Es noticia
Menú
Más empleo, menos horas de trabajo: la paradoja del mercado laboral
  1. Economía
EPA DEL CUARTO TRIMESTRE DE 2021

Más empleo, menos horas de trabajo: la paradoja del mercado laboral

La economía recupera los empleos perdidos por la pandemia a gran velocidad. Pero no lo hace el número de horas trabajadas, que todavía está en niveles previos a la pandemia

Foto: Un camarero con un cliente en un bar de Barcelona. (EFE/Enric Fontcuberta)
Un camarero con un cliente en un bar de Barcelona. (EFE/Enric Fontcuberta)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Si el año 2020, cuando irrumpió la pandemia, fue la cruz del empleo —se destruyeron nada menos que 622.600 puestos de trabajo—, 2021 ha resultado ser justo el reverso. En los últimos doce meses la economía ha sido capaz de crear 840.700 empleos. Es decir, que se ha podido recuperar con creces los niveles de ocupación existentes antes de la pandemia.

Ahora bien, el hecho de que haya más empleo —el número de ocupados se sitúa en 20,18 millones— no significa necesariamente que se trabaje globalmente más horas. Y lo que dice la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre es, precisamente, que si se compara el número de horas efectivamente trabajadas con las que había al finalizar 2019 la cifra es todavía un 3,8% inferior.

Foto: Una oficina de empleo, en una imagen de archivo. (EFE)

Este es el dato más significativo de la EPA de 2021, y podría explicar, en parte, el desajuste que existe entre el crecimiento del PIB y del empleo. La Contabilidad Nacional, hay que recordarlo, tiene en cuenta el número de horas trabajadas, por tanto, mide el empleo en términos de trabajo a tiempo completo, y lo que está sucediendo es que la pandemia aceleró la tasa de parcialidad en 2020, aunque se redujo en 2021. Es decir, empleos con menos horas de ocupación. Hoy hay 2,7 millones de trabajadores (las dos terceras partes son mujeres) cuyo tiempo de trabajo no alcanza la jornada laboral ordinaria.

Los trabajadores afectados por un ERTE con reducción de jornada, como se sabe, son ocupados a efectos estadísticos, y aunque el número de trabajadores amparados por un expediente de regulación de empleo es hoy muy pequeño (algo más de 102.000), la media del año refleja que se han perdido muchas horas de trabajo.

Otro dato destaca de la EPA de 2021. La población activa, la suma de parados y ocupados, es más alta que la que había antes de la pandemia (23,28 millones frente a 23,15 millones), pero en el cuarto trimestre de 2021 se ha producido un significativo descenso. Ha caído en 159.000 personas, dejando la tasa de empleo (personas con edades comprendidas entre 16 y 64 años) en el 65,1%. Por nacionalidad, el número de activos ha disminuido este trimestre en 128.800 entre los españoles y en 30.100 entre los extranjeros.

Activo e inactivos

La tasa de actividad, por su parte, se sitúa en el 58,65%, todavía dos puntos por debajo de los niveles que había durante la anterior crisis. Estas tasas reflejan las dificultades de la economía española para reducir el número de inactivos (personas que no buscan empleo pese a estar en condiciones de hacerlo).

Esto se debe, fundamentalmente, a los problemas de incorporación de la mujer al mundo laboral. Su tasa de empleo se sitúa todavía diez puntos por debajo de la de los hombres. Tan solo en el cuatro trimestre del año pasado el número de inactivos se incrementó en 216.600 respecto del tercer trimestre del mismo año, y se sitúa en 16.418.200. En los 12 últimos meses los inactivos han disminuido en 153.200, lo que supone una variación anual de apenas el –0,92%. Un dato que resulta sorprendente porque cuando la economía crece con fuerza, como sucede ahora, el número de inactivos suele bajar de forma significativa antes las mayores probabilidades de encontrar empleo.

Como recuerda el INE, a partir del tercer trimestre de 2020, con la posibilidad real de buscar empleo, una parte de quienes antes estaban inactivos pero disponibles para trabajar contribuyeron al incremento del paro o pasaron directamente a la ocupación. En el primer trimestre de 2021 los inactivos disponibles para trabajar repuntaron, disminuyendo de nuevo en los trimestres sucesivos. En este cuarto trimestre de 2021 se han reducido en 120.000 personas.

La EPA, en cualquier caso, lo que refleja es que en los últimos doce meses el empleo se ha incrementado en 744.300 personas en el sector privado y en 96.400 en el público., que crece a un ritmo del 2,85% anual.

La economía tiene hoy unos niveles de ocupación similares a los que tenía en el cuarto trimestre de 2008, cuando la crisis financiera comenzaba a notarse con fuerza (20,18 millones frente a 20,05 millones), pero entonces España con una población que era inferior en 1,4 millones (47,3 millones frente a 45,9 millones).

La tasa de paro se sitúa hoy en el 13,3%, la más baja desde el cuarto trimestre de 2008, pero todavía lejos del nivel que existía en el momento álgido de la burbuja inmobiliaria, cuando se llegó a un mínimo histórico en democracia del 7,9% (segundo trimestre de 2007).

Si el año 2020, cuando irrumpió la pandemia, fue la cruz del empleo —se destruyeron nada menos que 622.600 puestos de trabajo—, 2021 ha resultado ser justo el reverso. En los últimos doce meses la economía ha sido capaz de crear 840.700 empleos. Es decir, que se ha podido recuperar con creces los niveles de ocupación existentes antes de la pandemia.

Encuesta de Población Activa (EPA) Pandemia PIB Crisis
El redactor recomienda