CONTINÚAN LAS NEGOCIACIONES EN EL CONGRESO

El PSOE busca atraer a Podemos y no pone pegas a sentarse con En Comú

Hernando apremia a Iglesias a negociar y responde a su socio catalán que no tolerará el referéndum, pese a lo cual estaría "encantado" de hablar. El PNV dice que hay "voluntad de entendimiento"

Foto: Los dirigentes del PNV Aitor Esteban, Pedro Azpiazu, Iñaki Goikoetxea y Joseba Aurrekoetxea, este 10 de febrero antes de la reunión con el equipo negociador del PSOE. (EFE)
Los dirigentes del PNV Aitor Esteban, Pedro Azpiazu, Iñaki Goikoetxea y Joseba Aurrekoetxea, este 10 de febrero antes de la reunión con el equipo negociador del PSOE. (EFE)

Antonio Hernando: "Cada día que pasa, en cada negociación que hacemos, cada vez que conversamos con organizaciones con las que nos sentamos, veo más posibilidades de que haya un Gobierno de cambio y de progreso". El PSOE mantiene el optimismo tras una semana de negociaciones en las que, más allá de los focos y de la agenda intensa de reuniones con distintos actores, nada permite decir aún, objetivamente, que está más cerca la investidura de Pedro Sánchez. El documento programático presentado por el secretario general gusta, en líneas generales, a todos los interlocutores, aunque todos piden a los socialistas que hilen más fino, y es ahí donde podrían venir los escollos.

Pero, de momento, la percepción positiva se mantiene. Este miércoles los negociadores del PSOE se vieron con el equipo del PNV, que ofrece "disposición" al acuerdo, aunque le preocupan algunas medidas por su sesgo "recentralizador". Los socialistas agradecen esa "voluntad" de entendimiento, y siguen insistiendo en que confían que Podemos se sume a las conversaciones. Incluso se dicen "encantados" de poder sentarse con la confluencia catalana, En Comú Podem, cuyo portavoz, Xavier Domènech, hoy mismo recalcaba que el referéndum debía figurar en el texto final. 

Antonio Hernando, el portavoz de la delegación elegida por Sánchez, señaló en rueda de prensa que su partido, como ha reiterado hasta la saciedad, no comparte ni compartirá el derecho a decidir. "En todo caso, lo que nos gustaría es sentarnos con el señor Domènech y con Podemos para decirles que no estamos de acuerdo", que la propuesta socialista es otra, la reforma federal de la Constitución que habría de ser votada por todos los ciudadanos, incluidos los de Cataluña. 

El PSOE busca atraer a Podemos y no pone pegas a sentarse con En Comú

"Vamos dando pequeños pasos que son alentadores. Nosotros encantados de sentarnos con ellos", celebró, en referencia a las palabras de Domènech, que creía que "en breve" habrá un Ejecutivo de cambio entre socialistas y Podemos. No obstante, el comité federal del PSOE aprobó, en su resolución del 28 de diciembre, que era una condición "indispensable" para iniciar el diálogo la renuncia previa del derecho de autodeterminación, cosa que En Comú Podem no ha hecho. Sí Pablo Iglesias, que ha orillado esta cuestión. 

Sánchez se verá el martes con los portavoces de ERC y Democràcia i Llibertat, aunque sólo para advertirles que no comparte su hoja de ruta ni quiere su apoyo

De cualquier modo, los canales de comunicación con la formación morada no están abiertos, porque su secretario general exige que antes abandone las conversaciones con Ciudadanos, a lo que el PSOE se niega. La eventual negociación con Podemos comprendería a las confluencias catalana (En Comú Podem) y En Marea, puesto que forman el mismo grupo en el Congreso, una vez descolgada Compromís. Los socialistas no han querido sentarse individualmente con los aliados territoriales de Iglesias, porque ellos pidieron negociar, en su caso, como un bloque, aunque sí les remitieron el documento de programa de Gobierno el lunes. Si las confluencias lo desean, habrá reunión con ellas, y "cuanto antes mejor". Hernando confía en que las conversaciones con Iglesias se retomen pronto, "ojalá". 

Los socialistas tranquilizan al PNV

El 'no' al derecho a decidir y el 'no' tajante al proceso independentista en Cataluña se lo trasladará Sánchez personalmente a ERC y Democràcia i Llibertat (DiL) el próximo martes. Con los portavoces de ambos grupos -Gabriel Rufián y Joan Tardà, por los republicanos, y Francesc Homs, por la antigua Convergència- se verá las caras, para decirles que no quiere su apoyo y que no comparte su hoja de ruta. Si se ve con ellos es sólo "por respeto a sus votantes". Las dos formaciones serán las últimas de la ronda de Sánchez, que este viernes despachará en la Cámara Baja con el presidente del Gobierno en funciones. 

El portavoz socialista considera que la formación morada va dando "pasos alentadores" y confía en que pronto se retomen las negociaciones

El otro protagonista de la jornada fue el PNV, un socio que en principio parece más fácil de convencer. Según relato el portavoz parlamentario y jefe del equipo negociador, Aitor Esteban, los nacionalistas vascos hay "voluntad de entendimiento" con el PSOE, y a la inversa. Coinciden en el ámbito económico y social, por ejemplo, aunque consideran que se queda corta la propuesta socialista de relajación en el cumplimiento de los objetivos de déficit (el 1% del PIB en 2019). Pero sí les inquieta que algunas de las cuestiones se afrontan "desde una perspectiva recentralizadora". "Los vascos somos celosos de nuestro autogobierno y de poder tomar las decisiones en nuestro marco de competencia". 

El PSOE busca atraer a Podemos y no pone pegas a sentarse con En Comú

Hernando intentó apaciguar públicamente a su interlocutor: el PSOE no tiene como objetivo "recentralizar" competencias, ni emular el estilo de los populares. "Nada más lejos de nuestra intención. Creemos en una España plural y diversa. Respetamos profundamente las competencias de las comunidades autónomas y del Estatuto de Gernika y también el perfeccionamiento del autogobierno", aseguró. El portavoz agradeció al PNV su "disposición a facilitar la gobernabilidad de España" y encontró una "confluencia global" con el partido vasco "en política social y económica". 

Ni acercamiento de presos ni derecho a decidir

Al PNV le inquieta el respeto al autogobierno, pero no pone encima de la mesa el derecho a decidir como línea roja. Ni mucho menos. No profundizaron en esta última cuestión porque simplemente "no tocaba" a efectos de abordar el reto que hay por delante, que es una investidura. Esteban añadió que ahora mismo está en marcha una ponencia de revisión del estatuto en el Parlamento vasco, y allí se verá hasta dónde llega, sin descartar que se pueda sumar el PP. Otra cuestión importante para el PNV, aunque no totalmente prioritaria, es el proceso de "paz y convivencia" en el País Vasco, para el que bastaría "aplicar la legislación" y "no mirar a la pared" como Esteban entiende que ha hecho el Ejecutivo de Mariano Rajoy en los últimos cuatro años. Sobre el acercamiento de presos de ETA, directamente, ni se habló. 

Los nacionalistas vascos no ponen pegas a que el PSOE, por su cuenta, llegue a acuerdos con quien quiera. Sólo se quedaría fuera en cuestiones que le puedan suponer un "problema" o le "chirríen". La formación de Albert Rivera "es consciente de que si se pretende un acuerdo" en el que esté el PNV, "el cuestionamiento del concierto económico no puede estar de por medio, va de suyo, no hace falta ni mencionarlo". Igual que si quiere erosionar el poder de las diputaciones forales, cuyas raíces son "muy profundas", recordó, y están recogidas en la Constitución, en la disposición adicional primera

Reunión de los equipos negociadores de PSOE y PNV, este miércoles en el Congreso. (EFE)
Reunión de los equipos negociadores de PSOE y PNV, este miércoles en el Congreso. (EFE)

Esteban indicó que el PSOE está intentando alcanzar un acuerdo "lo más amplio posible", y para eso se requiere un tiempo de maduración. Su partido ofrece "disposición" y ve "disposición" en el PSOE, pero no quiere "prejuzgar" cómo acabarán las conversaciones y el sentido del voto del PNV. Los nacionalistas sí quieren un pacto bilateral con los socialistas, y Hernando lo consideró lógico, "dada la especificidad de la agenda vasca", siempre que esa entente no sea "óbice, ni entorpezca, ni interfiera, ni obstaculice" lo que se suscriba con otros grupos. 

Reuniones técnicas

Pero más allá de las fotos y las reuniones, aún no hay un pacto tangible. Ahora corresponde a los socialistas concretar las medidas de su documento. Y es aquí donde pueden producirse las fricciones y que algún grupo se descuelgue, "evidentemente", como admitió Esteban. De hecho, en el PSOE miembros de la ejecutiva y de los territorios encuentran que alcanzar un acuerdo estable será muy complicado.

Hernando: "Cada día que pasa veo más posibilidades de que haya un Gobierno de cambio y de progreso". ¿Y la investidura? "En los primeros días" de marzo

Los socialistas, mientras, ya están empezando a trabajar a través de reuniones más técnicas, o en materias sectoriales, como avanzó de hecho este miércoles con Izquierda Unida-Unidad Popular (IU-UP). La pretensión es que se logre cerrar un acuerdo en los próximos días, para que el debate de investidura tenga lugar "en los primeros días de marzo", "cuanto antes mejor", según Hernando. Se barajan por ahora dos fechas: la semana que arranca el 29 de febrero -coincide con el 44º cumpleaños de Pedro Sánchez- o la siguiente, que comienza el día 7. El presidente del Congreso, Patxi López, intentará cerrar el calendario y llevarlo a la Mesa en una semana. Según fuentes muy próximas al dirigente socialista, aún no hay ninguna decisión tomada. 

Antes de que Sánchez defienda su programa en el hemiciclo deberá haber recibido el aval de la militancia y del comité federal. Mañana jueves por la tarde se reúne la comisión permanente de la ejecutiva -el pequeño núcleo de dirección- para aprobar el reglamento del referéndum. La cita estará precedida de una 'cumbre' del secretario de Organización, César Luena, con sus homólogos territoriales, a los que en la noche de hoy miércoles no les había remitido su propuesta. En cualquier caso, se calcula que será un procedimiento exprés, muy corto, para no dilatar aún más la investidura. 

Hernando pide a Rajoy que "pare ya" a sus ministros en la "utilización vil del terrorismo"

Es evidente que las relaciones entre el PSOE y el Gobierno en funciones no son las mejores. A la tensión entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se suma el cruce de declaraciones entre los socialistas y los ministros. El titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo ayer martes en la Cope que existe una "agenda oculta" en las negociaciones entre PSOE, Podemos y el PNV que contemplaría medidas como el acercamiento de presos. El ministro se ratificó hoy en sus palabras y sostuvo que esa alianza supondría asumir la reivindicación de ETA de acabar con la dispersión de sus reclusos. Razón por la que el PSOE pidió hoy la comparecencia de Fernández Díaz en el Congreso, para que se retracte de sus palabras. 

Para Antonio Hernando, son "declaraciones graves e insultantes". "No vamos a consentir" que el PP, el presidente y su Gobierno "vuelvan a utilizar el terrorismo como lo hicieron en el pasado. Nos parece una vileza". Es "inadmisible". El portavoz recordó que hace unos días el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, señaló a sus colegas que un Ejecutivo de izquierdas podría hacer peligrar la lucha de España contra el terrorismo del Estado Islámico (Daesh). Hernando pidió "responsabilidad y prudencia", y que el hecho de poder perder el Gobierno no les haga perder "el sentido común y de Estado". 

El dirigente socialista recordó la acometida de Rajoy en un debate del estado de la nación, cuando acusó a José Luis Rodríguez Zapatero de "traicionar a las víctimas" de ETA con su proceso de paz. "Les falta esto para volver a hacerlo, y lo que les decimos es que paren ya. Que el presidente del Gobierno pare a sus ministros y pare esta alocada huida de sus ministros en la utilización del terrorismo en este proceso". Lo que reclama el PSOE es que el PP les pague con la "misma lealtad" si pasa a la oposición en cuestiones claves, como la lucha antiterrorista. 

También Aitor Esteban echó un capote al PSOE. Subrayó que ETA ya está "liquidada". Y meter este tipo de elementos en el debate político es "para enredar". "Mienten rotundamente", "es una vergüenza", son palabras, las de Fernández Díaz, "casi denunciables", se quejó el portavoz del PNV.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios