El consejero delegado de Endesa dimite por la 'jibarización' de la eléctrica española
  1. Empresas
andrea brentaN deja el grupo tras cinco años

El consejero delegado de Endesa dimite por la 'jibarización' de la eléctrica española

Andrea Brentan ha decidido dejar la compañía española tras cinco años como primer ejecutivo tras ver como la eléctrica queda reducida a un tamaño insignificante.

Foto: El presidente de Endesa, Borja Prado, y el consejero delegado, Andrea Brentan (EFE)
El presidente de Endesa, Borja Prado, y el consejero delegado, Andrea Brentan (EFE)

Problemas graves en Endesa. Andrea Brentan, el consejero delegado de la compañía española en manos de la italiana Enel, ha decidido abandonar la eléctrica tras cinco años en el cargo. El directivo ha acordado con la multinacional transalpina dejar sus funciones ante la nueva etapa que se inicia una vez que la matriz ha decidido reducir a la mínima expresión la actividad de la antigua empresa pública tras quedarse con los negocios en Latinoamérica.

Brentan, de 65 años, quiere cambiar de aires una vez que Enel ha anunciado su plan para traspasar los activos de Endesa en América Latina a la sede central de Roma a cambio de una compensación de 8.300 millones de euros. Esta cantidad la pagará en forma de un dividendo, cuya mayoría irá a parar a las propias arcas de la empresa italiana, dueña del 92% del capital de Endesa.

Con esta transacción, la española vuelve al tamaño que tenía antes de la expansión internacional que hizo en la década de los noventa por Chile, Argentina, México, Colombia y otros países latinoamericanos, con Manuel Pizarro y Rafael Miranda como presidente y consejero delegado, respectivamente. En definitiva, vuelve a tener la dimensión de cuando el Estado español era el máximo y único accionista en los años ochenta, antes de las privatizaciones mediantes ofertas públicas de venta (OPV).

Precisamente, esto es lo que Enel va a hacer ahora con Endesa, vender acciones para conseguir dinero con el que reducir la voluminosa deuda de la matriz. La italiana ha anunciado su deseo de realizar una colocación de entre el 17 y el 22% del capital de la española por la que espera obtener cerca de 5.500 millones de euros.

La operación, que está prevista para el mes de diciembre tras las aprobaciones por parte de una junta extraordinaria durante este mes de octubre, se producirá al mismo tiempo que Endesa solicita un crédito sindicado de hasta 7.500 millones para distribuir entre sus accionistas –es decir, Enel– un segundo dividendo extraordinario por la misma cantidad.

Nuevo número dos

La OPV tendrá que ser presentada por el equipo directivo de Endesa, que ahora queda huérfano por la salida inesperada de Brentan. Sin el consejero delegado, Borja Prado, el actual presidente ha decidido nombrar como número dos a José Bogas, un veterano de la compañía, con cerca de 30 años de servicio. Bogas, director general de regulación, tendrá que ser presentado en las próximas semanas a los inversores, a los que se les ofrecerán las acciones de Endesa. La elección es clave porque va a ser el nuevo responsable de exponer las líneas maestras de una compañía que, como el resto del sector, ha sufrido mucho por la regulación eléctrica.

La marcha del CEO de Endesa se produce, por tanto, en un momento muy delicado para Endesa y para Enel, que también tiene a Prado en el punto de mira después del flirteo del banquero de inversión con inversores institucionales para hacerse con la presidencia de Repsol. La última palabra la tiene Francesco Starace, el nuevo capo de la italiana.

Manuel Pizarro Endesa Borja Prado Eulate
El redactor recomienda