia financiaría la OPA con la venta de activos de la española

La Caixa pasará a ser un socio más en Abertis si los Bennetton cierran la oferta de Atlantia

Se calcula que Criteria tendrá un 20% en el nuevo grupo resultante, después de que Atlantia pague los cerca de 16 euros por acción que abonará en una opa amistosa de los italianos

Foto: El presidente de la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de la Caixa", Isidre Fainé. (EFE)

Giro en Criteria, el 'holding' de participadas de La Caixa. De la histórica visión industrial a la participación financiera pura y dura. La Caixa pasaría a ser un socio más de Abertis (ver cotización) y dejaría de lado la gestión de la compañía, tal y como ha desvelado la oferta que preparara la empresa italiana Atlantia por Abertis, que todavía se encuentra pendiente de concretarse en los próximos días.

Abertis se convertiría así en la primera gran desinversión de Isidre Fainé, centrado en la presidencia de la Fundación Bancaria La Caixa. Pero, de hecho, ya ha habido un precedente. En 2014, La Caixa vendió el 24,14% de Agbar a Suez. Hizo 298 millones de caja y se quedó con el 7% de la multinacional francesa. De socio industrial a socio financiero. El mismo esquema que aplicarán ahora con Abertis. Pero la escala cambia, y mucho. Se calcula que Criteria tendrá un 20% en el nuevo grupo resultante, después de que Atlantia pague los cerca de 16 euros por acción que abonará en una opa amistosa, una parte en efectivo y otra en acciones. Los Bennetton serían el socio del referencia de la nueva empresa.

Sin embargo la operación podría enfriarse, ya que los negociadores no querían hacerla pública todavía. La fusión la adelantó Bloomberg, y eso ha trastocado algunos de los planes y ha añadido dificultades a las conversaciones para cerrar algunos flecos.

Sede de Abertis.
Sede de Abertis.

Según explican fuentes financieras, la operación se ha estado cocinando a fuego lento en los últimos tres meses, con contactos entre la cúpula de Atlantia, su presidente, Fabio Cerchiai, y su consejero delegado, Giovanni Castellucci. Además, han tenido un papel muy activo el presidente del grupo Bennetton, Gilberto Bennetton, el presidente de La Caixa, Isidre Fainé —que hizo varios viajes a Roma y Milán—, y el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, quien pasó en secreto varios días en Italia esta misma Semana Santa.

La iniciativa salió de los Bennetton ante la inquietud de Atlantia por el desembarco de Abertis en Italia, que se cerró este pasado enero con la compra de A4 Holding, una operación de casi 600 millones. Los rumores de que Abertis podía seguir creciendo en el país transalpino con la adquisición de otros activos animaron a los italianos a presentar su oferta: después de todo, la mayor parte de los protagonistas eran viejos conocidos tras la fracasada fusión con Autostrade hace justo 10 años.

Cambio en los peajes

Criteria ya no es la que era. Así que se ha aceptado una transacción que traslada el riesgo de gestión del fin de los peajes en España al nuevo socio italiano. A partir de ahora, el problema de los peajes en España no es entre el Ejecutivo español y una empresa española; sino que se convierte en un problema entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el Gobierno italiano

Peaje en Girona de la AP-7. (EFE)
Peaje en Girona de la AP-7. (EFE)

Así que en tres meses Abertis pasó de tener al ex primer ministro Enrico Letta en su consejo de administración para garantizar la expansión en Italia a pasar a manos de su competidor, si al final los italianos deciden formalizar su oferta.

Negocio redondo

Si para La Caixa es un negocio redondo, para Atlantia tampoco está nada mal. Los italianos pueden financiar la opa prácticamente con la venta de activos de Abertis. Fuentes financieras apuntan que se desprenderán del 35% de Cellnex, de su participación en el Hispasat y de otros activos no concesionales. Estas desinversiones les pueden aportar cerca de 3.000 millones.

Las empresas son muy complementarias. Atlantia está totalmente centrada en Italia e incluso controla los dos aeropuertos de Roma. Abertis, en cambio, se ha internacionalizado mucho mejor. Atlantia factura 5.484 millones de euros. Si al final compra Abertis —4.936 millones de ingresos—, se convertirá en el primer grupo de autopistas del mundo, por delante de la francesa Vinci.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios