CAMPAÑA EN UNA COMUNIDAD CLAVE

Rivera busca despegar desde Andalucía con el voto de los desencantados del PP

El líder de Ciudadanos reivindica la bajada del impuesto de Sucesiones y la retirada de Chaves y Griñán como los grandes logros de su pacto con Susana Díaz en el Gobierno andaluz

Foto: Albert Rivera, durante su mitin de este 18 de junio bajo el puente de Triana de Sevilla. (Reuters)
Albert Rivera, durante su mitin de este 18 de junio bajo el puente de Triana de Sevilla. (Reuters)

Albert Rivera tenía el guión escrito a una semana de la cita con las urnas. El candidato de Ciudadanos protagonizó este sábado un acto en Sevilla, a orillas del Gualdalquivir y con los termómetros subiendo por minutos, en el que utilizó como principal arma electoral la bajada del Impuesto de Sucesiones y Donaciones anunciada este mismo viernes por su partido junto al PSOE en Andalucía.

El partido naranja pelea en una circunscripción clave por el voto desencantado del PP y exhibe esta bajada de impuesto, estratégicamente colocada en el calendario electoral, para sacar pecho y reivindicar que su partido ha logrado en Andalucía “lo que otros no han conseguido en 35 años”.

A Susana Díaz esa bajada de impuestos le ha valido que desde Unidos Podemos le hayan criticado su “derechización” y que asuma una reivindicación tradicional del centro derecha que “beneficia a los más ricos”. En realidad, esa bajada impositiva es reclamada por un amplio sector de la sociedad andaluza. Más de 5.000 andaluces renunciaron a su herencia el pasado año por ser un regalo envenenado y demasiado caro. Sí que los socialistas asumen que Ciudadanos se refuerza con este logro político. No niegan que dan alas a Rivera para que frene a los populares andaluces, después de que el CIS y otros sondeos hablen de un empate a 20 escaños entre PSOE y PP en Andalucía.

Rivera busca despegar desde Andalucía con el voto de los desencantados del PP

“En Andalucía están los artífices para pedir cambio, es clave para llegar al cambio y frenar al populismo. Nos jugamos mucho aquí”, aseguró Rivera. Su equipo sabe que el pacto suscrito con Susana Díaz puede disuadir a votantes andaluces de centro derecha de coger la papeleta naranja. El PP andaluz ataca duramente a diario ese flanco del partido naranja, recalcando “la sumisión y la entrega” de Ciudadanos a los socialistas y que su voto haya permitido prorrogar décadas de gobiernos socialistas en la comunidad. Por eso el candidato a la Presidencia del Gobierno por este partido presumió también de haber retirado de la política a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

"Hace un año Chaves decía que los de Ciudadanos éramos unos chantajistas. Se tuvo que ir a su casa", reivindica el presidente de la formación naranja

“Hace un año Chaves decía que los de Ciudadanos éramos unos chantajistas. Se tuvo que ir a su casa y hoy no está sentado en su escaño ni él, ni Griñán. Están en los tribunales en primera instancia porque ya no son aforados. Esto no ha pasado por el PSOE, ni por el PP, sino porque Ciudadanos se puso firme”, defendió con aplausos de su público. De hecho insistió en que fue su partido y no el PP, que puso en marcha el caso ERE y ejerce la acusación particular en los tribunales, el que ha logrado cambios sustanciales en la política andaluza.

A Rajoy: “No hay nadie imprescindible”

Sus mensajes a Mariano Rajoy también fueron sonoros. Sin mencionar al presidente del Gobierno, a quien ya ha dejado claro que no prestarán su voto y le ha pedido un paso atrás, Rivera ha vuelto a repetir: “Aquí no hay nadie imprescindible. Empezando por mi. Ningún político es más importante que su país”. En esa línea ha insistido en que “algunos quieren bloquear este país pensando más en su sillón que en España. A todos los que dicen que esto es mío no me muevo y no avanzo les digo que la intransigencia y la prepotencia son malas consejeras”, daba por igual a PP y Podemos.

Albert Rivera, durante su mitin a orillas del Guadalquivir, este sábado. (Reuters)
Albert Rivera, durante su mitin a orillas del Guadalquivir, este sábado. (Reuters)

Ciudadanos y PSOE anunciaron este viernes en Andalucía una rebaja del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. El PP ha defendido decenas de veces en el Parlamento esta iniciativa y ha recogido más de 300.000 firmas contra este tributo que en Andalucía es muy elevado y obliga en miles de casos a renunciar a las herencias por no poder afrontar el pago de impuestos. En el nuevo acuerdo sellado por Ciudadanos, el mínimo exento se amplía de los 175.000 a los 250.000 euros por heredero. Entrará en vigor en enero de 2017 pero se ha anunciado convenientemente en campaña. Susana Díaz ha reivindicado también esta rebaja impositiva celebrando que cumple sus promesas. Especialmente importante es este acuerdo en el caso de las explotaciones agrarias, donde se fija una reducción del 99% en caso de que ese campo sea la principal fuente de renta familiar. La patronal agraria Asaja, tradicionalmente muy cercana al PP, ha celebrado la propuesta.

El mínimo exento se amplía de los 175.000 a los 250.000 euros por heredero. Entrará en vigor en enero de 2017, pero ya se ha anunciado, en plena campaña

No es nuevo que Ciudadanos utilice en Andalucía la rebaja de impuestos para explicar la utilidad de su pacto con Susana Díaz. También en las anteriores elecciones de diciembre sellaron un acuerdo para dar luz a los presupuestos andaluces con una rebaja del IRPF. La candidata de Ciudadanos por Sevilla, Virginia Millán, que se hizo muy popular la anterior campaña por un vídeo que se hizo viral y en el que se quedaba sin palabras en su minuto de oro electoral en una entrevista en Canal Sur, subió al escenario para pedir el voto y dio muestras de que controla mejor la exposición pública. El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, pidió el aplauso para los artífices de la rebaja fiscal en el grupo de trabajo en el Parlamento y dedicó toda su intervención a sacar pecho con este acuerdo.

El PP, "caldo de cultivo de populismos"

“En un año hemos conseguido cambiar más cosas que otros partidos en 35 años. Aquí especialmente en Andalucía. Algunos piensan que el cambio es proponer disparates. Por ejemplo los de Podemos creen que el cambio en Sevilla es suprimir la Semana Santa” o “tenemos nueve valientes en el Parlamento que en vez de quedarse en un rincón protestando iban a hacer lo mejor para los andaluces por más que gritaran algunos”, defendió Rivera para amparar el pacto con el PSOE andaluz.

Si este país sigue igual, si el Gobierno es el mismo, iremos a peor, tendremos un Gobierno débil, frágil, bajo sospecha de corrupción

Entre gorros de paja, abanicos y cajas de botellas de agua, todo cortesía de Ciudadanos, se concentraron unas 250 personas en el Muelle de la Sal en la capital andaluza. En Andalucía, el calor comienza a vaciar las ciudades los fines de semana. Los sevillanos huyen del calor y eso puede ser clave dentro de una semana a favor de la abstención. Ciudadanos calcula que todavía hay un buen puñado de indecisos a los que trata de convencer de que tienen que ir a votar. En eso se afanó Rivera. “Es hora de que la gente normal haga cosas extraordinarias. Que la gente moderada lidere el cambio en España”, pidió, dejando claro que “el cambio no se le puede dejar a los extremos”.

“Si este país sigue igual, si el Gobierno es el mismo, iremos a peor, tendremos un Gobierno débil, frágil, bajo sospecha de corrupción y ese será el mejor caldo de cultivo para los populistas. España necesita un Gobierno con las manos libres y limpias”, aseguró Rivera en un momento de su intervención en plena confrontación con el PP y erigiéndose en el único capaz de frenar a Podemos. “Hay mucha gente con dudas, gente indecisa. Si no hace política la política la harán otros por ustedes. Los extremistas ganarán y España irá a una política de bandos”, agregó para remover a los que aún no han decidido ir a votar.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios