paradise papers

Cuadros y contratos con el Estado: la baronesa Thyssen, "cliente clave" de Appleby

El despacho en el centro de los Paradise Papers ayudó a montar la estructura 'offshore' que se utilizó para vender la colección a España, mientras gestionaba otros bienes de la familia

Foto: Carmen Thyssen, la viuda del barón Thyssen, posa ante el cuadro 'Magdalena penitente' de El Greco. (EFE)
Carmen Thyssen, la viuda del barón Thyssen, posa ante el cuadro 'Magdalena penitente' de El Greco. (EFE)

Sociedades en paraísos fiscales para tener el control sobre cientos de obras de arte, vehículos financieros 'offshore' para repartir el patrimonio familiar e, incluso, compañías en jurisdicciones opacas para firmar una compraventa con el Reino de España. Son las principales funciones de la red de empresas 'offshore' vinculadas de forma directa con la familia Thyssen y con Carmen Cervera, viuda del difunto Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza. Una telaraña controlada, en parte, desde los despachos de Bermudas de Appleby, uno de los mayores bufetes del mundo especializado en creación de instrumentos de elusión fiscal. Sus documentos internos, desvelados gracias a los Paradise Papers, revelan ahora nuevas sociedades ligadas a la famosa coleccionista de arte.

La baronesa Thyssen reside desde hace más de cinco años en Andorra, una de las jurisdicciones más opacas y con el mayor secreto bancario de Europa. Se movió hasta el pequeño Estado pirenaico desde Suiza, país de residencia de su cónyuge, el barón Thyssen-Bornemisza. Sus relaciones con España siempre han sido estrechas y no solo porque naciera en Barcelona, sino porque es la artífice de uno de los museos de la ‘milla de oro’ madrileña. El Museo Thyssen, que acoge alrededor de un millón de visitantes cada año.

Detrás de los cuadros

El Confidencial, en una investigación con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), reveló en 2013 que las obras que cuelgan de las paredes del famoso museo se administran a través de sociedades 'offshore'. Tita construyó parte de su colección a través de una de esas entidades, Nautilus Trustees Limited, radicada en las Islas Cook. A través de ella compró, entre otros, el 'Molino de agua en Gennep' del pintor holandés Vincent van Gogh.

Los nuevos documentos de Paradise Papers, obtenidos en una nueva investigación del ICIJ en la que participan El Confidencial y La Sexta, detallan cómo los cuadros se cedieron al Estado español. El contrato se firmó entre el Reino de España, la Fundación Thyssen y Favorita Trustee Limited, una sociedad basada en Bermudas que era, nominalmente, la dueña de todas las obras de arte. La venta se cerró en un contrato firmado el 21 de junio de 1993 y ascendió a 338 millones de dólares.

Portada del contrato de compraventa.
Portada del contrato de compraventa.

Tal y como explicó el abogado de la baronesa tras las primeras revelaciones, las sociedades 'offshore' de Tita Cervera dependen de varios 'trusts', una figura jurídica anglosajona por la cual se transfieren bienes a una tercera persona que los administra, que está exenta de impuestos de patrimonio.

Las complejas estructuras fiscales que se construyeron, con la ayuda de Appleby, para minimizar el impacto impositivo sobre los bienes de los Thyssen se recogen en cientos de documentos del despacho de abogados. Demuestran, además, que la práctica no se limitó a los años 90, sino que se repitió cuando, en 2011, los Thyssen prestaron la colección a la Fundación Palacio de Villalón, entidad sin ánimo de lucro que gestiona el Museo Carmen Thyssen Málaga. De las obras de ese museo, 219 fueron cedidas a la fundación desde jurisdicciones opacas. Suman un valor de 38 millones de euros.

Bermudas, Luxemburgo y Suiza

Los Thyssen no son clientes cualquiera para Appleby. Aparecen en un listado de ‘key clients’ (clientes clave) con una factura de 35.000 dólares por los servicios prestados relativos a 2015.

Segundo movimiento de fondos.
Ampliar
Segundo movimiento de fondos.

En otro documento parecido, pero fechado en 2016, la factura alcanza los 50.000 dólares.

Además de los 'trusts' ya desvelados por este diario, los documentos acreditan la existencia de sociedades hasta ahora no conocidas. Se trata de Epsilon Collections Limited, creada en 1986, y Roche Dor Investments Limited, registrada en el año 2000.

Ambas pertenecen al vehículo Gauguin Trustees, de la que Borja, hijo de la baronesa, es beneficiario. Este 'trust' estuvo en el centro de la disputa familiar sobre la fortuna en el extranjero.

Las sociedades, sin embargo, no solo esconden cuadros. Detrás de Omicron Collections -la que más obras posee de las expuestas en Málaga- se encuentra el Caravaggio Trust.

Los nuevos documentos detallan cómo la baronesa pidió dinero a este vehículo al menos dos veces, en diciembre de 2008 y julio de 2010.

Los Thyssen no son clientes cualquiera para Appleby. Aparecen en un listado de ‘key clients’ (clientes clave) con una factura de 35.000 dólares

En la primera ocasión solicitó 1,2 millones de euros y en la segunda, 2 millones de euros. En ambos casos, el dinero se solicitaba para "sufragar gastos de promoción de la Colección Thyssen-Bornemisza, que es en parte propietaria del 'trust'".

La operación fue la misma. Un documento autorizaba, como pago de dividendos, que el dinero solicitado saliera de la cuenta del Caravaggio Trust en la entidad de banca privada DeGroof Conseil de Luxemburgo y se depositara en la cuenta de la baronesa en el UBS de Lugano, en Suiza, donde Tita residía en esos años.

Movimiento de fondos del Caravaggio Trust.
Ampliar
Movimiento de fondos del Caravaggio Trust.

En España, en cambio, los últimos problemas fiscales de la saga familiar han colocado en el ojo del huracán a Borja, el hijo de la baronesa, también por sus propiedades en el extranjero. La jueza del Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón, que desde 2013 le investiga por fraude fiscal, abrió este año juicio oral contra él y le ha impuesto una fianza de 629.240 euros por fingir su residencia en Andorra.

La Fiscalía le pide dos años de cárcel y Hacienda, tres, por este caso. Para cumplir la fianza, la jueza pidió que se averiguara su patrimonio para embargarle. La sorpresa fue que no aparecía nada, según fuentes jurídicas. Porque Borja Thyssen no posee nada a su nombre en España. Sus propiedades -en Ibiza, Sotogrande, Madrid, Terrasa…- pertenecen a una sociedad británica de la que Borja posee más del 75%, tal y como detalló este diario.

_

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Paradise Papers

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios