Es noticia
Menú
Las empresas recurren a la reforma laboral de Rajoy para limitar la subida de salarios
  1. Economía
Con las inaplicaciones de convenio

Las empresas recurren a la reforma laboral de Rajoy para limitar la subida de salarios

Tras el fracaso para alcanzar un pacto de rentas, la CEOE recomienda a patronales y empresas que se descuelguen de los convenios colectivos cuando no puedan pagar salarios mayores

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La ruptura de las negociaciones a nivel estatal entre los sindicatos y la patronal para renovar el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) ha privado a España del ansiado pacto de rentas. Ahora la responsabilidad recae sobre las unidades de negociación inferiores, esto es, a nivel sectorial y de empresa, quienes tienen la responsabilidad de pactar la senda salarial en medio de una espiral inflacionista no vista en casi medio siglo. El comité de la CEOE se reunió el martes de urgencia para enviar sus recomendaciones a los equipos negociadores que se encargarán de determinar la evolución de los salarios y, entre estas aportaciones, destaca una muy relevante: el recurso a los descuelgues de convenio.

En un contexto en que los sindicatos exigen garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores con amenazas de movilizaciones, la patronal ha encontrado una vía que puede explotar, la de las inaplicaciones de convenio. Se trata de una palanca muy potente para las empresas que se desarrolló con la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy y que la patronal consiguió salvar en la ‘contrarreforma’ de Pedro Sánchez. Las inaplicaciones del convenio están desarrolladas en el artículo 82 del Estatuto de los Trabajadores y permiten a una empresa descolgarse del convenio colectivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Y entre las materias que pueden ‘esquivar’ las empresas, se encuentra la subida del salario pactada en convenio.

Foto: El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (EFE/Zipi)

De esta forma, las empresas tienen en su poder un instrumento poderoso para modificar las condiciones laborales de sus trabajadores durante el actual periodo de espiral inflacionista. El incremento de costes de la energía que ya están soportando las empresas, sumado a un hipotético aumento de los gastos salariales, sería causa de un deterioro de la rentabilidad de las empresas, lo que daría argumentos para negociar con sus trabajadores la inaplicación del convenio.

El comunicado que la CEOE ha remitido a sus empresas y patronales lo explica de este modo: “Debido a la coyuntura adversa, es importante recordar a las empresas la existencia de mecanismos de inaplicación de las condiciones de trabajo pactadas en los convenios colectivos cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 82.3 del Estatuto de los Trabajadores”. Para la CEOE, fue muy importante salvar este artículo de la reforma laboral y ahora se evidencia por qué.

Para los sindicatos, esta era una cuestión menor durante las negociaciones para la reforma laboral, ya que durante la pandemia las inaplicaciones de convenio fueron mínimas (apenas 20.000 trabajadores afectados). Pero el principal motivo de que las empresas no recurrieran a esta herramienta es que tuvieron un recurso con el que ahora no cuentan: los ERTE del covid. Cuando una empresa necesitaba reducir los gastos salariales, recurría a la suspensión del contrato o a la reducción de jornada que permitían los ERTE, de modo que no necesitaba utilizar los descuelgues, que son más complicados de activar porque requieren negociación con los trabajadores.

Sin embargo, los ERTE de la pandemia fueron un mecanismo excepcional establecido para evitar el colapso del mercado laboral. Los nuevos ERTE tienen una aplicación más compleja y, además, las empresas no necesitan reducir sus plantillas, sino evitar una subida brusca de sus costes salariales. De esta forma, incluso podrían descolgarse de las cláusulas de revisión salarial con el IPC, que actualmente tiene en torno al 27% de los trabajadores afectados por convenios en vigor.

En cualquier caso, los convenios colectivos que se están negociando este año contemplan una subida salarial muy inferior a la inflación. En concreto, los firmados hasta el mes de abril contemplan un alza de apenas el 2,10%, cifra que es un poco superior en el ámbito de empresa, del 2,7%. En cualquier caso, muy lejos del IPC, que se sitúa en el 8% de media anual.

Foto: Imagen: iStock.

Lo que deja esta espiral inflacionista es una tensión creciente entre patronales y sindicatos. “La posición de la CEOE de no mandatar a sus organizaciones empresariales ninguna subida salarial y apostar por una pérdida nítida del poder adquisitivo de los trabajadores no es de recibo y es un suicidio económico”, ha lamentado el secretario general de CCOO, Unai Sordo. “Lo que están planteando los empresarios no va a quedar sin respuesta sindical”, ha advertido Sordo, “vamos a dirigir una campaña de movilización creciente en torno a los convenios colectivos”.

Los sindicatos quieren tensionar la negociación colectiva, pero la CEOE advierte de que las empresas tienen una válvula de escape que sigue vigente tras la reforma laboral. La patronal solicita que la subida de los salarios se vincule a otros indicadores que no generen efectos de segunda ronda sobre los precios, como la productividad. Pero los sindicatos no aceptan esta salida, porque generará pérdidas de poder adquisitivo para los trabajadores en el corto plazo. Un desencuentro que anticipa una primavera agitada en el mercado laboral.

La ruptura de las negociaciones a nivel estatal entre los sindicatos y la patronal para renovar el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) ha privado a España del ansiado pacto de rentas. Ahora la responsabilidad recae sobre las unidades de negociación inferiores, esto es, a nivel sectorial y de empresa, quienes tienen la responsabilidad de pactar la senda salarial en medio de una espiral inflacionista no vista en casi medio siglo. El comité de la CEOE se reunió el martes de urgencia para enviar sus recomendaciones a los equipos negociadores que se encargarán de determinar la evolución de los salarios y, entre estas aportaciones, destaca una muy relevante: el recurso a los descuelgues de convenio.

Convenio colectivo Sindicatos CEOE Negociación colectiva
El redactor recomienda