SESIÓN DE LA DIPUTACIÓN PERMANENTE

Las dudas del PNV con el decreto de alquiler amenazan el último examen del Gobierno

Los nacionalistas vascos se quejan de los "incumplimientos" del Ejecutivo y mantienen reservas sobre dos de los seis decretos que este miércoles vota la Diputación Permanente del Congreso

Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, este 3 de abril en el comienzo de la reunión de la Diputación Permanente en el Congreso. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, este 3 de abril en el comienzo de la reunión de la Diputación Permanente en el Congreso. (EFE)

Habrá que esperar aún a última hora, pero en principio el Gobierno podría sacar sus seis reales decretos leyes, los últimos del paquete de 35 aprobados en los diez meses de Gobierno de Pedro Sánchez y los últimos antes de las generales del 28 de abril. Los grupos que apoyaron al PSOE en la moción de censura están de acuerdo, en líneas generales, con el contenido de las medidas aunque sí le reprochan la coincidencia con el periodo electoral o su alcance, que entienden limitado. Pero el PNV mantiene dudas sobre dos de ellos —especialmente tiene reservas con el relativo a las medidas de vivienda— y está negociando con el Ejecutivo. El PP se opone a todos por "electoralismo" y por ser mera "propaganda" y "populismo institucional".

El Ejecutivo tenía que salvar este miércoles su último examen parlamentario de la legislatura: la discusión y votación de un total de seis decretos a las puertas del arranque oficial de la campaña en la Diputación Permanente del Congreso, el órgano que sustituye al pleno cuando las Cortes están disueltas. Seis decretos aprobados por el Consejo de Ministros desde el pasado 1 de marzo: plan de contingencia ante la hipótesis de un Brexit duro, la equiparación progresiva de los permisos de paternidad y maternidad, la recuperación del subsidio de desempleo para parados mayores de 52 años, medidas para favorecer el alquiler, un decreto sobre la estiba y otro más que permite a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos invertir el superávit que hayan atesorado en los últimos ejercicios económicos.

A la entrada de la reunión, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Bildu avanzaron que sí convalidarán los decretos leyes del Gobierno porque redundan en beneficio de los ciudadanos, aunque no les guste en su totalidad o se hayan convertido en una baza electoral para el Ejecutivo. El PNV, más cauto, sí adelantó que apoyará los dos de mayor contenido social, el que se refiere a las ayudas a los parados de más de 52 años y la igualación de los permisos de paternidad y maternidad. El resto iría anunciándolo durante una jornada que se prevé larga y que concluirá por la tarde. Incluso Ciudadanos, que como el PP se ha mostrado muy crítico con los llamados 'viernes sociales', e incluso intentó paralizar la tramitación del decreto que equipara los permisos para los dos progenitores, anunció que lo respaldaría porque el partido es plenamente defensor de la "igualdad" de todos los españoles.

El Gobierno confía en sacar adelante los seis textos sometidos a la prueba de la Diputación. Eso sí, se lleva las críticas de todos los grupos


El Gobierno, por boca de su vicepresidenta, Carmen Calvo, ya señaló a la entrada de la Diputación que confiaba en que los seis decretos salieran adelante. Fuentes de la Moncloa señalaban que los votos estaban cerca de estar amarrados, pero que era mejor guardar prudencia. Y es que los apoyos están más justos que en el pleno. El PSOE y sus socios de la moción (Unidos Podemos, ERC, PNV, Compromís, PDeCAT y Bildu) suman 33 votos en el órgano, por los 32 que aglutinan PP, Ciudadanos y UPN.

El PNV no quiere enmiendas

El problema lo tiene el Ejecutivo, a unas cuantas horas de que la Diputación Permanente vote, sobre todo en un decreto: el de vivienda. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ya advirtió antes del comienzo de la reunión de que a su grupo no le gustaba la forma de legislar de Sánchez, "utilizando el periodo electoral" para presentar decretos leyes que podían haberse convalidado antes, sin estar las Cortes disueltas. Además, a los nacionalistas vascos les molesta que el Ejecutivo no haya consultado con ellos el texto. "El voto es sí o no y en algunos de ellos el PNV no lo habría hecho de esa manera. No me vale que se pongan enmiendas porque no tiene ni pies ni cabeza que discutamos en pleno período de campaña electoral unas enmiendas, ya que se convertiría en un zoco y no es la manera de discutir una legislación", precisó Esteban. Los letrados de la Cámara Baja avalaron que la Diputación podía introducir enmiendas en caso de que se apoyara tramitar los decretos como proyectos de ley, aunque el trámite sería exprés.

El decreto de alquiler es el segundo que impulsa el Gobierno, y en este caso sí llegaba ya con el apoyo de Unidos Podemos, a diferencia del primero

Fuentes del PNV explicaban que la misma "prisa" que ha tenido el Gobierno para aprobar estos decretos podía "haberse dado con los asuntos pendientes" que tienen con su grupo, y que si no había movimientos —no los ha habido en un mes, denunciaban— era difícil "construir un clima de confianza" entre las dos partes. Los nacionalistas no solo están quejosos por las transferencias que no se han podido completar por la convocatoria de generales, sino también por otros "incumplimientos" de materias acordadas.

Las dudas del PNV con el decreto de alquiler amenazan el último examen del Gobierno

Si el Gobierno no lograra convencer al PNV, necesitaría buscar otros socios alternativos. Y no es fácil. Porque Cs se opone al decreto del alquiler. Menos problemas habría con el texto relativo a la regulación de la estiba, que es una continuación de la legislación sobre la actividad portuaria aprobada por el PP en 2017: a los 'jeltzales' no les gusta, pero la formación de Albert Rivera se abstendrá, por lo que el decreto saldrá adelante. Fuentes próximas al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de quien dependen estos dos decretos cuestionados por el PNV, señalaban poco antes de su debate que se seguía hablando con los nacionalistas y que se confiaba en que la negociación se encarrilase. Recordaban, en ese sentido, que el PNV ya avaló el anterior decreto del alquiler, el que tumbó Unidos Podemos en enero y que es similar en contenido al que este miércoles pasaba el filtro de la Diputación.

"No dejen pasar esta oportunidad", remató Ábalos su intervención ante sus señorías. El diputado nacionalista vasco Mikel Legarda no arrojó luz sobre el sentido del voto cuando le tocó intervenir. El decreto, dijo, "no aborda las causas más importantes de la carestía de la vivienda de alquiler", cerró. Fuentes del partido vasco indicaron a este diario que no revelarán la incógnita hasta el final de la sesión. Si votara no, el decreto decaería y se volvería a la regulación anterior, del PP.

Discusión viva con la medida estrella

El debate más vivo en la Diputación se produjo a cuenta del decreto que equipara los permisos de paternidad y maternidad, que defendió, como el del Brexit, la vicepresidenta. Calvo defendió la urgencia del texto por la discriminación que siguen sufriendo las mujeres en el mercado laboral, la brecha salarial que pervive hasta en el cobro de la pensión y porque se ahonda en la mejora de la conciliación. La número dos se detuvo en la medida estrella, que ha permitido que los padres dispongan desde este lunes de ocho semanas de baja por nacimiento, que serán 16 en 2021. Los permisos deben ser, esgrimió, "iguales, intransferibles y retribuidos al 100%", como consigna el decreto.

Cs apoya finalmente la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad, porque está en la "política constructiva y útil"

Para la izquierda y los nacionalistas, el texto se queda corto, porque no se avanza en la obligatoriedad de cuotas en los consejos de administración, no trata del mismo modo a las familias monoparentales o no mira por las microempresas. No se frena la "agresividad de un sistema patriarcal" y la iniciativa es "muy superficial", que contiene "medidas estéticas" pero no van a la raíz, dijo la diputada de Unidos Podemos Noelia Vera. "No sé si es fruto de las prisas o por aprovechar la situación", la cercanía de las elecciones, siguió.

Las dudas del PNV con el decreto de alquiler amenazan el último examen del Gobierno

Las críticas más aceradas llegaron de PP y Cs. Las diputadas de ambos grupos, Beatriz Escudero y Patricia Reyes, convirtieron su intervención en una especie de mitin de campaña, según observó después Calvo. "Mientras Sánchez pone alfombra roja a los que se saltan las leyes, ningunean la soberanía nacional. Tienen una manera autoritaria de gobernar, no propia de una democracia liberal", reprochó Reyes, haciendo referencia a los 35 decretos leyes impulsados por el Ejecutivo en apenas diez meses. Pese a condenar, el "uso de la propaganda a través de las instituciones", Cs apoya el decreto porque está para hacer "política útil y constructiva" y la formación siempre ha apoyado la ampliación de los permisos de paternidad.

"Sánchez es una pésima copia de [José Luis Rodríguez] Zapatero, que ya fue un error. Pero como siempre, ustedes lo estropean y nosotros lo arreglamos", denunció por su parte Escudero. La diputada popular hizo hincapié en que los 'viernes sociales' del Ejecutivo no tienen respaldo presupuestario. "Un cheque sin fondos está perseguido por la ley, es un delito. ¿Por qué no lo puede ser un decretazo sin fondo?", preguntó, blandiendo un cartel que la presidenta de la Cámara, la popular Ana Pastor, pidió retirar al cabo de unos minutos. La parlamentaria señaló que el "beneficiario" de este decreto no son los padres y madres, sino el propio presidente, ya que "utiliza dinero público" para intentar ganar las elecciones.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios