"MI pueblo no se cierra", campaña específica

Rajoy se vuelca en el voto rural: Rivera quiere eliminar municipios y diputaciones

La precampaña del PP incluye un plan específico dirigido a los españoles que viven en las poblaciones más pequeñas, sobre todo en las de menos de 5.000 habitantes, que Ciudadanos propone suprimir

Foto: Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y candidato del PP a las elecciones generales. (Reuters)
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y candidato del PP a las elecciones generales. (Reuters)

El Partido Popular es consciente de su desgaste entre las clases medias de las grandes ciudades, pero también de las debilidades, de organización o por inexperiencia, de su rival más directo (Ciudadanos) en la mayor parte de España; y muy en especial en el mundo rural. La precampaña electoral del PP incluye un plan específico dirigido a los españoles que viven en las poblaciones más pequeñas, sobre todo en las de menos de 5.000 habitantes. El partido de Albert Rivera ofrece a sus vecinos la mayor de las incertidumbres: suprimir los municipios y liquidar las diputaciones que se ocupan de sus servicios.

"Mi pueblo no se cierra" es el título de la campaña especial que los dirigentes del Partido Popular llevarán por toda la España rural, donde viven 15 millones de habitantes si se toma como dato las localidades de menos de 20.000 habitantes. La población más directamente afectada por el debate sobre la fusión o desaparición de sus municipios (los de menos de 5.000 vecinos) y el futuro de las diputaciones provinciales suma los seis millones de ciudadanos. Y el número de ayuntamientos que el programa de Ciudadanos cuestiona en su actual configuración se acerca a los 6.700 de los 8.100 que hay en España.

Una de las grandes reformas aprobadas en esta legislatura fue la local, retrasada durante casi año y medio por el choque entre el plan original del Gobierno, que planteaba la reducción de concejales, y la resistencia del propio Partido Popular, de la dirección y de sus bases. Con intervención directa de Mariano Rajoy (exconcejal y expresidente de la Diputación de Pontevedra) en el resultado final de la reforma, en el nuevo régimen local se redujeron el aparato burocrático, los salarios y los asesores de los consistorios, pero no se suprimieron ayuntamientos ni cargos de concejal sin remuneración.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos. (EFE)
Albert Rivera, líder de Ciudadanos. (EFE)

Las diputaciones provinciales han salido reforzadas al asumir más competencias en la prestación de los servicios de las poblaciones más pequeñas. Es la fórmula que encontró el Ejecutivo para no eliminar municipios a la fuerza (se anima a las fusiones voluntarias), pero reducir el gasto de la Administración local sin perjudicar a los ciudadanos.

El PP sale ahora en defensa de su reforma local y también de sus bases en ese mundo rural que consideran más proclive en términos electorales. Ciudadanos incluyó en su programa para las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo la idea de la "fusión fría" de los pueblos de menos de 5.000 vecinos, y en su borrador para las generales apunta también a la liquidación de las diputaciones provinciales.

La campaña de los populares, lanzada por el secretario de Organización y expresidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez-Maíllo, contiene un decálogo de compromisos en defensa de los pequeños municipios que se ampara en el principio de igualdad de todos los españoles. Según el PP, los 15 millones de ciudadanos que viven en el mundo rural tienen los mismos derechos que los que residen en las ciudades, y la obligación del Estado es velar por que ayuntamientos y diputaciones sean un instrumento eficaz a la hora de prestar servicios en condiciones de igualdad con el resto de los españoles.

Directamente contra Ciudadanos, Martínez-Maíllo recuerda que hay partidos "que jamás han gestionado nada" y que desde su inexperiencia y desconocimiento desprecian el hecho de que en España haya ciudadanos que quieren seguir viviendo en un entorno rural a los que el Estado tiene que "prestar unos servicios públicos de primera". 

En apoyo de esa campaña, el vicesecretario de Comunicación del PP y diputado por Ávila, Pablo Casado, recordó que la demarcación provincial y las diputaciones tienen casi 200 años de historia. También criticó a la formación de Rivera por proponer la supresión de ayuntamientos y concejales cuando la práctica totalidad de los ediles de esas poblaciones ni siquiera cobran.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios