ENTRA EN EL CAPITAL DE LA MANO DE FIDENTIIS

Bill Gates hace su primera inversión en España al comprar el 6% de FCC

FCC aprovecha la subida vertical de la cotización para obtener liquidez inmediata. Se ha desprendido de la totalidad de su autocartera, que ascendía al 10%

Foto: Bill Gates, en la última reunión del Foro de Davos (Reuters)
Bill Gates, en la última reunión del Foro de Davos (Reuters)

Emilio Botín dijo la semana pasada que el dinero llega a España por todas partes. Y la mejor prueba es que Bill Gates, uno de los hombres más ricos del planeta, ha comprado el 6% de FCC. La compañía controlada por la familia Koplowitz ha vendido ese porcentaje que le quedaba en autocartera por cerca de 113 millones. Un importe extraordinario que le viene de maravillas para recapitalizarse mientras ultima con la banca la refinanciación de 5.000 de sus casi 6.500 millones de deuda.

El empresario estadounidense, fundador de Microsoft, ha ejecutado la transacción a través de una serie de sociedades que tienen unos fondos próximos a los 100.000 millones. Las conversaciones con Juan Béjar, el consejero delegado nombrado en enero por Esther Koplowitz, comenzaron hace más de cinco meses cuando el nuevo directivo de FCC comenzó a buscar inversores para reforzar su capital. Todavía no se ha detallado si Gates o uno de sus representantes se sentará en el consejo de administración del grupo, aunque por el 6% le correspondería un asiento, por lo que es muy probable que se haga con un puesto.

Según indican fuentes financieras, la operación ha sido intermediada por Fidentiis, el bróker español especializado en inversores institucionales. El mismo banco que el pasado mes de julio aglutinó a una serie de fondos para adquirir otro 3% que FCC tenía como acciones propias. La diferencia entre la venta realizada el pasado verano y la que este lunes se ha ejecutado es que el valor ha subido cerca de un 100%, por lo que los ingresos para el grupo son significativamente mayores.

La venta del 3% de hace tres meses se hizo a 8,13 euros por acción, con un pequeño descuento del 2% sobre la cotización del momento. Esta semana, FCC se paga a casi 16 euros tras revalorizarse un 5% al calor de las informaciones sobre el proceso de extensión del vencimiento de su pasivo. Como publicó El Confidencial hace siete días, la compañía ya ha conseguido el visto bueno de los seis grandes acreedores, todos españoles, para alargar la fecha de pago entre tres y cinco años.

Con estas dos operaciones, FCC se ha desprendido del casi 10% que tenía en concepto de acciones propias. Un paquete por el que ha ingresado unos 145 millones de euros, un dinero que es una bendición para una empresa que tuvo que pedir esta primavera dos líneas urgentes de liquidez de 500 millones de euros.

Un paraguas para los Koplowitz

Un porcentaje del capital lo adquirió en 2010 a precios que oscilaban entre los 17 y los 18 euros por acción. La compañía explicó meses atrás que la venta de autocartera "en ningún caso produce impacto alguno en la cuenta de resultados. Según las normas contables europeas, a su compra se dota una reserva de acciones propias. A su venta se recupera". No obstante, el año pasado reconoció minusvalías de más de 2 millones de euros por esta operativa.

Aquellas compras a más de 17 euros las realizó la constructora como medida de blindaje para que Esther Koplowitz no se diluyera tras la emisión de un bono convertible de 450 millones con vencimiento en 2014. Ese importe suponía en aquel momento –finales de 2009– el 8% del capital, ya que el precio de canje se estableció en 39,28 euros por título.

La conversión del bono se presenta imposible a primera vista, por lo que FCC confía en refinanciar esta emisión al calor de la reestructuración global de la deuda en la que está inmersa. Un proceso en el que también tendrá que tener en cuenta el impacto en la cuenta de resultados de las pérdidas por la autocartera, paquete que la compañía ha prestado en los últimos años a Société Générale a cambio de que este banco le concediese líneas de financiación ante su apurada situación de liquidez.

El interés de los inversores por entrar en FCC se basa en la confianza en que sacará adelante su plan de transformación, que supone la venta de activos por más de 2.000 millones de euros. De momento, ya se ha desprendido de varias filiales, como Proactiva, y de varios activos inmobiliarios, al tiempo que ha puesto en el mercado otras participaciones en Globalvia, FCC Energia, Realia y Cemusa (publicidad exterior), entre otras.

Un conjunto de iniciativas con las que espera volver a obtener beneficios pese al contratiempo que ha supuesto la suspensión de pagos de Alpinesu constructora europea. Una caída, derivada de la negativa de la banca a alargar sus vencimientos, que le costará unos 400 millones de euros a FCC y que ha alterado los planes de Juan Béjar, el nuevo consejero delegado.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios