Es noticia
Menú
El déficit público se redujo al 6,9% del PIB en 2021 con 29.300 millones más de recaudación
  1. Economía
Mejora las previsiones del Gobierno

El déficit público se redujo al 6,9% del PIB en 2021 con 29.300 millones más de recaudación

El rebote económico tras el final del estado de alarma y la inflación dispararon los ingresos públicos en la segunda mitad del año. El déficit cerró el año en el 6,9%

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe/Kiko Huesca)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe/Kiko Huesca)

La salida de la pandemia permitió un gran ajuste del déficit público en 2021 y la escalada de los precios en la segunda mitad del año disparó la recaudación ayudando a corregir el saldo negativo de las cuentas públicas españolas. Según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Hacienda, y que ahora tendrán que ser revisados por Eurostat, el déficit público se redujo al 6,8% del PIB (6,9% con ayudas financieras, como adelantó el INE) con un fuerte aumento de la recaudación de la Agencia Tributaria de 29.300 millones de euros. La ministra María Jesús Montero ha celebrado que se trata del mayor ajuste del déficit de la serie histórica, descontando las ayudas financieras con una rebaja del 3,3%.

Este dato ha mejorado todas las expectativas, empezando por la del Gobierno, que esperaba que el déficit cerrar el año en el 8,4% del PIB. La recuperación del empleo ha permitido un fuerte avance de los ingresos por IRPF y cotizaciones sociales, al tiempo que la escalada de los precios ha inflado la recaudación del IVA y los impuestos especiales. De esta forma, aunque el crecimiento del PIB haya defraudado, los ingresos públicos han superado con creces las previsiones. En concreto, la recaudación de la Agencia Tributaria aumentó en un 15,1%, lo que supone nada menos que 29.300 millones más de recursos para las administraciones públicas. En total, la recaudación de la AEAT ascendió hasta 223.300 millones de euros, el dato más elevado de toda la serie histórica.

La recaudación del IVA se incrementó un 14,5% a lo largo del año, incluso a pesar de la bajada del IVA a la electricidad que aprobó el Gobierno antes del verano, lo que supone 9.200 millones de euros más de recaudación. Los ingresos del IRPF aumentaron un 7,5% gracias principalmente a la creación de empleo, lo que aportó 6.700 millones más de recaudación. También se incrementó de forma notable la recaudación del impuesto sobre sociedades por la recuperación de los beneficios empresariales, espoleados por la inflación en la segunda mitad del año. En total, la Agencia Tributaria recaudó 26.600 millones de euros con sociedades, un incremento de 10.800 millones. Finalmente, los impuestos especiales aumentaron un 5% a pesar de que también estuvieron afectados por la doble bajada de los impuestos a la electricidad (consumo y producción). En total, aportaron 900 millones adicionales, hasta los 19.700 millones de euros.

Este incremento de la recaudación permitió esta gran reducción del déficit público al 6,9% del PIB (6,8% sin ayudas financieras), porque el gasto público siguió creciendo en 2021. Esto supone un deterioro del déficit estructural de España, ya que el alivio de los costes extraordinarios de la pandemia no se utilizó para reducir el gasto, sino que el margen generado por algunas partidas (por ejemplo, los ERTE) se destinó a otros gastos. El Estado asumió la mayor parte del nuevo gasto soportando el déficit del resto de los subsectores de la administración.

En concreto, la Administración Central elevó su gasto en 25.800 millones de euros, de los cuales, 10.600 millones fueron transferencias a otras administraciones. En total, su gasto alcanzó los 307.300 millones de euros, lo que supone un nuevo récord histórico de gasto. Una de las partidas más relevantes que impulsó el gasto fue el de la compra de las vacunas, que elevó los consumos intermedios un 13,5% respecto a 2020. Pero también crecieron las prestaciones sociales un 5,7% y el gasto en salarios creció un 3,1%.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/EPA/Ettore Ferrari)

Las comunidades autónomas cerraron el año en equilibrio presupuestario gracias a las transferencias extraordinarias que recibieron del Estado y de los recursos que recibieron de los fondos europeos. En total, sus recursos aumentaron en 19.700 millones de euros con un incremento de más de 9.500 millones de euros en transferencias. Por su parte, los gastos aumentaron en 17.600 millones de euros y eso a pesar de la paulatina remisión de la pandemia y de que las vacunas las compró el Estado. Destaca el incremento del gasto en prestaciones sociales del 7,5%; de los salarios públicos, del 5,6% y de los consumos intermedios, del 6,7%.

Nueve comunidades cerraron el año en superávit, son Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Navarra y País Vasco. Por el contrario, siete tuvieron déficit: Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Murcia y Valencia. Y la última, La Rioja, cerró el ejercicio en equilibrio presupuestario.

Las corporaciones locales terminaron el año con un superávit del 0,3% del PIB, lo que supone un saldo positivo de 350 millones de euros. Esta cifra se mantiene en línea con la de 2020 y vuelve a demostrar el gran fracaso de los alcaldes a la hora de utilizar la suspensión de las reglas fiscales por la que tanto pelearon en el verano de 2020. De hecho, sus recursos crecieron más rápido que el gasto en 2021, lo que significa que ni siquiera gastaron todo lo que ingresaron. En concreto, los recursos aumentaron en 5.500 millones de euros con un incremento de la recaudación del 7,7% y los ingresos crecieron en 5.200 millones.

Las transferencias del Estado también compensaron el déficit de la Seguridad Social, lo que unido al crecimiento histórico de los ingresos por cotizaciones permitió mejorar las cuentas del sistema. En concreto, los Fondos de la Seguridad Social terminaron el año con un déficit del 1% del PIB frente al 2,6% del año anterior, lo que supone 12.000 millones de saldo negativo. Los ingresos por cotizaciones se dispararon en casi 10.300 millones de euros, un 6,8% más, hasta superar los 130.000 millones de euros. Pero también crecieron las pensiones, con un incremento de casi el 5% hasta superar los 138.000 millones de euros.

Los Fondos de la Seguridad Social también incluyen las transferencias del Servicio Público de Empleo (SEPE), cuyo déficit pasó de los 14.000 millones de 2020 a apenas 900 millones negativos. En este caso, la recuperación del empleo y la salida de los trabajadores de los ERTE ha sido clave en esta mejoría.

La salida de la pandemia permitió un gran ajuste del déficit público en 2021 y la escalada de los precios en la segunda mitad del año disparó la recaudación ayudando a corregir el saldo negativo de las cuentas públicas españolas. Según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Hacienda, y que ahora tendrán que ser revisados por Eurostat, el déficit público se redujo al 6,8% del PIB (6,9% con ayudas financieras, como adelantó el INE) con un fuerte aumento de la recaudación de la Agencia Tributaria de 29.300 millones de euros. La ministra María Jesús Montero ha celebrado que se trata del mayor ajuste del déficit de la serie histórica, descontando las ayudas financieras con una rebaja del 3,3%.

Déficit público IVA IRPF
El redactor recomienda