Es noticia
Menú
Borja Thyssen gana una batalla a su madre en Bermuda para conocer su fortuna
  1. España
SE ESTIMA QUE LOS BIENES ALCANZAN LOS 774 MILLONES DE EUROS

Borja Thyssen gana una batalla a su madre en Bermuda para conocer su fortuna

La información clave está bajo secreto de sumario y los abogados no pueden hablar de ello, pero una reciente sentencia abre una pequeña ventana en la

La información clave está bajo secreto de sumario y los abogados no pueden hablar de ello, pero una reciente sentencia abre una pequeña ventana en la lucha de la familia Thyssen-Bornemisza sobre una fortuna situada en paraísos fiscales. Borja acaba de ganar un caso a su madre en Bermuda que le permitirá conocer, después de años de batallas legales, cómo están siendo utilizados sus bienes.

El documento obtenido por El Confidencial habla de cómo “P” (inicial con la que se identifica a Borja) empezaba esta batalla en el archipiélago británico, considerado un paraíso fiscal, el día de los Santos Inocentes de 2011. Lo que recibió el Tribunal Supremo de Bermuda no era una broma, sino un escrito diciendo que quería “información básica” sobre un trust del que era beneficiario, y se la pedía al administrador de los bienes, la empresa Gauguin Trustees PVT Limited.

Sobre la mesa hay una cifra muy jugosa: bienes estimados en unos 1.000 millones de dólares (774 millones de euros), de los cuales Borja “tiene potencialmente” un 35%, según la sentencia del 12 de marzo de 2013. Al final de sus 26 páginas, el juez concluye que Borja tiene derecho a la información sobre sus bienes. Solo él conocerá los detalles, ya que su desglose está en el apéndice, que es confidencial.  

Gauguin Trustees PVT Limited, y su trust asociado, se suman a la lista de sociedades en paraísos fiscales donde Carmen Cervera tiene su patrimonio, descubiertas estos días en la investigación de El Confidencial / ICIJ. Una colección de empresas dueñas de su colección de arte que se reparten en cuatro archipiélagos remotos en medio del océano a miles de kilómetros de España (Islas Vírgenes Británicas, Islas Cook, Islas Caimán y Bermuda), además de Liechtenstein. Tita es uno de los cerca de 130.000 nombres revelados en el Offshore leaks, una filtración de archivos sobre el mundo offshore 160 veces más grande en tamaño que Wikileaks. Borja es otro de ellos.

De quién es qué

Estas entidades opacas son el centro de las diversas luchas legales entre madre e hijo, que casi no cruzan palabra desde que este se casó en 2007. Además, Borja no quiere hablar sobre su patrimonio. Su abogado rechazó la petición de entrevista de El Confidencial. La última vez que se pronunció sobre ello fue en noviembre de 2009, cuando aseguró a la revista Hola que era beneficiario, junto a su madre, de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, de entre 700 y 1.000 obras, valorada por el Estado en más de 540 millones de euros. Tita lo ha negado. “Todo es mío. Exclusivamente mío", decía en una entrevista a El País en octubre de 2011

Los documentos desvelados esta semana, y que ha analizado El Confidencial, indican que ambos compartían la propiedad de la sociedad de las Islas Cook Nautilus Trustees Limited, ahora llamada Nautilus Limited, que es la dueña legal de parte de la colección de arte que Carmen Thyssen cede todos los años al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

Esta compañía fue creada en marzo de 1994 con acciones al portador de las que Tita era la beneficiaria. Sin embargo, un cambio en la legislación de las Islas Cook en 2003 hizo que hubiera que emitir acciones nominales. Ese cambio acarreó un jaleo de papeles, como muestra una serie de correos electrónicos. La empresa intermediaria en las islas necesitaba una copia del certificado de acciones originales, pero no lo encontraba ni en Zúrich, ni en Bermuda, ni en Madrid.

Otros correos electrónicos indican que para finales de 2004 ella ya no era la única beneficiaria. Borja, que entonces tenía 24 años, era dueño del 45% de las acciones. Ambos daban como contacto una dirección en Andorra, considerada hasta hace poco por la legislación como paraíso fiscal. Los dos viven la mayor parte del tiempo en España.

Esta división de la sociedad estuvo a punto de cambiar en noviembre de 2006. El abogado de Tita, Jaime Rotondo, escribía a la empresa intermediaria que “por un nuevo acuerdo familiar” podría ser posible que Borja quisiera transferir sus acciones a su madre. Pero esa transferencia nunca se materializó, a pesar de las idas y venidas de correspondencia electrónica entre las Cook y Madrid. En julio de 2008 Rotondo confirmaba que “por el momento los accionistas no están pensando en ningún tipo de transferencia”.  

Carmen Cervera también se negó a hablar con El Confidencial, aunque Rotondo sí ofreció declaraciones sobre algunas cuestiones de su patrimonio. Confirmó que ella estaba relacionada con Nautilus Trustees Limited, pero no quiso aclarar quién tenía sus acciones. Pero Borja parece seguro de saber qué es suyo y para él la solución para conocer qué se está haciendo con sus bienes radica en los tribunales.

Esta guerra legal no es fácil dada la opacidad que rodea a las sociedades en paraísos fiscales, dueñas del patrimonio, y está llena de múltiples batallas dignas de una telenovela. Tita acusó a Borja de revelación de secretos. Borja se querelló contra su madre porque decía que un Goya y un Giaquinto valorados en casi 7 millones de euros eran suyos. Tita reclamó a su hijo 200.000 euros de una cuenta común. Borja hizo una contrademanda pidiéndole una cantidad mayor que supuestamente ella había cogido de una cuenta suya. El único caso cerrado es el de los cuadros, que Borja perdió, aunque la puerta está abierta para perseguirlo por la vía civil. El resto de juicios sigue en curso, después de varios años. La justicia de Bermuda ha sido más rápida que la española, a pesar de haber tardado unos 15 meses en resolver. Por ahora, madre e hijo van empate a uno.

El periodista Titus Plattner participó en la elaboración de esta información.

NOTA DE REDACCIÓN

El Confidencial inicia la publicación de una serie de reportajes elaborados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), una red independiente de periodistas repartidos en más de 60 países que colaboran en investigaciones transfronterizas impulsada y amparada por el organismo estadounidense sin ánimo de lucro Centro para la Integridad Pública (Center for Public Integrity).

Para la elaboración de este trabajo, los periodistas han tenido acceso a información original proveniente de firmas especializadas en la creación de sociedades en paraísos fiscales, además de documentos y testimonios de fuentes expertas en asuntos fiscales. Los directamente afectados han tenido la oportunidad de ofrecer su versión de los hechos.

La información clave está bajo secreto de sumario y los abogados no pueden hablar de ello, pero una reciente sentencia abre una pequeña ventana en la lucha de la familia Thyssen-Bornemisza sobre una fortuna situada en paraísos fiscales. Borja acaba de ganar un caso a su madre en Bermuda que le permitirá conocer, después de años de batallas legales, cómo están siendo utilizados sus bienes.