investigación internacional

Paradise Papers: golpe a las últimas barreras de las élites en los paraísos fiscales

Los secretos de una de las mayores firmas 'offshore' del mundo y el contenido de los registros de 19 jurisdicciones opacas quedan al descubierto en una nueva investigación

Foto: Más de 380 periodistas de 96 medios de 67 países diferentes han trabajado en los Paradise Papers.
Más de 380 periodistas de 96 medios de 67 países diferentes han trabajado en los Paradise Papers.

Pasar por las Islas Caimán, Luxemburgo y España para comprar un trozo de tierra en Argentina, tener una oficina vacía en las Bermudas para registrar la marca de unos míticos deportivos u ocultar dos millones de euros procedentes del negocio familiar. Estas operaciones, todas reales, se llevan a cabo a diario gracias a complejos esquemas que utilizan sociedades en jurisdicciones opacas de todo el mundo. Bufetes y asesores trabajan para explotar los agujeros legales y ahorrar a millonarios y multinacionales decenas de miles de euros en impuestos o para blanquear dinero procedente de actividades ilícitas.

[Consulta el especial sobre los Paradise Papers]

Pero un eslabón se ha roto en el círculo mágico que guarda los secretos de los paraísos fiscales. Una filtración de 13,4 millones de documentos deja ahora al descubierto los complejos procedimientos que más de 120 políticos de todo el mundo y empresas como Apple o Nike utilizan para administrar sus patrimonios, eludir el pago de impuestos u ocultar bienes a los fiscos nacionales. La documentación incluye información de cerca de 600 personas vinculadas a España con negocios ocultos en refugios fiscales que, tras la publicación de estos datos, dejarán de serlo.

Se trata del contenido de la investigación internacional Paradise Papers, basada en el análisis de documentos procedentes de dos despachos proveedores de servicios ‘offshore’ y de 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas, Islas Caimán, Malta y Bermudas entre ellos. Trece de estos países son considerados paraísos fiscales por España. La filtración fue obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, que la compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) para dirigir el trabajo que se publica en 96 medios de todo el mundo, entre ellos, The New York Times, The Guardian y Le Monde. En España, han trabajado en exclusiva con esta documentación El Confidencial y La Sexta durante un año.

El cerebro de las operaciones

En las islas Bermudas, detrás de una fachada azul adornada con columnas blancas, se halla Appleby. Allí fue fundada. Esta firma de servicios financieros y legales es uno de los despachos que forman parte del selecto 'círculo mágico offshore', como se denomina el grupo de las empresas más prestigiosas del sector. Nombrada varias veces "firma 'offshore' del año", su influencia llega tan lejos que ha colaborado en fijar el marco legislativo que regula esas sociedades secretas en las Islas Cook.

Esta investigación ha tenido acceso a alrededor de siete millones de documentos que acreditan la actividad de Appleby entre 1950 y 2016. Se trata de correos electrónicos, documentación mercantil y bases de datos relativos a clientes de 180 países. El grueso de estos clientes residen en Estados Unidos, pero también destaca una intensa actividad en Reino Unido, China o Canadá. En la mayoría de los casos se trata de individuos con fortunas por encima de los 30 millones de dólares, conocidos como UHNWI (del inglés 'ultra-high-net-worth individual’).

Appleby también goza de una sólida reputación en España. Destaca su trabajo legal con los más importantes despachos de abogados, como Cuatrecasas o Garrigues, y maneja las fortunas de pudientes familias españolas. Desde sus oficinas, se gestiona también los negocios globales de Glencore, la multinacional de materias primas que ha llevado a su accionista español, Daniel Maté, a ser la décima fortuna del país.

Appleby no trabaja con cualquiera. Los siete millones de archivos internos consultados por este diario indican que, por ejemplo, rechazó como cliente al presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, en junio de 2014. La situación de violencia en el país, se lee en un correo interno, ponía en riesgo la reputación de la firma.

Pero su atención ha sido menor con personajes menos expuestos a las portadas internacionales. Los documentos incluyen los detalles de una estructura fiscal creada para que un alto cargo del Gobierno ruso y amigo de Vladimir Putin pudiera utilizar su avión personal. O, como se desprende de las notas de una reunión en julio de 2014, se mantuvieran las inversiones de un fondo controlado por el Gobierno libio cuyos recursos económicos en un banco europeo habían sido congelados debido a las sanciones internacionales contra el país árabe.

La firma ha asegurado a los periodistas de esta investigación que cumple con “los más altos estándares requeridos por los reguladores”.

Paradise Papers, ilustración. (Rocco Fazzari / ICIJ)
Paradise Papers, ilustración. (Rocco Fazzari / ICIJ)

Fiscalidad 'benévola'

Son inevitables los paralelismos con la actividad de Mossack Fonseca, el despacho panameño clave en la investigación de los Papeles de Panamá. Pero el caso de Appleby es diferente. Se trata de una firma de renombre internacional, con más recursos y, sobre todo, que no se dedica a ser una mera maquinaria de creación de sociedades 'offshore'. Aunque no se trate de una consultora fiscal, Appleby ayuda a construir complejos esquemas que permiten a empresas de todo el mundo eludir el pago de impuestos en los países donde realmente operan y a multimillonarios a circular su patrimonio por caminos nebulosos para las haciendas de los países donde realmente residen.

No es difícil para un cliente español entrar en contacto con este tipo de servicios. Tal y como explican diferentes fuentes del sector, un despacho en España se limitaría a asesorar sobre la estructura y los medios jurídicos o societarios más convenientes para la finalidad pretendida por el cliente, pero no armaría directamente el entramado. Es aquí donde entran en juego los servicios de un proveedor de servicios 'offshore'.

“Es el marco internacional de los negocios lo que justifica el uso de sociedades 'offshore', que no es ilegal de por sí”, recuerda Francisco Bonatti, vicepresidente del Instituto de Expertos Externos en Prevención del Blanqueo de Capitales (INBLAC). "Otra cosa distinta es el uso de dichas sociedades para desplazarse a territorios con una fiscalidad más benévola, cuya regularidad depende, en mayor medida, del ‘límite’ que cada despacho quiera imponer a su planificación fiscal", advierte.

Hay varios casos en las estructuras creadas por Appleby donde no hay más propósito que tributar por los beneficios en jurisdicciones con tasaciones ínfimas o a través de sociedades pantalla. Después de que en 2013 el Senado de Estados Unidos descubriera que la empresa más rentable de su país, Apple, estaba evadiendo millones en impuestos a través de sus filiales en Irlanda, los abogados de empresa fundada en 1976 por Steve Jobs hablaron por correo electrónico con Appleby. Pedían al proveedor consejo sobre si moviendo una de esas filiales habrían podido seguir trabajando "sin estar sujetos a tasación en esa jurisdicción".

La empresa del iPad y el iPhone anunció la semana pasada un aumento del beneficio del 5,8% en los resultados del año fiscal de 2017, hasta lograr los 48.351 millones de dólares. La multinacional atesora 268.900 millones en efectivo, la mayoría fuera de Estados Unidos para reducir la carga fiscal. Ya en 2016, la Comisión Europea ordenó a Irlanda recuperar 13.000 millones de euros por ayudas fiscales ilegales a Apple entre 2003 y 2014. Un acuerdo entre Irlanda y Apple había permitido pagar a la multinacional una tasa efectiva del impuesto de sociedades del 1% de sus beneficios europeos en 2003 que bajó hasta el 0,005% en 2004.

Por Países Bajos, Irlanda y las Bermudas pasó el 35 por ciento de los beneficios que las multinacionales estadounidenses declararon en el exterior en 2013

A Nike, por su parte, le basta con tener una pequeña pila de documentos en las oficinas de Appleby para cobrar los derechos del mítico logo que luce en todas sus prendas. En Nike International Ltd. de las Bermudas no hay oficinas ni personal. No tiene actividad alguna en ese archipiélago caribeño.

No se trata de casos aislados. De acuerdo con un reciente estudio del Institute on Taxation and Economic Policy, 366 de las 500 empresas estadounidenses con más volumen de venta cuentan con 9.755 con sociedades filiales 'offshore'.

Los documentos analizados ayudan a entender por qué tres jurisdicciones relativamente pequeñas –Países Bajos, Irlanda y las Bermudas– son un destino deseado por las grandes multinacionales, unos territorios que acogen al 0,3% de población mundial. Sin embargo, según las investigaciones de Gabriel Zucman, economista de la Universidad de Berkeley en California (Estados Unidos), por esos tres países pasó el 35% de los beneficios que las multinacionales estadounidenses declararon en el exterior en 2013.

Eliminar velos

Ocultar bienes y eludir impuestos en estas jurisdicciones tiene un impacto directo sobre la riqueza del resto de Estados. De acuerdo con las estimaciones de Gabriel Zucman, las multinacionales redistribuyen artificialmente alrededor de 600.000 millones de euros cada año utilizando los paraísos fiscales, una cifra equivalente a la mitad del PIB español. Según los cálculos de Zucman, el 10% de la riqueza mundial se oculta en jurisdicciones secretas.

Los ‘Paradise Papers’ derriban las barreras utilizadas para ocultar negocios que pretenden ocultar la identidad de los auténticos beneficiarios

Los Paradise Papers derriban las barreras utilizadas hasta ahora para ocultar negocios que pretenden ocultar la identidad de los auténticos beneficiarios. La filtración de documentos también incluye seis millones de archivos que provienen de los registros mercantiles de 19 jurisdicciones que son paraísos fiscales o que permiten una baja tributación, algunas de ellas entre las más opacas del mundo. Es el caso de las Islas Cook, cuyo registro no facilita ningún tipo de información, o el de las Islas Caimán, que facilitan por 30 dólares información muy básica de una sociedad.

También incluye casi 85.000 sociedades creadas entre 1965 y 2016 del registro mercantil de Malta. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) considera que este país de la Unión Europea todavía no cumple con los estándares de transparencia e intercambio de información fiscal. El mismo Parlamento Europeo tiene a Malta bajo la lupa y el próximo 13 de noviembre se reunirá para analizar "el papel de la ley y del lavado de dinero" en esa isla mediterránea. Ya el pasado mes de agosto la Comisión Europea llamó la atención al Gobierno de La Valeta por su retraso en aplicar la directiva para combatir el blanqueo de dinero.

En los últimos años, tal y como confirman fuentes de la Agencia Tributaria española, la cooperación internacional por medio del intercambio de información se está viendo sensiblemente incrementada, debido sobre todo a la acción internacional de presión contra numerosos territorios considerados hasta hace poco tiempo paraísos fiscales.

No es difícil suponer que, a medio plazo, la opacidad va a menguar y la transparencia financiera internacional va a tender a incrementarse, y así lo destaca una firma de asesoramiento legal y fiscal de alcance mundial como PricewaterhouseCoopers (PwC). En un reciente informe, PwC destacaba que las grandes empresas están reconociendo el daño a nivel de imagen corporativa que supone el uso de paraísos fiscales. Operar en jurisdicciones 'offshore', asegura una de las ‘Big Four’, se verá pronto como una actuación "inaceptable".

_

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Paradise Papers

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios