MÁS MADRID, EN LAS CIRCUNSCRIPCIONES MEDIANAS

Podemos ve peligrar el escaño de Echenique por la irrupción de Errejón en Aragón

En Tenerife, la división del voto en el espacio a la izquierda del PSOE también podría hacer desaparecer el escaño morado que ocupa su secretario de Organización, Alberto Rodríguez

Foto: Pablo Echenique (i), conversando con Íñigo Errejón. (EFE)
Pablo Echenique (i), conversando con Íñigo Errejón. (EFE)

Podemos negocia contrarreloj con la Chunta Aragonesista para cortar el paso a una candidatura de Íñigo Errejón que, temen, reste a las izquierdas y les haga perder su único escaño en esta comunidad, el ocupado por el dirigente Pablo Echenique por la circunscripción de Zaragoza. Sin embargo, el CHA juega a dos bandas y se está dejando querer por Más Madrid y Compromís para conformar una lista conjunta que compita con los morados. Con la coalición valencianista ya formaron alianzas para las elecciones europeas y tanto en el entorno de Errejón como en Compromís dan muchas opciones a que se pueda rescatar esta fórmula de cara a las elecciones generales del 10-N.

Desde la dirección de la formación aragonesa dieron un primer paso este lunes al decidir en ejecutiva presentarse a las elecciones, y su presidente, José Luis Soro, tira de argumentario errejonista al justificar que su objetivo es combatir la abstención por el hastío provocado en el electorado de izquierdas tras la falta de entendimiento entre Unidas Podemos y PSOE. Apela también, en línea con lo expresado estos días desde Más Madrid rescatando uno de sus principales lemas, a que la ciudadanía vote "con ilusión".

Podemos no tira la toalla, y la oferta lanzada al CHA, que desde la irrupción de los morados no tiene representación en el Congreso, es formar una gran alianza de izquierdas que incluya a ambos partidos, además de IU y Equo, sin líneas rojas para definir ni las listas ni el nombre de la candidatura. Con todo, los ecosocialistas han activado esta semana sus mecanismos de decisión interna para cambiar de socios, rompiendo la alianza con Podemos y confluyendo con el nuevo partido de Errejón.

Este miércoles, el secretario general de la formación morada en Aragón, Nacho Escartín, apuntó a que "la mejor manera" de tener éxito el 10-N es ir junto al CHA y sin Echenique como cabeza de lista, en línea con las pretensiones del partido aragonesista. Eso sí, ha asegurado que Iglesias "es quien tiene que tomar la decisión", según ha apuntado en declaraciones a Agencia Efe.

Las presiones para que el CHA se decante por integrar una candidatura de Errejón en Aragón también vienen de la parte de Compromís. Sus relaciones son buenas y mientras los aragonesistas siguen insistiendo en que todas las opciones están abiertas, incluso en Podemos no son demasiado optimistas. Su principal baza es que gobiernan juntos en el cuatripartito del Gobierno de Aragón, pero en el pasado ya se exploró esta posibilidad de pacto preelectoral, según explican fuentes de Podemos, sin éxito.

Ahora, con la irrupción de un nuevo actor, que 'a priori' representaría un proyecto con el que más se identifican (sobre todo Compromís), sería cuestión de pocos matices que cerrasen un acuerdo. De hecho, el principal argumento del sector de Compromís que se inclinaba por pactar con Podemos en lugar de con el partido de Errejón era preservar la gobernabilidad, al formar juntos el Ejecutivo valenciano liderado por Ximo Puig, y finalmente se impuso la opción de cambiar de aliados.

Íñigo Errejón, atendiendo a los medios de comunicación. (EFE)
Íñigo Errejón, atendiendo a los medios de comunicación. (EFE)

Unidas Podemos preservó el escaño por Zaragoza por un escaso margen, tras caer seis puntos y medio con respecto a los anteriores comicios. Si la plataforma de confluencia liderada por Íñigo Errejón le 'roba' poco más de un cuarto de sus apoyos —20.000 de los 77.000 apoyos que obtuvo—, Unidas Podemos se quedaría sin representación. La alianza de Errejón, CHA y Equo tampoco obtendría representación en este caso, siendo el principal beneficiado, atendiendo a los resultados del 28-A, Ciudadanos, que conseguiría sumar un segundo escaño.

El objetivo del nuevo proyecto liderado por el que fuera número dos de Podemos es asegurarse la conformación de un grupo parlamentario propio en el Congreso, superando la barrera del 5% de los votos a nivel estatal. Y es que para constituirse en grupo propio, se deben obtener al menos cinco escaños y un 5% de los votos a nivel estatal o un 15% en las circunscripciones donde se presente.

Para conseguir este objetivo, desde Más Madrid han abierto negociaciones con otras formaciones de ámbito regional, más allá de Compromís y Equo, como Més per Mallorca —de manera poco exitosa pues se inclinan por pactar con ERC en las islas y Més per Menorca—, En Marea —para presentar candidaturas en las circunscripciones gallegas— y Nueva Canarias. Las mayores esperanzas se vuelcan en estos últimos.

De cerrarse un acuerdo desde la plataforma ya constituida como Más Canarias, también podría peligrar el escaño del secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez, que lleva en el cargo desde el pasado mes de junio. En la circunscripción de Tenerife, la situación es prácticamente similar a la de Zaragoza. Se reparte los mismos escaños y Podemos obtuvo unos resultados similares (75.000 votos). La división del voto en el espacio a la izquierda del PSOE dejaría igualmente a ambas formaciones sin representación.

Los de Errejón centrarán esfuerzos no solo en las grandes circunscripciones sino también en las de tamaño medio, como A Coruña, Pontevedra, Baleares, Las Palmas, Cádiz, Vizcaya o Asturias, además de las tres de la Comunidad Valenciana y las mencionadas Zaragoza y Tenerife. El 'efecto Errejón' es imprevisible, y aunque cuentan ya con encuestas de cara a calibrar cuáles son las circunscripciones​ en las que cuentan con más opciones sin dividir aún más el voto de la izquierda por el reparto de la ley electoral, hay grandes posibilidades de que perjudique el bloque progresista de cara al 10-N.

En Madrid, según los últimos datos demoscópicos que manejan en Unidas Podemos, una lista de Más Madrid por la circunscripción madrileña les arañaría dos diputados. En las pasadas elecciones del 28 de abril, Unidas Podemos obtuvo seis escaños por Madrid, por lo que al menos conservaría cuatro representantes. De repetirse la lista de Unidas Podemos, como está previsto, perderían su escaño el dirigente Rafa Mayoral y la sindicalista Mercedes Pérez. Los pronósticos menos halagüeños que manejan en sus encuestas internas algunas de las confluencias de Unidas Podemos suponen que incluso podría peligrar el acta de la dirigente y vicepresidenta de la Mesa del Congreso, Gloria Elizo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios