Aena se prepara para una batalla legal con World Duty Free en plena salida a bolsa
  1. Empresas
rechaza revisar el contrato

Aena se prepara para una batalla legal con World Duty Free en plena salida a bolsa

El operador ha recurrido a Abogacía del Estado para sustentar su estrategia ante la reclamación de WDF de que revise el contrato de las tiendas de los aeropuertos

placeholder Foto:

Las espadas están en alto. En medio de la salida a bolsa más esperada de los últimos tiempos, su protagonista, Aena, se enfrenta a una compleja guerra judicial con el gigante mundial de las tiendas aeroportuarias, World Duty Free, el dueño de las tiendas libres de impuestos de los aeropuertos españoles.

La cadena controlada por la familia Benetton había pedido a Aena revisar las condiciones de los contratos que se adjudicó hace dos años, el mayor concurso de este tipo de los últimos tiempos, por entender que las predicciones de tráfico que hizo el operador eran incorrectas y estaban impactando directamente en sus resultados.

El Ministerio de Fomento siempre se ha mostrado contrario a revisar este acuerdo, que supondría tener que recortar también sus previsiones de resultados y, por tanto, pondría en jaque la valoración del grupo en su salida a bolsa. Sus negativas han tenido ya consecuencias en la cadena de tiendas aeroportuarias, que además de haber nombrado a Eugenio Andrades nuevo consejero delegado, tras la dimisión de José María Palencia, ha anunciado su decisión de llevarse la sede del grupo de Madrid a Londres.

Ante este incremento de la tensión, Aena solicitó un informe a Abogacía del Estado, que el pasado 30 de diciembre se pronunció a favor del operador de aeropuertos, al que exime de "responsabilidad alguna por las estimaciones de tráfico realizadas". En su opinión, "la petición realizada por World Duty Free Group es inviable por carecer de fundamento jurídico. Así pues, la petición de solicitud de revisión por parte de World Duty Free Group ha sido denegada".

La consecuencia directa de esta decisión, según reconoce la propia Aena en su folleto de salida a bolsa, es que WDF "podría acudir a los tribunales" y abrir así otro frente legal al Estado, que ya se enfrenta a las reclamaciones de fondos internacionales por las renovables y que tiene encima la Espada de Damocles por las concesionarias de autopistas de peaje quebradas.

Ni siquiera la mediación de Rafael Arias-Navarro ha podido acercar posturas. Una brecha que, con el dictamen de Abogacía del Estado en favor de los intereses de Aena, prácticamente aboca a WDF a acudir a los tribunales para defender sus intereses, como reconoce la propia Aena.

El concurso por el cual WDF se hizo con todas las tiendas libres de impuestos de los 26 aeropuertos de la red Aena se dividió en tres lotes. El primero, integrado por Adolfo Suárez-Barajas y otros 10 aeródromos, se adjudicó por un importe total de 753,15 millone de euros hasta 2020. El segundo, con Barcelona-El Prat y otros ocho aeropuertos, ascendió a 887,61 millones; mientras que el tercero, correspondiente a las seis puertas aéreas canarias, se adjudicó por 323,5 millones. En total, por los tres lotes, WDF puso sobre la mesa 1.964,26 millones de euros hasta 2020.

El contrato obliga a WDF a ingresar a Aena, en cualquier caso, lo que se denomina una Renta Mínima Garantizada Anual, siempre que ésta no se haya obtenido ya a través de la suma de las rentas variables (cánones). Este sistema permite al operador de aeropuertos garantizarse estabilidad en los ingresos y se cifró en 99,9 millones para 2013; 177,9 millones para 2014; 248,4 millones para este ejercicio, 277,5 millones en 2016; 302,5 millones en 2017; 321 millones para 2018; y 341,3 y 319,1 millones para 2019 y 2020, respectivamente.

Para hacerse una idea de los problemas de rentabilidad que está teniendo WDF con este contrato, hasta septiembre, los ingresos de las tiendas duty free suman 143 millones. Aunque en la recta final del ejercicio ya se han empezado a notar síntomas de recuperación del tráfico, parecen insuficiente para convertir en atractivo un contrato que obliga a WDF a garantizar a Aena el pago de 177,9 millones en 2014, cifra que este 2015 se disparará un 40%.

Las tiendas Duty Free representaron un 25,5% de los ingresos ordinarios de toda la actividad comercial en 2013, último ejercicio completo con cifras oficiales, y un 30% del acumulado hasta septiembre de 2014, números que ayudan a entender el rechazo de Aena a revisar el contrato, más todavía cuando cuenta con el respaldo del dictamen de Abogacía del Estado.

La adjudicación a WDF ha sido un jugoso contrato para el Estado, ya que permitió a Aena disparar el canon del 27% que tenía con Aldeasa, al 37% para los lotes de Madrid y Barcelona, y hasta el 42% para los Canarios. Además, WDF se comprometió a un plan de inversiones valorado en 100 millones de euros y aceptó pagar un anticipo de 280 millones.

La mala marcha de su negocio en España ha supuesto para el grupo un duro castigo en bolsa, que el pasado ejercicio le hizo pasar de cotizar en niveles de 11 euros por títulos, a desplomarse hasta los 6,3 euros que marcó en octubre. No obstante, desde entonces está recuperando posiciones y actualmente se mueve en 8,6 euros, un 36% más que en los mínimos de octubre.

Ana Pastor World Duty Free Noticias de AENA Rafael Arias-Salgado WDF
El redactor recomienda