pactos en andalucía

Nueva concesión de C's: no pedirá la dimisión del consejero de Susana Díaz imputado

No exigirán el cese de Ramírez de Arellano, investigado por irregularidades en su etapa en la Universidad de Sevilla, a la vez que sellan su pacto en la alcaldía de Granada

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la toma de posesión del consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la toma de posesión del consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano. (EFE)

Ciudadanos no deja de sorprender en Andalucía. Hasta hace pocas horas, el discurso del partido de Albert Rivera era firme: si el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) imputaba algún delito al consejero de Economía, exigirían su cese inmediato. Incluso advertían de que el Gobierno andaluz estaba en peligro. El giro se ha producido esta misma mañana. Después de que el alto tribunal andaluz haya aceptado la denuncia de la Fiscalía y haya citado a Antonio Ramírez de Arellano el próximo 10 de mayo por presuntas irregularidades en la adjudicación de obras públicas en su etapa como vicerrector en la Universidad de Sevilla, Ciudadanos desiste y no ejercerá presión. No hace falta que dimita porque el suyo, aseguran, “no es un caso de corrupción política”.

El primer giro de 180 grados en el discurso correspondió al vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que aseguró en ‘Los desayunos’ de TVE que no iban a pedir que el consejero de Economía investigado salga del Gobierno de Andalucía. Exactamente lo contrario de lo que dijo un día antes. No se trata de un caso de "corrupción política, de meter la mano en la caja, sino de hacer mal un proceso", y no se le acusa ni de financiación irregular ni de "cobrar mordidas", defendió, tras asegurar que así lo había hablado y acordado con sus compañeros en Andalucía. Ante las críticas del PP, aseguró que no hay doble vara de medir y sostuvo que hay “una decena” de altos cargos del PP imputados para los que Ciudadanos no ha pedido la dimisión.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), junto al portavoz en Andalucía, Juan Marín. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), junto al portavoz en Andalucía, Juan Marín. (EFE)

Esta misma teoría ha sido confirmada poco después por el portavoz de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, quien ha asegurado que tras reunirse en secreto con Ramírez de Arellano y estudiar toda la documentación, su partido tenía claro que no era necesario pedir su destitución. "No vamos a pedir su dimisión porque hasta ahora no está imputado por corrupción política. Yo le puedo exigir al PSOE que cumpla lo que tiene firmado. Pero que sepamos, a día de hoy, Arellano no está imputado por corrupción política. Si hubiera dicha imputación, tanto de Arellano como de quien fuera, pediríamos su cese. A diferencia del tacticismo y la vieja política de otros, nosotros actuamos con coherencia y pedimos la documentación para conocer realmente cómo está el caso. Tenemos el auto, y entendemos que no hay motivo para pedir su cese porque no es un caso de corrupción política", en palabras del líder de Ciudadanos en Andalucía.

El mismo día de la moción de Granada

Este cambio de posición de Ciudadanos, que hasta ahora había afirmado que sería firme con el consejero de Economía si su investigación seguía adelante, se pudo intuir un día antes por la seguridad con que la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, dejaba claro que no iba a retirar a uno de los que se consideran hombres fuertes de su Gobierno por lo que rebajó a “un tema administrativo”. Sin embargo, hasta esta misma mañana el partido de Albert Rivera insistía en que retirarían su apoyo a Susana Díaz si no se cumplía el acuerdo de investidura respecto a la imputación de altos cargos. Recordaban además que ya fueron responsables en su momento de la retirada de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, condición que pusieron para facilitar la investidura.

Este gesto político llega el mismo día en que el PSOE se ha hecho con la alcaldía de Granada gracias a un pacto con Ciudadanos y después de que el anterior alcalde del PP, José Torres Hurtado, fuera detenido y dimitiera por un caso de corrupción política. La sintonía de Ciudadanos y PSOE es total en Andalucía. Tras la alcaldía de Granada, podrían producirse también pactos en otras grandes capitales como Almería o Málaga, cuya diputación provincial en manos del PP también podría cambiar de signo político. En otras ciudades importantes como Mijas (Málaga), Ciudadanos ya ha roto su pacto con el PP, algo que también está a punto de ocurrir en Roquetas de Mar (Almería). Incluso la renuncia del histórico alcalde socialista de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Antonio Gutiérrez Limones, que seguirá siendo número tres del PSOE al Congreso por Sevilla y que esta mañana renunciaba como regidor para evitar una moción de censura en este municipio, ha estado dentro de las conversaciones generales mantenidas por Ciudadanos y PSOE al máximo nivel, según admiten fuentes de ambos partidos, aunque restan importancia a esos contactos.

El nuevo alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca (d), tras recibir el collar y el bastón de mando. (EFE)
El nuevo alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca (d), tras recibir el collar y el bastón de mando. (EFE)

Ante esta alianza global de Susana Díaz y Albert Rivera en Andalucía, el portavoz andaluz de Ciudadanos ha negado que haya ningún acuerdo general y ha puesto la pelota en el tejado del PP y en los casos de corrupción que afectan a este partido. Marín ha sido muy contundente contra el líder del PP andaluz: “Moreno Bonilla debe estar tranquilo y no temerle a Ciudadanos, sino a la Guardia Civil, que fue la que detuvo a Torres Hurtado y a la concejala de Urbanismo, y a la Justicia en aquellos lugares donde hayan hecho cosas que no se deberían hacer", ha dicho en relación a lo ocurrido en Granada. Ha recordado que actualmente gobiernan “15 ciudades con el PP en toda España, entre ellas capitales importantes como Málaga o Almería. Y si no hay ningún problema de corrupción política, el PP puede estar tranquilo”.”Ahora resulta que somos la marca blanca del PSOE. Y hace un año, éramos la marca blanca del PP. Tendrían que aclararse, porque si unos me echan a la derecha y otros a la izquierda, es que estoy donde quiero estar, en el centro político”, aseguró Marín. “Lo que realmente sucede es que molestamos al PSOE cuando obligamos a Susana Díaz a comparecer en una comisión de investigación, y molestamos al PP cuando exigimos que un alcalde detenido se tiene que marchar. Pero esta es la labor que nos han pedido los andaluces, el compromiso que tenemos con ellos, y es la que vamos a seguir haciendo”, ha considerado el portavoz andaluz.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios