DURA BATALLA EN EL GRANERO DE LA IZQUIERDA

Sólo el PSOE andaluz salvará los muebles a Pedro Sánchez o iniciará la mudanza

El derrumbe del PP en Andalucía se da por sabido en Génova. En la comunidad donde hay más escaños en juego Podemos y Ciudadanos fluctúan en las encuestas hasta el último minuto

Foto: Susana Díaz y Pedro Sánchez posan con botellas de aceite con Micaela Navarro y Francisco Reyes en Jaén. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez posan con botellas de aceite con Micaela Navarro y Francisco Reyes en Jaén. (EFE)

Andalucía es la comunidad que decide más escaños en el Congreso, 61, el domingo 20-D. Los 6,5 millones de andaluces llamados a las urnas se convierten en jugadores definitivos para todos los partidos. De las 38 elecciones celebradas en esta comunidad desde la Transición, 34 las han ganado los socialistas. Muchas por goleada. Las últimas, europeas, autonómicas de marzo y municipales de mayo, también se las apuntó en su haber Susana Díaz. No es raro que el PSOE andaluz, que parte como ganador en los sondeos, sea el único que puede salvar los muebles a Pedro Sánchez. Los socialistas miran a Andalucía y Cataluña, sus graneros de votos más sólidos hasta la fecha y saben que están mucho mejor en la conocida como la aldea gala andaluza, la única comunidad que casi siempre sale en rojo en los mapas electorales. Curiosamente es la baronesa andaluza, que pocos dudan que prepara su entrada bajo palio en Ferraz en caso de debacle, la única capaz de levantar el vuelo de Sánchez.

Mitin de campaña del PSOE en Sevilla. (EFE)
Mitin de campaña del PSOE en Sevilla. (EFE)

La campaña cruzando Despeñaperros ha sido intensa, los candidatos se han volcado en Sevilla, Málaga y Cádiz, tres circunscripciones determinantes, “el triángulo de la muerte”, en argot de los fontaneros de los partidos, aunque han recorrido casi todas las provincias. Podemos y Ciudadanos han peleado hasta el último minuto por captar el voto cansado de las ‘viejas’ siglas aunque las encuestas indican que en Andalucía el bipartidismo, sobre todo el PSOE, resiste mejor que en el resto de España. A pesar de que los socialistas parten como favoritos según casi todas las encuestas publicas, el CIS concedió a Susana Díaz entre 21 y 25 escaños, la incertidumbre se ha instalado en el cuartel general del PSOE andaluz. Advierten de que todo está más abierto que nunca y señalan que la irrupción de dos nuevos partidos trastoca cualquier cuenta electoral hasta el punto de que un total de 8 escaños bailan en las encuestas internas. El reparto de los restos bajo la ley D’Hont, que tradicionalmente ha beneficiado a los más partidos más fuertes, estará ahora condicionado por las nuevas fuerzas políticas y más de un escaño se decidirá por un puñado de votos. En 2011, el tsunami azul también alcanzó el Sur. El PP se alzó en la primera posición con 33 escaños, el PSOE tocó suelo con 25 e IU se hizo con dos escaños. El panorama para el domingo noche se prevé muy diferente en esta ocasión.

Incertidumbre y ocho escaños en juego

La foto fija que se instala en Andalucía al cierre de la campaña apunta a un escenario con diferencias respecto a los resultados en España. En cabeza están PSOE y PP, con los socialistas por delante y a cierta distancia de los populares. Susana Díaz quedará en primera posición pero en su equipo, que saben bien cómo manejar las expectativas para salir siempre ganadores, alertan de que habría que mirar el porcentaje de votos y el ranking electoral más que el número de escaños respecto a 2011. Se da por hecho que el PSOE andaluz quedará en primera posición con un porcentaje muy encima del que se aventura para el mismo partido en el conjunto del país. Esa es la gran fortaleza. Pero no se tiene tan claro que se puedan conservar o incluso aumentar los 25 escaños que se lograron hace cuatro años, que entonces se consideraron un resultado desastroso y que ahora podrían vender a bombo y platillo como una gran victoria. “En 2011 el PSOE cosechó un resultado que podría ser similar al que ahora Mariano Rajoy se podría apuntar como un triunfo y entonces Alfredo Pérez Rubalcaba casi tuvo que salir corriendo”, observan desde el puente de mando del partido.

Rajoy en un mitin en Marbella. (EFE)
Rajoy en un mitin en Marbella. (EFE)

Aunque Mariano Rajoy se ha volcado con Andalucía desde septiembre, acumulando en tres meses más visitas que en toda la legislatura y recitando de carrerilla los pueblos de Sevilla en prime time televisivo, la sangría de votos del PP se da por segura dentro de las propias filas del partido. La caída cuesta abajo y sin freno de los populares en la comunidad andaluza desde 2012, cuando por primera vez eran favoritos indiscutibles y Javier Arenas se quedó a las puertas de la mayoría absoluta sin poder formar gobierno, es un hecho. Desde que Juan Manuel Moreno Bonilla aterrizó en la presidencia del PP, hace menos de dos años, ha encajado tres derrotas en europeas, autonómicas y municipales y ya asumen la cuarta estas generales. Se consuelan con el mensaje de que el PP andaluz será el que más escaños aporte al partido en el conjunto de España. Una cuenta casi imposible de incumplir dado que hay más de 6,5 millones de andaluces llamados a las urnas, casi el 16% del censo total del país.

Podemos sabe que el bastión andaluz es un hueso duro de roer pero aspira a dar un buen mordisco

En un segundo corte se sitúan Podemos y Ciudadanos. Si la formación de Albert Rivera arrancaba la campaña como favorita para el tercer puesto los trackings de los partidos han sido desconcertantes hasta el último minuto. La campaña le ha funcionado a Pablo Iglesias, también en Andalucía, mucho mejor que a Ciudadanos. Con todo, Podemos sabe que el PSOE andaluz es un hueso duro de roer y a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades como Cataluña o el País Vasco, ganar a Susana Díaz se da por imposible aunque confían en poder dar un buen mordisco al electorado de izquierdas, con IU como gran damnificada. Las encuestas dicen que Alberto Garzón, con una campaña casi heroica y grandes actos, desbordando las previsiones, en Sevilla y Málaga, solo podrá rascar un escaño por Sevilla. Aunque en la cúpula de IU creen que el asiento de Málaga está también próximo.

Andaluzas y 24-M, el test más reciente

Aunque la incertidumbre manda, en Andalucía estas son ya las cuartas elecciones desde que las europeas abrieron el mapa político y alertaron de la fuerza de nuevos partidos como Podemos. Desde entonces, todas los comicios los ha ganado el PSOE. Cuando los nervios afloran, los socialistas respiran hondo y recuerdan los resultados del pasado marzo, cuando Susana Díaz decidió adelantarse al resto y convocar las andaluzas. Los socialistas ganaron por 47 de 109 escaños, el PP obtuvo 33, Podemos 15, Ciudadanos 9 e IU 5. Unos porcentajes que se mantuvieron más o menos estables en las municipales de mayo. “Si atendemos a la lógica y el sentido común no puede ser segunda fuerza política ni presidente del Gobierno alguien que no consiguió gobernar en ninguna comunidad autónoma hace siete meses”, insisten en la cúpula socialista para alejar los fantasmas de que el PSOE sea relegado en España a tercera fuerza política.

En clave interna, en Andalucía los resultados de las generales serán determinantes para todos los partidos. Habrá que ver si Susana Díaz da el salto a Madrid o el ejército andaluz se repliega. Queda en el aire si el líder del PP andaluz aguantará sin una crisis interna una cuarta derrota y logra imponer la renovación que se le resiste en sus filas, enviando sin vuelta a Javier Arenas a la capital. Veremos si en Podemos, que se rompió a las puertas de la campaña, sale reforzada la andaluza Teresa Rodríguez o ganan el duelo interno desde Madrid Iñigo Errejón y Sergio Pascual. Y se comprobará si la alianza de Ciudadanos con el PSOE ha sido tan buen negocio como presumían en las filas naranjas para situarse en el centro del tablero o ha resultado una estrategia fallida. La suerte está echada.

[Para más información y consultar otros datos, puedes descargarte gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20D, tanto paradispositivos Android como para teléfonos y tablets de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda