Banco popular ha sido declarado inviable

Historia de una exclusiva (El Confidencial) y cronología de una quiebra (Banco Popular)

Resumen de la cobertura realizada para informar sobre la situación real que atravesaba el banco, aun a riesgo de tener que afrontar presiones, amenazas, insultos y demandas

Foto: Portada de El Confidencial, el pasado 11 de mayo.
Portada de El Confidencial, el pasado 11 de mayo.

Muchas cosas han pasado alrededor del Banco Popular desde que su presidente Emilio Saracho anunció en abril ante sus accionistas que la entidad estaba abocada a una ampliación de capital o una venta. Una de las más importantes ha sido la cobertura realizada por El Confidencial para informar sobre la situación real que atravesaba el banco, aun a riesgo de afrontar presiones, amenazas, insultos y demandas de distintos actores por ofrecer a los lectores el fruto de nuestro trabajo, del que se llegó a dudar de su interés último. Esta breve historia resume lo ocurrido y pone a cada uno en su sitio.

1 - El campanazo

Hace casi un mes, el 11 de mayo de 2017, El Confidencial publicó que Saracho encargaba la venta urgente del Popular a JP Morgan y Lazard por riesgo de quiebra. El propio presidente del banco reconocía ese mismo día que o se vendía el banco en junio o sería necesaria una ampliación de capital. Estas informaciones provocaron una furibunda reacción desde diversos frentes. Entre ellos, el propio banco, que envió un hecho relevante a la CNMV negando que existiera un riesgo de quiebra.

2 - Doble negación

Este desmentido corría a cargo del consejero y secretario del consejo de administración, Francisco Aparicio Valls, que cuatro días después volvió a firmar un comunicado incidiendo en la falsedad de las informaciones que estaba publicando "un medio digital" —omitía la autoría de El Confidencial—, la última en referencia al trabajo de inspección del BCE en la entidad. Sin embargo, la desconfianza hacia el banco fue en aumento, máxime cuando solo tres días después, el 18 de mayo, el Popular decidía relevar del consejo al propio Francisco Aparicio Valls.

3 - Caza de brujas

La presión hacia este medio no solo llegó de parte del Banco Popular: la CNMV hizo un requerimiento a El Confidencial para que revelara la identidad de quién estaba proporcionando la información. Sea como fuere, las noticias publicadas por El Confidencial desde el día 11 tomaron carta de naturaleza el 16, cuando un nuevo hecho relevante, ahora sí, reconoció lo que antes negó: el banco estaba en venta y buscaba posibles compradores. Fue solo desde ese momento cuando se aceptó la realidad publicada hasta entonces únicamente por este medio.

4 - Confusión

La particular política de comunicación empleada por el Popular, desmintiéndose a sí mismo, obligó a este medio a publicar un editorial para explicar la honestidad de nuestro trabajo, cuestionada gracias a algunas declaraciones de las principales autoridades del país. El día siguiente a que El Confidencial pusiera sobre la mesa el riesgo de quiebra —la liquidez iba mermando a marchas forzadas—, la secretaria de Estado de Economía señaló que en la banca española no se planteaba ninguna duda en el cumplimiento de los niveles de solvencia. Eso sí, el garante es el supervisor (el BCE).

5 - Contradicciones

Caso aparte merece ahora el Banco de España. La institución presidida por Luis María Linde dijo el 11 de mayo, tras las noticias publicadas por El Confidencial, que el Banco Popular era solvente. Tiempo antes, concretamente el 10 de abril, el ministro de Economía, Luis de Guindos, veía "solvente" al Popular. Eso sí, el ministro ha sido un agente activo en la venta de este banco. Puso encima de la mesa el posible interés de Bankia y llamó a Santander, Caixa y BBVA a consultas para sondear el interés por hacerse con el banco.

6 - Desinformación

La falta de información oficial ha causado estragos. Las acciones del Popular pasaron de valer 60 céntimos a casi la mitad en cinco días. La sangría bursátil desatada durante semanas ha sido siempre al calor de informaciones periodísticas. Hasta que la agencia Reuters informó de que el Mecanismo Único de Resolución había emitido avisos al Banco Popular, no cundió el pánico. Entre líneas, había una fuente oficial de Bruselas. Aun así, el pasado viernes 2 de junio, el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, dijo que había "tranquilidad absoluta" respecto al Popular. A continuación, el valor se desplomó.

7 - Mutismo

Faltaba la estocada del lunes, cuando ya era público que los responsables del banco irían un día después a reunirse con el BCE para dar una salida urgente. Mientras, la guerra de grandes accionistas e inversores del Popular se libraba a golpe de comunicado público. Todo parecía ya urgente, ante las tensiones provocadas por las salidas de depósitos, pero ninguna información al respecto fue publicada por este medio ante las dificultades para contrastarla. Hasta una posible ampliación de capital del Santander para salvar del naufragio al Popular, que corrió como la pólvora el martes por la tarde, no pudo ser demostrada.

8 - El funeral

El miércoles antes de la apertura del mercado se certificó la quiebra del Popular y su venta al Santander. Hasta antes de hacerse oficial, contamos el proceso exprés habilitado por el BCE para resolver la situación. Por el camino, hasta llegar a este desenlace, muchos negaron la mayor: esa situación crítica de la que informó El Confidencial cuando publicó la venta por vía urgente del banco. Aunque nadie está libre de cometer errores, cabe recordar que nuestras informaciones solo han pretendido contar lo que pasaba (y éramos capaces de chequear). El tiempo, "un juez insobornable, que quita y da razones", acaba poniendo a cada uno en su lugar.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios