excepción a los pactos poselectorales

Iglesias y Teresa Rodríguez escenifican la paz con las andaluzas como telón de fondo

Primer cara a cara después del conflicto que arreció entre Madrid y Andalucía desde el pasado mes de marzo para visibilizar un acercamiento antes del inicio de la campaña electoral

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

La dirección estatal de Podemos y la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez, dejarán atrás los enfrentamientos que han mantenido durante los últimos meses a cuenta de las diferencias en torno a la marca electoral -sin las siglas del partido-, la configuración de las listas -sin apenas candidatos afines al oficialismo- y, en definitiva, la autonomía de la dirección en Andalucía frente a Madrid. A todo ello hay que sumar el posicionamiento público del alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' respecto a la compra de una vivienda por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero, el 'caso chalé', que motivó la apertura de una consulta interna sobre la continuidad de sus liderazgos y en la que pidió el voto favorable a su dimisión. Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez, quien será cabeza de lista por Adelante Andalucía haciendo tándem con el coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, escenificarán la paz este martes manteniendo una reunión en Madrid. Su primer cara a cara después del conflicto que arreció desde el pasado mes de marzo.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Un deshielo en las relaciones, sobre las que llegó a temerse una amenaza de escisión, con el telón de fondo de las elecciones andaluzas del próximo 2 de diciembre y el pacto presupuestario que ha alcanzado Unidos Podemos con el Gobierno de Pedro Sánchez. Oficialmente, este último será el tema central de la reunión, así como pedir que se asuma la deuda histórica de Andalucía, pero la cita se hacía imprescindible para visibilizar un acercamiento antes del inicio de la campaña, según reconocen fuentes cercanas a Adelante Andalucía, en la que tendrá una presencia destacada Pablo Iglesias.

El secretario general de Podemos visitará Sevilla el próximo 8 de noviembre para presentar en un acto junto a Teresa Rodríguez el pacto presupuestario y cómo se traduciría en Andalucía. La subida del salario mínimo a 900 euros, el bono eléctrico para las familias, la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años o la subida de las pensiones serán banderas que Adelante Andalucía enarbolará como propias en su campaña electoral. Iglesias se implicará también personalmente durante el tramo final de la campaña, participando en los principales mítines de la candidatura de unidad popular en la que, además de Podemos e IU, también confluyen Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza.

La dirección estatal "se volcará" en esta campaña, según avanzaba el secretario de Organización, Pablo Echenique, tras la reunión de la ejecutiva del partido celebrada este lunes. Se trata de la primera cita con las urnas y sus resultados podrían dibujar un nuevo mapa que condicionaría los comicios municipales, autonómicos y europeos del próximo mes de mayo, tanto en lo que se refiere a la configuración de bloques, incluyendo la prueba de fuego para formaciones extraparlamentarias como Vox o el hipotético sorpaso de Cs al PP que avanzan algunas encuestas, como de alianzas poselectorales.

La esperada foto durante la reunión de este martes entre Iglesias y Rodríguez, en la que está previsto que participen asimismo Antonio Maíllo y Alberto Garzón, no solo se ha planteado como necesaria para visibilizar la reconciliación antes de activar la campaña electoral de los comicios en Andalucía, sino también para escenificar la unidad ante las bases de Podemos e IU menos afines a la integración en un mismo partido y contribuir así a movilizarlas.

El 'susanismo', fuera de los pactos

La dirección estatal tiene claro que, con los sondeos en la mano, los Gobiernos en solitario son cosa del pasado y se apuesta por cogobernar con el PSOE tras las próximas elecciones generales. Para ello se tratará de ir configurando estos gobiernos de coalición progresista en los municipios y comunidades autónomas. Teresa Rodríguez siempre se mostró contraria a cogobernar con los socialistas en posición de subalternidad, como es el caso de Castilla-La Mancha, y más aún con Susana Díaz. La fagocitación de IU tras su experiencia en el Gobierno andaluz con Susana Díaz, en la anterior legislatura, todavía pesa en el imaginario de la izquierda en esta comunidad. Sin embargo, en esta nueva sintonía que tratan de sacar a relucir la dirección estatal de Podemos y la andaluza, el secretario general ya se ha prestado a crear junto a Rodríguez un cordón sanitario frente al "susanismo", situando a presidenta andaluza fuera de los pactos poselectorales e, incluso, del propio socialismo.

Durante la clausura de la universidad de otoño de Podemos, el pasado 14 de octubre, Pablo Iglesias echó un capote a la candidata a la presidencia andaluza, al asegurar que no negociarían ninguna investidura con la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz. Habían pasado solo tres días desde que firmara en la Moncloa el pacto presupuestario junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque quiso diferenciar a ambos al referirse al "PSOE de Susana Díaz". Iglesias ya insistió en esta intervención, a modo de mitin, que "muy pronto veremos en Andalucía el peor resultado de la historia del PSOE de Susana Díaz" y alentó en primera persona del plural "salimos a ganar".

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios