interesado en que la puja no quede desierta

BBVA, Santander y Bankia acuden a la llamada de Guindos para comprar el Popular

El ministro de Economía considera que el proceso de venta debe resolverse sin que se extienda ninguna duda sobre el sistema financiero español

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

El proceso de venta del Banco Popular es algo más que una simple operación de mercado. Mientras por una parte la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, aseguró hace unos días que los clientes pueden estar "totalmente tranquilos”, El Confidencial ha podido confirmar de fuentes directas que el ministro Luis de Guindos ha contactado con los presidentes y consejeros delegados de los principales bancos españoles para conocer su interés por la subasta exprés que Emilio Saracho ha encargado a JP Morgan y a Lazard. Santander, BBVA y Bankia han acudido a su llamada y han presentado manifestaciones de interés no vinculantes que les permiten pasar a la segunda fase de la venta. No obstante, el Ministerio de Economía ha negado que su titular haya hecho dichas gestiones.

[Siga la cotización]

Las excepciones han sido CaixaBank y Sabadell, inmersos en la integración del portugués BPI y del británico TSB, respectivamente. En la terna de candidatos ha sido incluida Bankia, que no puede hacer ninguna operación corporativa salvo que se lo permita el Banco Central Europeo (BCE), pero cuyo interés fue confirmado ayer públicamente por el propio Guindos. JP Morgan ha comunicado a los interesados que el proceso debe estar resuelto antes del 10 de junio.

La ronda de contactos se produjo después de que el presidente del Popular comunicara al ministro de Economía, Industria y Competitividad la decisión de abrir un proceso de venta del banco. Desde entonces, todo ha transcurrido con gran celeridad y el propio Banco Popular confirmó el interés de cinco entidades nacionales y una extranjera por participar en el proceso. De hecho, el 16 de mayo era la fecha para presentar las muestras de interés, un primer paso para el posterior compromiso con ofertas vinculantes, según fuentes involucradas en la operación.

El pasado 5 de mayo, una semana más tarde de la comunicación institucional, Saracho pidió a JP Morgan (su antigua casa) y a Lazard que iniciaran con celeridad la búsqueda de un comprador para el Popular, como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 11 de mayo. Este martes, el propio Guindos ha añadido que hasta Bankia, entidad controlada en un 65% por el Estado, está analizando presentar una oferta por la institución financiera que en su día fue la más rentable del sector financiero español.

Núcleo duro formado por sociedades vinculadas al Opus Dei, la aseguradora alemana Allianz, la caja francesa Crédit Mutuel o el mexicano Del Valle

El ministro de Economía afirmó este martes desde Barcelona que Banco Popular “será lo que quieran sus accionistas”, para matizar que el Gobierno tiene muy poco que decir”. Sin embargo, según han confirmado fuentes de los potenciales interesados, Guindos ha querido pulsar el potencial interés existente en la compra del banco, participado por accionistas tan diversos como sociedades vinculadas al Opus Dei, la aseguradora alemana Allianz, la caja francesa Crédit Mutuel o el millonario mexicano Antonio del Valle.

En este contexto, desde Economía se ha querido estar al corriente de los planes de Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell —de Bankia se da por hecho, al ser el propietario del 67% del capital— por acudir a la primera fase de la puja (dando pie a un proceso competido). Al tratarse de simples muestras de interés, ninguno de los competidores asume responsabilidad de compra, pero sí mete presión para que los realmente interesados hagan ofertas en firme antes del próximo 10 de junio, según fuentes financieras consultadas por este diario.

A partir de este punto, los interesados podrán examinar las 'tripas' de la entidad tras un primer examen en un 'data room' virtual, para poder resolver ahora el valor que atribuyen a Banco Popular, condicionado por la incertidumbre existente sobre la dimensión real de su exposición inmobiliaria (retasación de todos sus activos) y las potenciales dotaciones extraordinarias que necesitaría.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios