LA RECTA FINAL HACIA EL 20-D

Susana Díaz eclipsa a Sánchez y enarbola la españolidad del PSOE frente a Podemos

La presidenta de la Junta arropa al secretario general y candidato en Sevilla, en el mitin más multitudinario de la campaña del PSOE hasta ahora: 3.000 personas

Foto: Susana Díaz y Pedro Sánchez en el mitin de Sevilla, este 12 de diciembre. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez en el mitin de Sevilla, este 12 de diciembre. (EFE)

En Sevilla tenía que ser. En el mitin más esperado de la campaña del PSOE, ante 3.000 personas que abarrotaban el pabellón de Pino Montano, Susana Díaz volvió a eclipsar a Pedro Sánchez. Con un discurso hilvanado en sus planteamientos, Díaz abandera la españolidad de su partido frente a Pablo Iglesias: “Quien tiene urticaria por nombrar la palabra España no puede ser presidente”. La presidenta de la Junta se refería a cómo el líder Podemos obvió citar al país que figura en la letra del himno de Andalucía en un acto organizado en Cádiz junto a José María González, Kichi, el alcalde gaditano.

Díaz dedicó un gran esfuerzo en su discurso, de treinta minutos de duración, en intentar desactivar a Podemos, que arrinconaría al PSOE como cuarta fuerza política, como publicó El Confidencial el pasado viernes según el sondeo de DYM. “Podemos es la izquierda que le gusta al PP”, resaltó la secretaria general del PSOE andaluz, que demostró toda su fuerza como la más importante federación socialista de España que es. Hasta ahora el mitin con mayor aforo fue el de Gijón del pasado jueves con la presencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sánchez y Díaz se abrazan en un momento del mitin de Sevilla. (EFE)
Sánchez y Díaz se abrazan en un momento del mitin de Sevilla. (EFE)

En medio de un PSOE que prepara el entierro de Sánchez, Díaz volvió a emerger como líder natural del partido que es (“Aquí está el corazón del PSOE”, glosó), precisó que siempre había existido “una izquierda que le gustaba más a la derecha”. A su juicio, los ataques que está recibiendo el partido “no son gratuitos”. Y siguió arremetiendo, como hizo en Granada, contra Iglesias y su intento de organizar un referéndum en Cataluña. “Parece que quisiera encontrar la coartada en la historia de Andalucía para levantar un muro entre Cataluña y España y eso no es de recibo”.

“La derecha” del PP también recibió sus minutos de crítica al estilo Díaz, contundente, eficaz. “No les gusta su historia. Si pudieran, la borrarían”. Pero enseguida se acordó que el enemigo indudable le llega por la izquierda. Otra vez Podemos. “Hay otros que no tienen historia. No les voy a permitir que reescriban la historia de un pueblo como el andaluz. Que nadie nos cuente cuentos. Si no tienen historias, que tampoco tengan cuentos”.

En medio de las críticas a la historia del PP y de Podemos, Díaz defendió al PSOE: “Un partido grande, decente y honesto que tenía que cambiar la historia“

Díaz se definió como una socialista clásica y defendió la tradición del partido fundado por Pablo Iglesias. A saber: haber vivido “en tres siglos” y haber pasado por dictaduras y democracias. “Un partido grande, decente y honesto que tenía que cambiar la historia de España para cambiar la historia de las personas”, destacó la presidenta de la Junta que reconoció “errores” de su partido, pero no dijo cuáles. Tampoco habló de la corrupción de su partido. Y ni rastro de José Antonio Griñán o Manuel Chaves…

"Hagamos dimitir a Rajoy tras el 20-D"

Sánchez sí invirtió tiempo de su discurso en abundar en la corrupción del PP, sobre todo, en el 'caso Bárcenas' y los SMS de Mariano Rajoy al extesorero del partido. “¿Cuatro años más de Rajoy? ¿De reforma laboral y recortes, de corrupción de Rajoy? ¿Eso es lo que queremos?”, se preguntó antes de calificar este mandato que agoniza como “la legislatura de la corrupción”. “Tenía que haber dimitido tras los SMS de Bárcenas. Hagámoslo dimitir tras el 20-D; necesitamos un Gobierno limpio”.

Susana Díaz eclipsa a Sánchez y enarbola la españolidad del PSOE frente a Podemos

El secretario general del PSOE acusó de Podemos de impulsar “una izquierda del postureo” frente a la izquierda progresista que en su opinión representa la opción socialista. Sánchez argumentó que el azul (PP), el naranja de Ciudadanos y el morado de Podemos son complementarios. “Somos un partido feminista”, abundó. Y para ello se vanaglorió de liderar un partido con 26 cabezas de lista que son mujeres en las 52 circunscripciones de España.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios