alarga hasta 2020 el pago de los préstamos

La banca salva a Isolux al refinanciar la deuda a cambio de 'achatarrar' el grupo

El holding de Luis Delso ha alcanzado un principios de acuerdo con sus acreedores para alargar hasta 2020 el pago de la deuda a cambio de someterse a un severo plan de adelgazamiento

Foto: Luis Delso, presidente de Isolux. (EFE)
Luis Delso, presidente de Isolux. (EFE)

Isolux consiguió este miércoles superar el match ball por el que tenía que hacer frente a una amortización parcial de 85 millones de euros de su deuda o entraba en impago. La banca ha decidido ignorar esta cantidad con vencimiento de urgencia tras alcanzar un principio de acuerdo para refinanciar la deuda total del grupo, que asciende a cerca de 3.500 millones de euros netos.

Según fuentes financieras, “no había otra solución” que darle más tiempo al grupo controlado por Luis Delso y amoldar los vencimientos a la generación de caja, que estaba muy dañada, como demuestra el hecho de que el holding tenía un fondo de maniobra negativo de 139 millones al cierre del ejercicio 2014. Fuentes de algunos de los bancos acreedores aseguran que Isolux tendrá tres años más (de 2017 hasta 2020), para hacer frente a sus obligaciones siempre y cuando previamente venda activos que hasta la fecha se consideraban estratégicos.

El principio de acuerdo, que aún tardará varias semanas en formalizarse por la reticencia de alguna entidad extranjera, se ha alcanzado con Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Royal Bank of Scotland, Natixis y Société Générale, entre otros. No obstante, el visto bueno de estos bancos exige a Isolux desprenderse de su negocio de torres de transmisión, el de concesiones de carreteras y, si fuera necesario, el de aparcamientos.

El visto bueno de la banca exige a Isolux desprenderse de su negocio de torres de transmisión, el de carreteras y, si fuera necesario, el de aparcamientos

Isolux, que ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, deberá cumplir una hoja de ruta que pasa por cerrar a corto plazo la venta de la división de autopistas, que está bajo la filial Isolux Infraestructuras, al fondo canadiense PSP, dueño ya del 30%. En esta línea, el grupo de construcción ya ha alcanzado un acuerdo para traspasar su negocio de líneas de transmisión a una empresa estadounidense por cerca de 200 millones.

Es lo que se conoce en el sector como achatarrar un grupo, como en los últimos años han tenido que hacer compañía del sector como ACS y FCC, que también han pasado por verdaderos apuros financieros tras registrar hasta 5.000 millones de pérdidas. Isolux se apuntó el pasado año números rojos de 41 millones.

Los bonos, en mínimos históricos

Estas operaciones supondrán un alivio para el balance de Isolux que, no obstante, sufrirá el impacto en el ebitda del grupo. Entre las peticiones de la compañía a los bancos está ampliar el ratio de deuda sobre beneficio bruto de explotación, que pasaría del límite actual de 3,2 veces a 4. Standard & Poor's, la única agencia de calificación que mide la solvencia del holding, había advertido recientemente de que era necesaria una refinanciación inmediata para evitar que el rating cayera en bono basura.

Isolux deberá cumplir una hoja de ruta que pasa por cerrar a corto plazo la venta de la división de autopistas al fondo canadiense PSP, dueño ya del 30%

Un aviso que había provocado un hundimiento del precio de los bonos que Isolux emitió en 2014 para ganar tiempo de cara a los bancos. Estos instrumentos de deuda, por los que la empresa paga un interés muy alto del 6,62%, han caído hasta su mínimo histórico –78 puntos sobre su valor facial– por las dudas que había sobre la capacidad del grupo de atender a sus obligaciones. Unos deberes que pasaban por amortizar cerca de 300 millones en doce meses.

El acuerdo es una excelente noticia para Isolux, que en los últimos dos años había intentado sin éxito salir a bolsa, primero en Brasil y luego en España, colocaciones que tuvieron que ser suspendidas por la falta de inversores dispuestos a comprar las acciones al precio que las vendían los gestores. El grupo también está en plena renegociación de los 1.000 millones que adeuda T-Solar, su filial de energías renovables, muy golpeada por la reforma eléctrica.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios