Es noticia
Menú
Díaz busca una subida pactada del SMI para aplicar con efecto retroactivo a 1 de enero
  1. España
LOS SINDICATOS PIDEN SITUARLO EN 1.000 EUROS

Díaz busca una subida pactada del SMI para aplicar con efecto retroactivo a 1 de enero

Las dificultades en las negociaciones políticas con los grupos parlamentarios para sacar adelante el decreto sobre la reforma laboral han retrasado los planes del ministerio

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d), en la sede de UGT en Barcelona. (EFE/Enric Fontcuberta)
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (d), en la sede de UGT en Barcelona. (EFE/Enric Fontcuberta)

Trabajo no acudirá a la mesa de diálogo social sobre el salario mínimo interprofesional (SMI) con una propuesta concreta de subida, pero sí con el objetivo de que se aplique con efectos retroactivos a 1 de enero. Así lo trasladan desde el ministerio que lidera Yolanda Díaz, cuya intención pasa por recuperar el pacto con los agentes sociales después de que la anterior subida se produjese sin el respaldo de la patronal. Las dificultades en las negociaciones políticas con los grupos parlamentarios para sacar adelante el decreto sobre la reforma laboral han retrasado los planes de Trabajo para abordar el incremento. En sus previsiones estaba convocar esta mesa a principios de mes, después de Reyes. Finalmente, se ha acordado celebrarla el próximo 7 de febrero. La votación del decreto sobre la reforma laboral se producirá cuatro días antes, el próximo jueves.

La primera reunión será técnica, sin la participación de los principales representantes de sindicatos, empresarios y Gobierno. El objetivo es que no se demore mucho en el tiempo, debido a que el SMI está ahora mismo congelado en 965 euros. Lo habitual es que las actualizaciones se produzcan en enero, coincidiendo con los nuevos presupuestos. Si bien el Ejecutivo no llevará una propuesta y acude a la mesa de negociación con ánimo de escuchar y meter en el acuerdo a sindicatos y patronal, desde las principales centrales sindicales reclaman situar el SMI en 1.000 euros, en línea con las recomendaciones de la Comisión Asesora para el Análisis del Salario Mínimo Interprofesional. La patronal, en cambio, acudirá a la mesa desde una posición de rechazo a esta subida.

La máxima de Díaz pasa por recuperar el consenso en esta materia y seguir la dinámica de acuerdos tanto con empresarios como con sindicatos. "Convoco la reunión el día 7 y lo hago para escuchar a los agentes sociales", explicaba este jueves desde Barcelona la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo, evitando dar más detalles de las intenciones de su departamento.

El compromiso programático, al que se suma todo el Gobierno, es que al final de la legislatura, en 2023, el SMI se sitúe en el 60% del salario medio, como marca la Carta Social Europea. Con todo, respecto a la aplicación con carácter retroactivo existen más diferencias en el seno de la coalición. La última subida, de 950 a 965 euros, se produjo el pasado mes de septiembre. Según el informe de la Comisión Asesora, el 60% del salario medio correspondería a 1.027 euros en 14 pagas, teniendo en cuenta la media de la horquilla propuesta.

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/Emilio Naranjo) Opinión

Esta senda comenzó en 2019 con el primer incremento, de un 22,3%, hasta los 900 euros. En 2020 y 2021, se fijó en 950, y en septiembre se subió otros 15 euros. En total, el SMI suma 229 euros más desde 2019, un 31%. El acuerdo de gobierno recoge como elementos a tener en cuenta para determinar el incremento el índice de precios de consumo, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

De seguirse la misma línea que hasta ahora, en 2022 correspondería una subida de 32 euros, acercándolo a los 1.000 euros en 14 pagas, como reclaman los sindicatos. Sin embargo, esta cuantía podría variar a la baja con el objetivo de incluir en el acuerdo a la CEOE.

El anuncio de la puesta en marcha de la mesa de negociación para subir el SMI se realizó coincidiendo con la visita de dos días a Cataluña de la vicepresidenta segunda, en el marco además de las negociaciones políticas para lograr el apoyo de ERC a la reforma laboral. La vicepresidenta participó en un acto con delegados sindicales de UGT y en una asamblea de CCOO para defender el decreto y redoblar la presión sobre los republicanos. "Estoy sorprendida porque pareciera que estamos en campaña electoral", reprochó durante este segundo encuentro, sin mencionar directamente a ERC.

Respaldo a la reforma laboral en territorio ERC

Díaz también censuró el "ruido" en este debate y, concretamente, a quienes argumentan desde la izquierda que la reforma laboral "es liviana". Este jueves visitará la fábrica de SEAT en Martorell, donde además de reunirse con sus directivos lo hará también con los trabajadores para escenificar el respaldo a la reforma en una icónica fábrica referente de movilizaciones sindicales.

Yolanda Díaz convocará el 7 de febrero la reunión para una nueva subida del salario mínimo

A la espera de que pueda producirse un acuerdo en el tiempo de descuento, algo que dificulta la negativa de la parte socialista del Ejecutivo a aceptar ningún cambio en el texto, Díaz y ERC luchan también por el relato. La primera visibilizando el respaldo de los trabajadores y haciendo pedagogía sobre un proyecto que ha vendido con hipérbole, y los segundos justificando que se trata de una reforma descafeinada, como demostraría la voluntad de Ciudadanos de apoyarla.

Dentro del Ejecutivo, Unidas Podemos está concentrando sus esfuerzos negociadores con los socios parlamentarios del bloque de investidura, encabezados por ERC, mientras que los socialistas ya han abierto negociaciones con Ciudadanos a través de su grupo parlamentario buscando una geometría variable. La máxima es que no se introduzcan cambios, lo que no solo deja fuera a los independentistas, sino que también dificulta la entrada en el acuerdo del PNV, que reclama como línea roja incluir la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los nacionales.

Trabajo no acudirá a la mesa de diálogo social sobre el salario mínimo interprofesional (SMI) con una propuesta concreta de subida, pero sí con el objetivo de que se aplique con efectos retroactivos a 1 de enero. Así lo trasladan desde el ministerio que lidera Yolanda Díaz, cuya intención pasa por recuperar el pacto con los agentes sociales después de que la anterior subida se produjese sin el respaldo de la patronal. Las dificultades en las negociaciones políticas con los grupos parlamentarios para sacar adelante el decreto sobre la reforma laboral han retrasado los planes de Trabajo para abordar el incremento. En sus previsiones estaba convocar esta mesa a principios de mes, después de Reyes. Finalmente, se ha acordado celebrarla el próximo 7 de febrero. La votación del decreto sobre la reforma laboral se producirá cuatro días antes, el próximo jueves.

SMI
El redactor recomienda