con bertín y campos, a la caza de los indecisos

Rajoy busca 'cercanía' en TV aconsejado por Moragas y Arriola, a los deportes va solo

Después de hacer política de espaldas a los medios durante dos tercios de la legislatura, el presidente del Gobierno acude ahora a la casa de Bertín Osborne y al estudio de María Teresa Campos

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su participación como comentarista de la jornada de la Liga de Campeones, en el programa 'Tiempo de juego' de la COPE. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su participación como comentarista de la jornada de la Liga de Campeones, en el programa 'Tiempo de juego' de la COPE. (EFE)

De hacer política de espaldas a los medios durante casi dos tercios de la legislatura, hasta engancharse de comentarista a tres programas de radio (de deportes), visitar a Bertín Osborne en su casa y acudir al estudio de María Teresa Campos a la búsqueda de un tiempo más feliz. Es el giro en política de comunicación que se aplica Mariano Rajoy en su objetivo de seguir en La Moncloa después de las elecciones generales del 20-D. En teoría, el responsable del cambio es su jefe de campaña y de Gabinete, Jorge Moragas. También están detrás el asesor áulico Pedro Arriola y la moda imparable de que todo político que se precie tiene que mostrar 'cercanía' por encima de todo.

En el apartado deportivo, por encima de las urgencias de levantar la imagen, el motivo principal de la irrupción del presidente del Gobierno en los programas del género es que le gustan, según reconocen en su partido. Ahora ha aceptado las invitaciones de 'El Larguero' de la Ser, más 'El partido de las 12' de la Cope y la retransmisión del partido de la liga de campeones del pasado miércoles en la misma emisora. Lo ha hecho para ejercer de entrevistado y de comentarista.

Rajoy no es nuevo en el oficio. En su Gabinete recuerdan que empezó con José María García para retransmitir la Vuelta Ciclista a España, fue 'tertuliano' fijo en el programa de Concha García Campoy de Punto Radio (con Antonio Resines y Joan Manuel Serrat) cuando estaba en la oposición y también tienen referencias de haberle escuchado opinar en antena sobre partidos de tenis del Trofeo Conde de Godó.

Moragas y Arriola han convencido a Rajoy para que vaya a los programas de televisión populares pero donde le va a tratar con amabilidad

La novedad de esta campaña está en el hecho de que quien eludió por sistema la presencia en los medios de comunicación, sobre todo televisión y radio, en la primera parte de la legislatura vaya a ir los programas de más audiencia a reconciliarse con su electorado. En los tiempos más duros de la crisis económica aducían en La Moncloa que salvar a España del rescate no le dejaba tiempo para dar muchas explicaciones. Y que tampoco había buenas noticias que dar. Luego llegaron los datos de la recuperación, Rajoy salió más a los medios pero el mensaje no caló. Los resultados electorales en Andalucía y en las locales y autonómicas del 24 de mayo pasado lo atestiguan.

El presidente del Gobierno, comentarios deportivos aparte, para lanzar sus mensajes solo se siente cómodo en la tribuna del Congreso. Rehúye la televisión por sistema, aunque en 2007 se lució en un formato más novedoso como fue el programa 'Tengo una pregunta para usted'. Lo de 'la cercanía' le cuesta, es tímido, no controla algún gesto de soberbia (llamó a Rodríguez Zapatero "bobo solemne") y desde que se retiró Alfredo Pérez Rubalcaba se encuentra sin rival en la Cámara.

Con un 53,9% de los ciudadanos que no tienen ninguna confianza en el presidente del Gobierno y una intención de voto del 27% para el PP, según el CIS, Rajoy se ve obligado a medirse con sus competidores directos y hacerlo en el medio natural de los 'emergentes': en televisión y en todos los programas que pueda. Se lleva la política-espectáculo y la exhibición de la faceta más íntima de los candidatos. Según la teoría vigente entre los populares, Pablo Iglesias y Albert Rivera son en buena parte productos de la televisión y los medios, y su vida personal obviamente es más rica que la política, porque carecen de experiencia y recorrido en la gestión pública.

Albert Rivera acudió al programa de María Teresa Campos en Telecinco. (Twitter)
Albert Rivera acudió al programa de María Teresa Campos en Telecinco. (Twitter)

Pedro Sánchez queda mejor cuando habla de su familia y de sus primeras experiencias profesionales (programa de Bertín Osborne) que cuando lo hace de política, porque tiene poco o nada que contar, reiteran en los mismos medios. No ha gestionado institución alguna y es secretario general del PSOE desde hace menos de año y medio. A su edad, Rajoy estaba soltero pero era ministro después de haber desempeñado cargos como concejal, presidente de Diputación y vicepresidente de la Xunta de Galicia.

Moragas y Arriola han convencido a Rajoy para que acuda a los programas de televisión populares pero donde le vayan a tratar con amabilidad, 'En la tuya o o en la mía' y 'Qué tiempo tan feliz', para que busque esa 'cercanía' a la gente que se le escapa más por pudor que por otra cosa. Para volver al comentario deportivo no han tenido que decírselo dos veces.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios