los grandes apellidos del banco

Bhavnani, Mivisa, los fundadores de Azkar y Aristraín: las fortunas de Banco Madrid

Tras la dimisión del consejo de administración, la entidad se enfrenta a una fuga de clientes que tiene como platos fuertes a importantes nombres del mundo de los negocios e, incluso, del deporte

Foto: Bhavnani, Mivisa, los fundadores de Azkar y Aristraín: las fortunas de Banco Madrid

Calma tensa. Así es como se está viviendo en el mundo de la banca privada la intervención de uno de sus buques insignia, Banco Madrid, que está sufriendo los daños colaterales de la intervención en Andorra sobre su matriz, BPA, a instancias de una investigación ordenada por Estados Unidos por presunto blanqueo de capitales.

A la espera de acontecimientos, en el sector se da por hecho que la entidad sufrirá una fuga clientes, debido a la característica cobardía del dinero, aunque su alcance dependerá de si funcionan los diques de contención y los problemas de la matriz se limitan a los Pirineos. Por el momento, con el argumento de evitar el contagio, los siete miembros del consejo de administración de Banco Madrid han presentado su dimisión, entre los que se encontraban tres representantes de la cúpula de BPA.

En este río revuelto, muchos rivales esperan conseguir su particular ganancia de pescadores lanzando el cebo a algunos ilustres apellidos que tienen confiada una parte de su fortuna a Banco Madrid, como el inversor de origen indio Ram Bhavnani; Luis Fernández Somoza, expropietario de Azkar; Miguel Vivancos, fundador de Mivisa; María Ángeles Aristraín, la anónima hermana de José María Aristraín y también dueña de un jugoso patrimono, o el futbolista Roberto Carlos Da Silva, cuya histórica sicav, una de las más vagabundas del mercado, pasó a ser gestionada por la entidad hace pocos meses.

La entidad hasta ayer presidida por el exdirector general de Inspección del Banco de España José Pérez ha sido una de las más activas en los últimos tiempos en el negocio de las sicavs, vehículos tradicionalmente ligados a grandes patrimonios, lo que la convierte ahora en la diana perfecta para que la competencia lance sus dardos sobre sus cerca de 90 sociedades, que aglutinan más de 850 millones de euros. 

Suma y sigue, porque Banco Madrid también figura entre las firmas más reconocidas en gestión de fondos, con vehículos estrella como Banco Madrid Ibérico Acciones y Banco Madrid Renta Fija, los dos con categoría cinco estrellas de Morningstar, el máximo reconocimiento dentro del sector, unos galones que, en principio, deben jugar en favor de la entidad para tratar de retener a sus clientes, pero que el sector considera insuficientes para evitar una fuga, aunque al final termine siendo controlada.

Empresarios hechos a sí mismos

Los dos patrimonios que, a priori, aparecen como más atractivos son los de Bhavnani y Fernández Somoza. El primero es todo un nombre propio de la inversión en España, hasta el punto de ser considerado por muchos un gurú, lo que convirtió su fichaje para una campaña de fondos de Banco Madrid en todo un éxito de marketing.

Como él mismo reconoce en esa publicidad, tiene parte de su fortuna invertida en los fondos Banco Madrid Ibérico Acciones y Banco Madrid Renta Fija. Además, posee la sicav Evolution, con 11,5 millones de patrimonio y una rentabilidad en el último año del 7,5%. Los lazos de Casa Kishoo, el family office compartido por Bhavnani y otras tres familias, con la entidad también incluyen la sicav Cartera de Inversiones Canaria, presidida por Khemchand Kisinchand Rajwani, y que cuenta con 3 millones de patrimonio y una rentabillidad del 10,6% en el último ejercicio.

Fernández Somoza, por su parte, tiene casi 200 millones repartidos en los vehículos Currelos de Inversiones y Guntín de Inversiones, dos sociedades registradas en 2011, justo un año antes de que el empresario vendiera Transportes Azkar al grupo alemán Dachser y se convirtiera en una codiciada fortuna para los expertos en banca privada, un imperio construido desde humildes orígenes. Aunque, propiamente, la compañía que creó este hijo de labradores fue Transportes Somoza como una franquicia de Azkar, en los años 90 compró el grupo vasco y lo convirtió en el gigante que le hizo millonario con su venta.

Miguel Vivancos es otro ejemplo de empresario hecho a sí mismo que, tras convertir la hojalatera Mivisa en un gigante, se la vendió por más de 200 millones de euros a PAI Partners y Suala Capital, cuando esta última estaba presidida por Ana Botín. Desde entonces, ha destinado gran parte de su fortuna a negocios inmobiliarios y alimenticios, aunque también cuenta con sicavs, como Eurotalave 2002, cuyo patrimonio a cierre de 2014 ascendía a 11,5 millones.

Bernardo Hernández, el rey de los jamones de Guijuelo, también figura entre los patrimonios más significativos de Banco Madrid. Gracias al éxito de Beher, una de las fábricas del ibérico más importantes de España, la segunda y tercera generación de esta saga cuenta actualmente con 20 millones de euros repartidos en dos sicavs de la intervenida entidad.

Vascos y levantinos

Aunque, posiblemente, una de las familias más codiciadas entre los clientes de Banco Madrid sea la de los Aristraín. Los lazos pasados de la entidad con la vasca Kutxa ayudan a entender que entre los clientes actuales de la filial de BPA haya significativos apellidos guipuzcoanos, alaveses y vizcaínos, muchos de ellos con varias decenas de millones de euros, aunque entre todos destaca el de esta saga, cuya historia va ligada a la acería y que está considerada una de las mayores fortunas de España.

Tras la muerte del padre y fundador del imperio, los hermanos José María y María Ángeles Aristraín tomaron las riendas del negocio familiar, cuyos beneficios están depositados, en parte, en Banco Madrid, donde la fémina cuenta, por ejemplo, con 14 millones de euros en la sicav Tempera Inversiones.

Levante es otra región donde la entidad ha conseguido atraer a importantes clientes locales, como Vicente Lambiés Lavilla, propietario de la empresa de cerámicas Porvasal, entre cuyos últimos logros está haberse convertido en proveedor de Ikea. Aunque, probablemente, el golpe de efecto más significativo que ha dado Banco Madrid en esa zona de España en los últimos tiempos haya sido hacerse con la sicav Rex Royal Blue, un referente en el sector, con 38,2 millones de euros y presidida por Antonio Nebot.

Fuera del mundo de los negocio, la filial de BPA también ha sabido lanzar sus redes en el mundo del deporte, como demuestra su reciente fichaje de Rodasil Inversiones 2002, sicav ligada al jugador de fútbol Roberto Carlos Da Silva, que con un patrimonio de 2,8 millones de euros logró cerrar el pasado ejercicio con una fuerte revalorización del 12,5%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios