COMIENZA UNA SEMANA CLAVE DE CARA AL 28-a

El PSOE espera que el 8-M actúe de palanca de activación de la izquierda para generales

Gobierno y partido se van a volcar en una jornada en la que esperan una gran movilización ciudadana, aunque en principio menor que la de 2018. Quieren que sea el contrapunto a la "foto de Colón"

Foto: Marcha feminista por el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2018, en Madrid. (Reuters)
Marcha feminista por el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2018, en Madrid. (Reuters)

Lo decía con meridiana claridad este domingo la número dos del PSOE y portavoz parlamentaria: si el 8 de marzo hay que "reventar las calles", el 28 de abril hay que "reventar las urnas" para frenar a la extrema derecha y para defender una "España verde y feminista, progresista y socialista". Adriana Lastra estaba hilando dos fechas de mucho valor para el PSOE: el Día de la Mujer y las generales. Ferraz y el Gobierno relacionan estrechamente ambas convocatorias, en la medida en que la primera puede servir de "palanca", de agente movilizador para la segunda. Las marchas feministas del 8-M pueden ser la réplica de "la foto de Colón" que tanto va a evocar en campaña Pedro Sánchez: las calles de todo el país teñidas de morado frente al tridente de las derechas en Madrid.

La cercanía del 8-M fue uno de los elementos que la dirección manejó, de hecho, para decidir la convocatoria de las legislativas, en previsión de que el Día de la Mujer se activase la España más aletargada en los últimos meses, frente a un sector de la población, más conservador, visiblemente más agitado.

El logo de 'Tiempo de mujeres', en la Moncloa, con Calvo. (EFE)
El logo de 'Tiempo de mujeres', en la Moncloa, con Calvo. (EFE)

La dirección es consciente de que el voto femenino puede ser crucial en los próximos comicios, y también sabe que tradicionalmente ha contado con un mayor apoyo de las mujeres, una ventaja comparativa respecto a sus adversarios.

Los socialistas siempre han reivindicado que son obra suya los avances en igualdad. Ellos impulsaron, recuerdan, la Ley integral contra la Violencia de Género en 2004, la Ley de Igualdad de 2007, las dos leyes del aborto (la de supuestos, en 1985, y la de plazos, en 2010) o desarrollaron el pacto de Estado contra la violencia machista, al comienzo del mandato de Sánchez. El pasado viernes, el Gobierno pudo lucir otro galón en la pechera: la ampliación progresiva del permiso de paternidad, que será de 16 semanas en 2021, pensada para fomentar la "corresponsabilidad" de los dos progenitores y para hacer que la maternidad no se convierta en un "arma" contra el desarrollo laboral de las mujeres.

Lastra llama a "reventar las calles" este viernes, y también a "reventar las urnas" el 28-A en pos de una España "progresista", "verde y feminista"


En las últimas horas, los socialistas han reforzado ese mensaje. La Moncloa y miembros del Gabinete y de la ejecutiva del partido, en redes sociales, han cambiado su imagen institucional por el lema, sobre fondo violeta, 'Tiempo de mujeres'. Sánchez, que desde el primer minuto ha definido su Ejecutivo como "feminista" —hasta en número: las ministras son 11, y ellos, seis—, plasmó en un vídeo colgado en Twitter ese compromiso con la mujer. "Hoy más que nunca es tiempo de mujeres" frente a los que sienten "una nostalgia en blanco y negro" y quieren despojar de sus derechos y libertades a ellas, al 50% de la población, mantuvo. En la grabación, de más de cuatro minutos, intervienen todos los miembros del Gabinete, empezando por la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo. La igualdad, incide, es un eje "transversal" de las políticas del Gobierno. "No habrá vuelta atrás", asegura la también responsable de la materia en la dirección del partido.

"Ni un paso atrás"

El PSOE iza con más ahínco la bandera del feminismo ahora que entiende que esos derechos y libertades de las mujeres quedan amenazados por la "triple alianza" de la derecha: PP, Ciudadanos y Vox. "Lo que nos estamos jugando es el país que les queremos dejar a nuestros hijos e hijas, y eso solo puede ser en un país rojo, muy rojo", recordaba este domingo Adriana Lastra. "Ni un paso atrás", clamaba.

"El feminismo es progresista. Desde siempre. Por eso las derechas han ido a rastras y la ultraderecha lo combate", sostiene una ministra

Los socialistas arrancan esta semana clave hacia el 8-M con unas expectativas más bajas que las que se materializaron el año pasado. En 2018, la dirección secundó los paros de dos horas convocados por los sindicatos, pero se vieron desbordados por el seguimiento de la huelga feminista y por las masivas manifestaciones en las calles —170.000 personas en Madrid, según los datos de la Delegación del Gobierno—. "El anterior 8-M nos sorprendió a todos para bien, y este año va a ser como un primer asalto. Va a haber mucha gente, pero no tendrá quizás el cuajo de la movilización del año pasado. Pero no sería justo comparar los dos 8-M, porque el movimiento en estos meses se ha politizado mucho, no será quizá tan transversal, y ahora forma parte de la guerra total de cara a las generales", opina un miembro del comité electoral. El 8-M de 2019, señala esta fuente, "servirá como palanca para la movilización de la izquierda, pero quizá no tanto como lo fue el año pasado".

Otro alto cargo muy cercano a Sánchez coincide en el análisis: "Nos va a pasar como le ocurrió a [José Luis Rodríguez] Zapatero: la diferencia nos la van a dar las mujeres en las urnas. Es cierto que en 2018 la movilización fue tremenda, pero la de este 2019 tiene que ser una palanca que sirva para recordar cuál ha sido y es nuestra trayectoria".

La dirección entiende que este 8-M puede ser un termómetro significativo de cara a las generales de abril. Y desea que se convierta en la antítesis de la "foto de Colón", cuando Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal culminaron la concentración en el centro de Madrid en defensa de la unidad del país y a favor de unas elecciones inminentes. Esa es la "España en blanco y negro" que señala el presidente, la que amenaza con "recortar" derechos y libertades a las mujeres o la que cuestiona la violencia de género. Así que sí, la cara opuesta se verá, creen en la cúpula, este viernes. "El feminismo es progresista —subraya una ministra—. Desde siempre. Por eso las derechas han ido a rastras y la ultraderecha lo combate. Las mujeres estamos movilizadas desde hace mucho tiempo, somos actores políticos muy importantes desde el año pasado. El feminismo de hace mucho tiempo empieza a ser considerado". "Yo creo que este 8-M sí nos puede ayudar. Nuestro electorado femenino es muy beligerante en sus reivindicaciones, serán una fuerza de choque frente a las derechas. Eso sí, me preocupa la penetración de las ideas de Vox también entre las mujeres", indica con cierta prevención un alto mando de la cúpula socialista.

El PSOE espera que el 8-M actúe de palanca de activación de la izquierda para generales

Precampaña + camino del 8-M

Gobierno y PSOE han encendido la maquinaria con vistas al 8-M. Desde luego, la medida estrella es el real decreto ley de igualdad laboral que aprobó el viernes el Consejo de Ministros (y que entra en vigor este miércoles 6), el que amplía gradualmente el permiso de paternidad, obliga a las empresas pequeñas a redactar planes de igualdad, combate la brecha salarial y recupera la cotización a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales de dependientes, que son en su mayoría mujeres. Además, el Gobierno aprobó una declaración institucional con la que expresaba su compromiso con las políticas públicas a favor de las mujeres, en pro de la conciliación laboral y familiar y contra la violencia de género y todo tipo de discriminación.

El viernes, la única actividad institucional del Gobierno será el Consejo de Ministros. Luego, el Ejecutivo acompañará las marchas del 8-M

Ese mismo día, Sánchez envió una carta a la militancia del partido, en su calidad de secretario general. La causa de la igualdad entre ellos y ellas "forma parte de las señas de identidad" del partido. "Llevamos el feminismo en el corazón", reivindica. Subraya que el PSOE ha sido la "auténtica fuerza transformadora desde la que España avanzó con firmeza en la lucha por la igualdad", y su Gobierno recoge "el espíritu sembrado el 8 de marzo" de 2018, el que a su juicio marcó un antes y un después en la lucha del movimiento feminista. El presidente repasa en su misiva a las bases las medidas, "los hechos, más que las palabras", de su acción desde el poder, aunque reconoce que "queda mucho por hacer", trabajo que pretende retomar después de las generales del 28-A si consigue una mayoría "sólida" para gobernar.

El PSOE espera que el 8-M actúe de palanca de activación de la izquierda para generales

El camino hacia el 8-M coincidirá con el arranque de la precampaña, ya que la disolución de las Cortes se consumará este martes. Sánchez irá alternando actos institucionales y de partido durante toda la semana. Así, este lunes, el presidente clausura por la mañana una jornada sobre la estrategia española I+D+i en inteligencia artificial en Granada y, por la tarde, participará en un acto de partido allí también. El martes tendrá mitin en Ávila; el miércoles, en Vitoria, y el jueves, en Ciudad Real.

El viernes, como él mismo anunció en su escrito a la militancia, la única actividad institucional del Gobierno será la reunión del Consejo de Ministros, a las 9:30. Pero por la tarde varios miembros del Ejecutivo y de la cúpula socialista secundarán las marchas feministas. El Gabinete acompaña así, dijo Calvo, a una sociedad que "parece que se va a movilizar ampliamente". El presidente se repartirá sábado y domingo entre Valladolid y Galicia.

Los socialistas esperan, pues, recibir señales claras este 8-M. Necesitan sacar de la abstención a sus electores. Así que el nivel de movilización en las calles puede ser un piloto que indique si han logrado el objetivo o han de ir más aprisa para conseguir los votos que les proporcione esa mayoría "sólida" el 28 de abril.

Firma del decreto y firma por el Rey

Este lunes 4 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firma el decreto de convocatoria de elecciones y de disolución de las Cortes Generales de esta XII Legislatura. Después, lo rubricará el rey Felipe VI. El texto se publicará en el 'Boletín Oficial del Estado' el martes 5 de marzo y entrará ese mismo día en vigor. Entonces comenzará el camino de 54 días hacia las elecciones del domingo 28 de abril de 2019. Toda la maquinaria del Estado echará a rodar formalmente. 

El decreto precisará los diputados a elegir en cada una de las 52 circunscripciones (depende de si cada provincia baja o sube de población, con un mínimo de dos escaños) y también indicará la fecha y la hora de constitución del Congreso y el Senado de la XIII Legislatura. Habrá de ser, según prescribe el artículo 68.6 la Carta Magna, en los 25 días siguientes a la celebración de las elecciones. La sesión constitutiva de las Cortes coincidirá forzosamente con la campaña de las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Será en los días previos a esa jornada, de hecho. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios