COTIZARÁ EN MILÁN EN LUGAR DE MADRID

Aldeasa emigra a Italia por la lentitud de la CNMV y la fiscalidad de los Benetton

Otra empresa española más que busca el dinero fuera de nuestras fronteras. La última es World Duty Free (WDF), la antigua Aldeasa, que cotizará en Milán desde mañana.

Foto: Aldeasa emigra a Italia por la lentitud de la CNMV y la fiscalidad de los Benetton

Otra empresa española más que busca el dinero fuera de nuestras fronteras. La última es World Duty Free (WDF), la antigua Aldeasa, con sede operativa y fiscal en Madrid, pero que ha tenido que recurrir al pasaporte financiero italiano por la lentitud de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en aprobarle el folleto informativo para salir a bolsa.

World Duty Free volverá a cotizar este martes, después de que en diciembre de 2005 fuese excluida de los mercados financieros mediante una oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por Autogrill. El holding de los Benetton pretendía que la empresa española, gestora de las tiendas de los principales aeropuertos nacionales, fuese de nuevo una sociedad cotizada después de que a finales del pasado año ganase la concesión para administrar el espacio comercial de Barajas.

Y el objetivo era que, al tener las oficinas centrales y el domicilio fiscal en Madrid, la compañía fuese admitida a negociación en las bolsas españolas. Sin embargo, pese a tener el visto bueno de Bolsas y Mercados Españoles, con el que se reunió en primavera, la antigua Aldeasa ha optado por cotizar en Milán, la principal plaza financiera italiana.

Las ventajas fiscales

Fuentes próximas al grupo explican que la decisión se debe a dos motivos. El primero, las exigencias regulatorias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que le hubieran retrasado su regreso a los mercados entre uno y dos años. El segundo está más relacionado con el bolsillo de los Benetton, los dueños del grupo, que se benefician de unas ventajas fiscales por hacer una segregación de activos o spin off. Es lo que van a hacer con Aldeasa, que ya no estará bajo el paraguas de Autogrill porque se convierte en una sociedad independiente.

La fuga de WDF a Italia es la última de un amplio grupo de emigrantes españoles que se han ido a buscar las habichuelas financieras fuera de nuestras fronteras. Algunas como ACS, Enagás, OHL, Acciona, Banco Santander, Banco Popular, Adif y hasta El Corte Inglés han optado por registrar en Irlanda sus emisiones de deuda. La justificación es la lentitud del supervisor español, presa de una normativa muy exigente y de la falta de recursos para responder a las peticiones de las compañías. Mientras la Bolsa de Dublín apenas tarda 48 horas en autorizar o no un folleto informativo, la CNMV puede tardar meses, como se ha demostrado históricamente en muchas salidas a bolsa.

Un exilio que preocupa, y mucho, a Elvira Rodríguez, la presidenta de la Comisión, que está preparando una serie de medidas para frenar esta salida masiva de empresas españolas. De hecho, antes del verano, la CNMV se reunió con las compañías, los bancos de inversión y las firmas de abogados para analizar el problema y buscar soluciones urgentes. Se prevé que antes de fin de año apruebe una serie de normas para agilizar la aprobación de cualquier tipo de emisión de valores.

Unos directivos muy patrios

La españolidad de WDF es tal que el presidente del consejo de administración es Rafael Arias Salgado, exministro de Fomento durante la etapa de José María Aznar y presidente de Carrefour España. Por si no fuera poco, el consejero delegado es desde hace años José María Palencia y el director financiero, nombrado en agosto, David Jiménez Blanco

Sea como fuere, lo cierto es que la bolsa española ha perdido a un grupo que prevé alcanzar este año un beneficio operativo de 280 millones de euros y unas ventas de cerca de 2.000. Un gigante de la distribución que había confiado la salida a bolsa a un banco italiano, Intesa Sanpaolo IMI, otro español, el Santander, y un tercero americano, Bank of America Merrill Lynch.

Una elección que tenía tres objetivos. El primero era atraer a los inversores italianos, que ya conocen a la cotizada Autogrill, de la que ahora se escinde Aldeasa. El segundo era buscar el dinero de los fondos españoles, ya que España sigue siendo el segundo mercado que más pondera en WDF tras la renovación de la concesión de los principales aeropuertos propiedad de Aena el pasado diciembre. Y el tercero, Estados Unidos, porque es uno de los países donde más está creciendo tras conseguir la concesión de diez aeropuertos en julio.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios