Es noticia
Menú
La negociación colectiva se calienta y Sordo advierte de un escenario de conflictividad laboral
  1. Economía
LA REUNIÓN ACABA SIN AVANCES

La negociación colectiva se calienta y Sordo advierte de un escenario de conflictividad laboral

El secretario general de CCOO reclama que los salarios mantengan su poder adquisitivo en el trienio 2021-2023, mientras Garamendi pide desligarlos de la inflación: "Estamos en guerra"

Foto: El secretario general de CCOO, Unai Sordo (i), y el presidente de la CEOE. Antonio Garamendi. (Emilio Naranjo/EFE)
El secretario general de CCOO, Unai Sordo (i), y el presidente de la CEOE. Antonio Garamendi. (Emilio Naranjo/EFE)

El pacto de rentas auspiciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no va a ser fácil. Patronal y sindicatos han salido de la reunión de esta tarde sobre la actualización de Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva con posiciones muy distantes. Ya lo estaban antes de que el Kremlin lanzase sus tanques hacia Kiev, y cada día lo están más a medida que la guerra en Ucrania se estanca, las sanciones a Rusia se agravan y la espiral inflacionista se refuerza.

Para los sindicatos, la línea roja es el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, igual que ocurrirá, previsiblemente, con las pensiones. Para la patronal, el aumento desmesurado de los sueldos provocaría un círculo vicioso que dispararía aún más los precios, en lo que se conoce como efectos de segunda ronda. El Gobierno medió el pasado lunes, con una reunión en Moncloa que no ha servido para acercar posturas. A juzgar por las declaraciones de unos y otros este miércoles, se encuentran más alejadas que nunca, como demuestra los nulos avances de un encuentro donde ni siquiera se han puesto cifras encima de la mesa, según fuentes sindicales.

Foto: Reunión de la mesa de diálogo social en la Moncloa. (EFE)

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, ya advierte de protestas en la calle si los empresarios no se avienen a sus demandas: "Llegado el caso, la movilización tendrá que acompañar a la negociación". Para el líder sindical, la situación podría dinamitar la relativa paz social que se ha vivido durante los últimos años, caracterizada por acuerdos muy relevantes en ámbitos como la reforma laboral. "Creo que un escenario de conflictividad laboral en el medio y largo plazo está casi garantizado", ha llegado a decir durante el parón convocado este mediodía para condenar la invasión rusa de Ucrania. Pero ha puntualizado: "Quizá no ahora".

La guerra lo condiciona todo, y las centrales son conscientes de que actualizar los salarios en función de un Índice de Precios al Consumo (IPC) del 7,4%, en máximos de tres décadas, no es posible. Sin embargo, exigen que en el conjunto del periodo que esté vigente el nuevo marco para la negociación colectiva (2021-2023) el poder adquisitivo no se pierda. El escenario casi deflacionista de principios del año pasado y la moderación prevista para 2023 ayudarían, según Sordo, a que sea posible subir los salarios de forma acorde a la media de inflación del trienio, algo que la patronal descarta.

Garamendi: "Estamos en guerra"

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha sido muy gráfico este miércoles en su rechazo a vincular la actualización de los salarios con el IPC: "Estamos en guerra". Si antes del conflicto la patronal ya se oponía a las reivindicaciones de los trabajadores, la espiral de precios alimentada por la invasión de Ucrania y las sanciones de Occidente a Rusia ha aumentado el temor a los llamados efectos de segunda ronda. "Tenemos que ser muy responsables. Se lo pedimos a los empresarios, a los sindicatos y al Gobierno, para tener unas políticas que marquen una ortodoxia muy seria", ha dicho Garamendi. El objetivo: evitar que la inflación coyuntural se convierta en estructural y las alzas de los salarios acaben incrementando los precios.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante la visita a la base letona de Adazi. (EFE/EPA/Toms Kalnis)

Sindicatos y patronal asumen que el acuerdo "no va a ser fácil", en palabras de Sordo, y advierten del impacto de los actuales récords de la energía en la actividad de las empresas y el bolsillo de los trabajadores. Al igual que la CEOE, las centrales no se oponen a las sanciones a Rusia, pero avisan de que los ciudadanos no pueden ser los paganos de la situación. "Hay que cambiar el sistema de precios o va a ser muy difícil que haya un pacto de rentas", ha añadido Sordo, en referencia a las iniciativas del Gobierno para reformar el mercado energético con el objetivo de evitar que los récords del gas se trasladen a nuevos máximos de la electricidad.

Garamendi no ha querido desvelar cuál es exactamente la propuesta de la patronal, mientras todos esperan nuevas medidas que alivien los costes energéticos de las compañías y la factura de los consumidores. Sin ellas, cualquier subida de sueldos serán tan ruinosa para las primeras como insuficiente para los segundos.

El pacto de rentas auspiciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no va a ser fácil. Patronal y sindicatos han salido de la reunión de esta tarde sobre la actualización de Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva con posiciones muy distantes. Ya lo estaban antes de que el Kremlin lanzase sus tanques hacia Kiev, y cada día lo están más a medida que la guerra en Ucrania se estanca, las sanciones a Rusia se agravan y la espiral inflacionista se refuerza.

Negociación colectiva Sindicatos Inflación CEOE Antonio Garamendi