LOS PARADISE PAPERS ARROJAN LUZ

Así se compran casas en España desde sociedades en paraísos fiscales

Extranjeros compran inmuebles en los últimos años usando sociedades pantalla, entre otros motivos, por dar salida a capital habido en jurisdicciones opacas o por la búsqueda de anonimato

Foto: Montaje de Carmen Castellón.
Montaje de Carmen Castellón.

Antonio Ruiz Soler fue el bailaor y director artístico español más afamado de la segunda mitad del siglo XX. Conocido como Antonio el bailarín, su arte triunfó en nuestro país y se diseminó por medio mundo hasta llegar a Hollywood, donde participó en varias películas. En 1961, se hizo construir una casa en Marbella a escasos metros del mar. Era una Marbella aún virgen de turismo masivo y ajena al auge inmobiliario que luego sobrevino.

“La casa, que tardó dos años en construirse, es como una Alhambra en miniatura, con puertas antiguas, pilares de mármol negro, blanco y rosa, y vigas de madera de castaño en el techo, las cuales se inclinan para encontrarse con las paredes blancas”, dijo el artista en una entrevista en 1970. La llamó El Martinete. Tenía una razón para hacerlo: fue el primero que hizo una recreación zapateada del martinete, uno de los palos del flamenco.

[Consulte el especial sobre los Paradise Papers]

Restaurada varias veces tras la muerte de Antonio el bailarín en 1996, esa villa conserva aún la piscina en cuyos azulejos del fondo está reproducido el dibujo que le regalara Pablo Picasso a su amigo bailaor en 1961. Hoy, la casa El Martinete, de 1.755 m² construidos, está en venta por 15 millones de euros y también se alquila como una vivienda de “seis estrellas”.

Villa El Martinete en Marbella.
Villa El Martinete en Marbella.

La propiedad pertenece a la sociedad Parus Enterprises SL desde 1995, cuya administradora única es la ciudadana británica E. L. S. Tanto la sociedad limitada, que es propietaria de la casa, como sus últimos beneficiarios, los británicos E. L. S. y N. J. S.*, están vinculados a un complejo entramado de entidades registradas en los paraísos fiscales de las Seychelles y Mauricio. La sociedad Blenheim PPC (Mauricio), con la ayuda del proveedor de servicios ‘offshore’ Appleby, se encarga parcialmente de las gestiones derivadas de la administración de la casa El Martinete y sus actividades económicas.

El caso de El Martinete es solo uno entre los muchos hallados durante la investigación Paradise Papers, nacida de una filtración de más de 11 millones de documentos obtenidos por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung' y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), El Confidencial y La Sexta en España y otros 94 medios internacionales.

Compra indirecta con nombre del propietario

Son decenas las casas compradas en España por sociedades registradas en paraísos fiscales que aparecen en la documentación analizada. Destacan la Costa del Sol y el entorno de Marbella como uno de los lugares favoritos para ese tipo de operaciones. Los expertos en el mercado inmobiliario consultados hablan de varias razones para adquirir casas de forma indirecta a través de una sociedad limitada. Entre los técnicos, citamos a Patricio Palomar, de Aire Partners; otros prefieren ocultar su identidad.

[Álbum: estos son todos los implicados en los Paradise Papers]

En ocasiones, los inmuebles fueron comprados a través de sociedades españolas que están vinculadas a otras entidades registradas en jurisdicciones opacas, pero donde las personas propietarias figuran con su nombre completo como accionistas de una SL local.

En este supuesto, entre las razones para actuar así puede estar la salida de un capital oculto en un paraíso fiscal procedente de actividades alegales o ilegales llevadas a cabo por el inversor. También puede ser para facilitar el traspaso de la casa a familiares en caso de enfermedad o muerte, ya que estos comprarían las acciones de una sociedad y no directamente un inmueble, evitando de ese modo el pago del impuesto de donaciones o sucesiones. Igualmente, la sociedad limitada se convierte en un vehículo apropiado para administrar a los empleados del hogar o para otras actividades económicas asociadas a él, como la gestión de un posible alquiler.

En la documentación de Appleby, un caso paradigmático de compra indirecta con identificación del propietario lo constituyen un chalé ubicado en la exclusiva urbanización madrileña de La Florida y un apartamento en Sotogrande (Cádiz). Ambos inmuebles están bajo el paraguas de dos sociedades limitadas registradas en España cuya accionista única es Twombly Properties Ltd, una entidad ‘offshore’ de las Islas Vírgenes Británicas.

No obstante, los documentos de los registros mercantil y de la propiedad permiten determinar los propietarios reales, un inversor francés y su mujer española. Ambos tienen una compleja estructura ‘offshore’ gestionada por Appleby en las Bermudas que comprende varios trust, sociedades y cuentas bancarias.

El propietario oculta su identidad

Un segundo modelo encontrado entre la filtración de Paradise Papers consiste en ocultar la verdadera identidad de los dueños de la sociedad limitada española que posee la casa. En este caso, los últimos beneficiarios solo se pueden conocer si se tiene acceso a la documentación de la sociedad pantalla que actúa en el paraíso fiscal, lo que muchas veces es incluso difícil de rastrear para la Administración del Estado.

Los usos más habituales de los paraísos fiscales tienen como fines la elusión y la evasión de impuestos, el blanqueo de dinero originado en actividades ilícitas (narcotráfico, corrupción política) o la ocultación de patrimonio por residir en un país donde la seguridad jurídica de los bienes y la propia seguridad física de las personas lo recomiendan. Esas razones alientan asimismo a comprar inmuebles en España mediante sociedades que oculten al máximo la identidad de sus dueños.

Estos subterfugios son cada día más complicados de llevar a cabo gracias a una progresiva implementación de la ley de prevención del blanqueo de capitales de 2010. Pero los expertos consultados advierten de que aún quedan trucos que se utilizan a menudo. Por ejemplo, el comprador real otorga un préstamo a un testaferro, habitualmente un abogado, para que adquiera una sociedad limitada que a su vez compre el inmueble. Como resultado, el deudor (testaferro) aparecerá en los registros como el propietario, mientras que la identidad del dueño auténtico permanecerá oculta.

Los abogados y peritos que hablaron con este diario en condición de anonimato afirman que en los últimos tiempos hay muchos ciudadanos venezolanos y rusos que llevan la legalidad hasta el límite para adquirir inmuebles en España, evitando al máximo que su nombre aparezca en los registros.

Uno de los casos que ilustran la búsqueda de anonimato -El Confidencial desconoce si el capital empleado tiene un origen ilícito- es el de la sociedad Scarba Limited, registrada en el paraíso fiscal Isla de Man en 2001. Según las informaciones que aparecen en la filtración, comparte dirección postal con la sede de Appleby en ese territorio, lo que demuestra que es una sociedad pantalla. Pertenece a dos ciudadanos suecos, P. R. W. y R. M. W., que a través de Scarba Ltd asentaron tres sociedades en España en 2002 para la promoción inmobiliaria y el alquiler y compraron dos apartamentos en una urbanización de Marbella. Los beneficiarios últimos de los dos inmuebles quedan ocultos.

Factura de Appleby a Scarba Limited.
Factura de Appleby a Scarba Limited.

_

*Ninguno de los propietarios de las casas referidas en este artículo tiene un interés público. Por esa razón, este diario prefiere no revelar su identidad.

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Footer Paradise Papers
Footer Paradise Papers

[Consulte el especial sobre los Paradise Papers]

Paradise Papers

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios