anula dos planes de stock options

Pallete aprieta a la cúpula de Telefónica y anula dos planes de stock options

El nuevo presidente de la operadora ha anulado dos planes de 'stock options' al considerar que no es momento adecuado de cobrar grandes remuneraciones ante la crisis social

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Cambio de tercio en Telefónica tras la era César Alierta. El nuevo presidente del grupo, José María Alvárez-Pallete, quiere imponer un modelo retributivo más acorde a la situación actual. Además de renunciar al sueldo que le correspondía a su antecesor, el primer ejecutivo de la multinacional ha acordado la anulación de dos planes de 'stock options' por los que la cúpula directiva hubiera tenido derecho a cobrar acciones por valor aproximado de 75 millones de euros.

Según documentos oficiales, Telefónica ha decidido no implementar ni ejecutar el tercer ciclo del Performance and Investment Plan (PIP) 2014-2019 ni el mismo tramo del Talent for the Future Share Plan (TFSP), dos planes de incentivos destinados a fidelizar a la cúpula directiva y a premiar a empleados con un desempeño destacado para ocupar las posiciones de liderazgo del futuro. El primero iba a tener una asignación gratuita de unos siete millones de títulos, mientras que el bonus del segundo rondaría las 600.000 acciones. Los beneficiarios ya habían perdido el regalo del segundo ciclo del PIP por el mal comportamiento de la cotización, que en los úlimos dos años bajó cerca de un 25%.

La medida ha sido adoptada por el consejo de administración de Telefónica, previo informe favorable de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno, “por considerar que no estaba suficientemente alineado con la planificación estratégica del Grupo Telefónica, teniendo en cuenta las circunstancias y el entorno macroeconómico”. En otras palabras, porque a Pallete no le parecía proporcionado repartir más 'stock options' entre la cúpula directiva de la operadora mientras se procede al despido mediante bajas incentivadas de hasta 10.800 empleados y por la situación de precariedad salarial del conjunto de los españoles.

No es la primera decisión que Pallete en este sentido. El pasado año suprimió todos los consejos asesores territoriales, unos organismos que eran utilizados como pagos de favores a los gobiernos locales, y después rescindió hasta contratos con personalidades políticas de distinta índole que trabajaban directamente para Alierta.

A Pallete no le parecía proporcionado repartir más 'stock options' entre la cúpula directiva mientras se procede al despido de hasta 10.800 empleados

Un guiño importante que pone de manifiesto la prudencia que el presidente de Telefónica quiere imponer en la política de remuneraciones, criticada por los fondos activistas que -especialmente en la junta de accionistas de 2015- se quejaban de los elevados emolumentos de la cúpula. De hecho, Pallete ha decidido dar ejemplo y ha renunciado al sueldo -8,7 millones- que le correspondería como primer directivo de la compañía y que disfrutaba su predecesor, y mantener sus 5,4 millones de salario que tenía antes como consejero delegado.

El estatus del anterior presidente

Además, ha declinado percibir la remuneración fija que le correspondería como presidente del consejo de administración -240.000 euros- y por presidir la comisión delegada, otros 80.000 euros adicionales. Pallete redujo en más de un millón de euros su remuneración total en 2016 hasta los 5,36 millones que se desglosan principalmente en un salario fijo de 1,9 millones y un variable a corto plazo —sujeto a desempeño y a la consecución de objetivos— de 3,4 millones de euros.

El expresidente de Telefónica, César Alierta, con su actual sucesor en el cargo, Álvarez Pallete. (Reuters)
El expresidente de Telefónica, César Alierta, con su actual sucesor en el cargo, Álvarez Pallete. (Reuters)

Por su parte, la retribución total percibida por los consejeros de Telefónica en 2016 fue de 10,8 millones, menos de la mitad que los 23,5 millones que recibieron en el ejercicio anterior. Este descenso se produce fundamentalmente por la dimisión de César Alierta como presidente ejecutivo de la sociedad y la destitución de Santiago Fernández Valbuena como director de Estrategia y primer directivo de Telefónica Brasil. Alierta redujo su retribución total desde los 8,69 millones en 2015 a los 1,17 millones en 2016, ya que abandonó sus funciones a finales de marzo.

No obstante, el veterano agente de cambio y bolsa sigue teniendo un estatus especial dentro de la multinacional, como demuestra que Telefónica le paga, además de su sueldo como consejero, una remuneración anual adicional de 500.000 euros "en atención a su compromiso de contribuir de forma especial al desarrollo de las relaciones institucionales del Grupo".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios