Bill Gates y Soros acuden a la ampliación de FCC pese a las pérdidas acumuladas
  1. Empresas
pierden unos 110 millones en dos años

Bill Gates y Soros acuden a la ampliación de FCC pese a las pérdidas acumuladas

Dado el descuento de la nueva ampliación, cuyo precio ha sido fijado en 6 euros por acción, se da por sentado que la mayoría de los inversores institucionales suscribirán la operación

Foto: El fundador de Microsoft, Bill Gates. (Reuters)
El fundador de Microsoft, Bill Gates. (Reuters)

Entre ricos anda el juego. Bill Gates, la mayor fortuna del mundo según la revista Forbes, apoyará a Carlos Slim, la segunda del citado ranking, en la nueva ampliación de capital en FCC por 710 millones de euros. El fundador de Microsoft se ha comprometido con el magnate mexicano a acudir a la segunda emisión de acciones de la constructora española en apenas un año pese a las fuertes pérdidas que acumula con esta inversión. Un paso que también será seguido por George Soros, otro de los millonarios que aparecen en la famosa lista.

Según han indicado fuentes próximas a la compañía, Bill Gates, dueño del 6% de FCC, suscribirá la parte proporcional de la ampliación de capital, por lo que aportará al menos 42,6 millones. El estadounidense, que acumula una fortuna de 79.200 millones de dólares, ha invertido ya 173 millones de euros en la constructora fundada por la familia Koplowitz y hoy en día controlada por Carlos Slim.

Su desembarco se produjo en octubre de 2013, cuando compró 7,63 millones millones de acciones que la compañía tenía en autocartera (el 5,8% del capital), a 14,86 euros por título. En diciembre del pasado año, Gates acudió a la primera ampliación de capital, de 1.000 millones de euros, a 7,5 euros por cada acción, por lo que invirtió cerca de 60 millones adicionales. Hoy, con la cotización en el entorno de los 7 euros, su participación vale 103,75 millones, por lo que en dos años ha perdido 70 millones, un 40%.

Algo similar le ocurre a George Soros, que entró en FCC dos meses después de Bill Gates, al tomar un 3,8% del capital vendido por la propia Esther Koplowitz, como adelantó El Confidencial el 25 de diciembre de 2013. Lo hizo a 15 euros por acción y con un desembolso de 72 millones. El tiburón de los mercados financieros también acudió a la emisión de 1.000 millones de 2014 para mantener su participación, siempre instrumentada a través de contratos de derivados para protegerse parcialmente de posibles pérdidas. Invirtió otros 38 millones, hasta un total de 110 millones, de los que pierde cerca del 42%. Actualmente, su paquete es del 3,38%.

Fuentes financieras indican que, dado el descuento de la nueva ampliación, cuyo precio ha sido fijado en 6 euros por acción, se da por sentado que la mayoría de los inversores institucionales suscribirán la operación. “Los que vinieron con Juan Béjar”, el anterior consejero delegado, “pierden mucho dinero. A este precio al menos promedian y no se diluyen más”, explican

Hay más dudas sobre lo que hará Three Bays Capital, un hedge fund domiciliado en el paraíso fiscal de las Islas Cayman, que tiene el 10,4% de FCC a través de contratos de derivados. Este tipo de inversores, a diferencia de los Gates y Soros, que suelen tener visión más de largo plazo, toman posiciones para deshacerlas con rapidez si consiguen una plusvalía o para desmontar la estructura si las pérdidas alcanzan cierto nivel. Su desembarco se produjo en diciembre de 2014, por lo que hasta la fecha no les ha podido dar muchas alegrías.

Slim presta a las Koplowitz

El que obviamente si acudirá a la ampliación de capital es el propio Carlos Slim, dueño del 25,6% del capital de FCC. El multimillonario mexicano aportará otros 181,6 millones para mantener su participación, cantidad que se suma a los 650 millones que invirtió hace un año para entrar en el accionariado y tomar el control del grupo español. Pero además, se ha ofrecido a financiar a las Koplowtiz para que también puedan cubrir el 22,5% que aún tienen en la constructora y evitar una nueva dilución desde el 50% que tenían hasta la ejecución de la primera ampliación de capital.

La familia, que estuvo en situación de impago con los acreedores por los cerca de 840 millones que adeuda a BBVA, Santander y Bankia, principalmente, no dispone de dinero para aportar los 159 que debe poner encima de la mesa para mantener su paquete. De hecho, si su 22,5% de FCC no fue ejecutado por la banca a lo largo de 2014 fue por una ventajosa refinanciación a cinco años, periodo en el que no tienen que pagar ni intereses ni amortizar capital.

El mexicano se ha comprometido a comprar todos los títulos que no suscriban los accionistas de referencia, por lo que si los fundadores u otros inversores con peso de la constructora no acudiesen a la ampliación, deberían hacerse con su paquete, lo que le supondría de facto tener más del 30% del capital. Si supersase este porcentaje, Slim debería lanzar una OPA por la totalidad del accionariado, algo que quiere evitar a todas luces con el citado préstamo a la familia fundadora.

Noticias de FCC Bill Gates George Soros Ampliación de capital Esther Koplowitz
El redactor recomienda