borja prado dirigirá la española hasta 2019

El 'capo' de Enel deja al renovado presidente de Endesa fuera del nuevo plan estratégico

Borja Prado, que será reelegido como primer ejecutivo de la eléctrica española en la próxima junta general, no ha sido hoy invitado a la presentación en Londres de la nueva hoja de ruta de la matriz

Foto: Presentación liga endesa
Presentación liga endesa

Borja Prado será reelegido a finales de abril presidente ejecutivo de Endesa por los cuatro próximos años. Así consta en el orden del día de la Junta General de Accionistas que la compañía eléctrica española en manos de Enel celebrará el próximo 27 de abril. Sin embargo, por primera vez desde que accedió al cargo en 2007, el primer directivo de la antigua compañía nacional no acudirá hoy a la presentación del plan estratégico de la multinacional italiana.

Según han confirmado fuentes oficiales de Endesa, Prado no ha sido invitado por Francesco Starace, el nuevo jefe supremo de Enel, al encuentro que va a celebrar hoy en Londres con más de 200 inversores y un nutrido grupo de periodistas españoles e internacionales. La justificación oficial es que, al tratarse principalmente de la estrategia futura de Enel, no es necesario que asista el máximo representante de Endesa.

En este sentido añaden que, dado que la española ya presentó resultados de 2014 a finales de febrero y que su hoja de ruta fue renovada en noviembre cuando realizó la oferta pública de venta (OPV) por el 22% del capital, no es imprescindible la presencia de Prado. Sin embargo, Starace si ha solicitado la presencia de José Bogás, el consejero delegado de Endesa, nombrado en octubre del pasado año tras la renuncia de Andrea Brentan. La explicación oficial es que la asistencia de Bogás sí es necesaria por si los analistas preguntan por la evolución del negocio en España.

La decisión de Starace, que en sus últimos viajes a Latinoamérica tampoco había contado con Prado pese a ser vicepresidente de Enersis, ha causado sorpresa en la planta noble de Endesa, donde desde hace meses se rumoreaba sobre la continuidad del actual presidente en el cargo debido a los numerosos cambios de ejecutivos adoptados por Enel desde que el pasado año tomó las riendas de Endesa Latinoamérica.

Por primera vez desde que accedió al cargo en 2007, el primer directivo de la antigua compañía nacional no acudirá hoy a la presentación del plan estratégico de la multinacional italiana

El italiano remodeló casi completamente los equipos directivos de las filiales en el exterior, especialmente en América Latina, con la salida masiva de ejecutivos españoles que antes trabajaban para Endesa. Pero no sólo los españoles se vieron afectados por la reestructuración corporativa, ya que a principios de este año Starace fulminó a Luigi Ferraris, consejero delegado de Enersis, el holding latino creado por Endesa, que apenas llevaba cuatro meses en el cargo. Ferrari, que antes había sido director financiero de Enel, había reemplazado en octubre de 2014 a Ignacio Antoñanzas, fuera ya del grupo.

No obstante, la duda sobre la continuidad de Prado ha sido resuelta en tanto será propuesto para su reelección hasta 2019. En la Junta del próximo 27 de abril, también se someterán a aprobación de los accionistas los nombramientos de Alberto di Paoli, un consejero dominical en representación de Enel; de Helena Revoredo Delvecchio, máximo accionista de Prosegur; de Ignacio Garralda (presidente de Mutua Madrileña) y de Francisco de Lacerda, los tres últimos en calidad de independientes.

Prado dejó recientemente la presidencia de Mediobanca España por incompatibilidad con la presidencia de Endesa, cargos que había compartido durante siete años. Su doble rol le había provocado varios conflictos de intereses al asesorar a competidores en operaciones corporativas que podían beneficiar o perjudicar a su propia eléctrica. Por ello, Enel le invitó a dejar el día a día del banco italiano, que lo colocó en un consejo asesor global, pero sin funciones ejecutivas ni presencia en el comité de dirección.

Liberado ya de esa incompatibilidad, Prado asegura que quiere centrar toda su atención en Endesa, especialmente tras superar la profunda reforma eléctrica aplicada por el ministro de Industria, José Manuel Soría. La eléctrica española obtuvo el pasado año un beneficio de 950 millones, lo que supuso una caída del 19%, provocada por el impacto de las medidas regulatorias. Para este ejercicio, los analistas prevén un resultado ligeramente superior a los 1.000 millones de euros, cantidad que destinará casi en su totalidad a retribuir a los accionistas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios