Es noticia
Menú
El INE anticipa un descenso del déficit público al 6,9% en 2021 mejorando todas las previsiones
  1. Economía
32.000 millones menos que en 2020

El INE anticipa un descenso del déficit público al 6,9% en 2021 mejorando todas las previsiones

A falta del dato oficial del Ministerio de Hacienda, las cuentas no financieras del INE muestran una reducción del déficit de más de cuatro puntos del PIB espoleada por la inflación

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe/Miguel Osés)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe/Miguel Osés)

El déficit público se redujo más rápido de lo esperado en el año 2021 gracias al buen ritmo de la recaudación y a la inflación, que elevó el PIB en la recta final del año. El sector público cerró el ejercicio 2021 con una necesidad de financiación de 82.800 millones de euros, según el dato anticipado este jueves por el INE en el marco de las cuentas trimestrales no financieras. La confirmación del dato y el desglose estarán disponibles a partir de las diez de la mañana cuando el Ministerio de Hacienda publique sus datos oficiales.

Lo que muestran los datos del INE es un importante ajuste del déficit público que supera las expectativas del Gobierno y del resto de organismos. En concreto, esos 82.800 millones de déficit suponen el 6,9% del PIB, una cifra que mejora en 1,5 puntos las previsiones que hizo el Ministerio de Hacienda en el mes de octubre en el marco del plan presupuestario para 2022. También la AIReF y el Banco de España pensaban que el déficit sería mayor del que ha sido, aunque no eran tan pesimistas como el Gobierno. La Autoridad Fiscal estimaba que el déficit se iría al 7,9% y el Banco de España lo situaba en el 7,5%.

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/Fernando Alvarado)

Finalmente el repunte de la inflación y la revisión al alza del dato del PIB del cuarto trimestre del año que hizo el INE la semana pasada han terminado por maquillar las cuentas públicas. En cualquier caso, se trata de un saldo negativo que sigue siendo muy abultado y que muestra el esfuerzo fiscal que tendrá que hacer España en los próximos años para volver a bajar del umbral máximo que permite la Comisión Europea en circunstancias normales es del 3%.

El INE ha revisado toda la serie del déficit desde el año 2012 como consecuencia de la incorporación de la Sareb al perímetro público. En concreto, empeora de forma significativa los resultados desde los años 2012 a 2015 con un déficit adicional acumulado de casi 17.000 millones de euros. Por el contrario, el dato de 2020 mejora de forma notable con 7.700 millones menos de déficit. El resultado es que el saldo negativo (incluyendo ayudas financieras) de 2020 fue del 10,3% del PIB y no del 11% como se comunicó inicialmente.

Esto también deja un punto de partida más favorable para el año 2021, lo que facilita que el Gobierno haya podido llevar al déficit por debajo del 7%. En datos absolutos, el saldo negativo pasó de 115.200 millones de euros en 2020 a 82.800 millones en 2021, un descenso de 32.400 millones de euros. En total, el déficit público se redujo en 3,4 puntos del PIB, lo que supone el segundo mejor dato de la serie histórica sólo superado por el ajuste de 4 puntos del año 2013, el posterior al rescate financiero.

En términos trimestrales, España cerró el cuarto trimestre de 2021 con un déficit del 4% del PIB. Esto supone situarse ya muy cerca del déficit previo a la pandemia. En concreto, en el cuarto trimestre de 2019 el saldo negativo fue del 3,2% del PIB. Esto significa que el efecto 'carry over' de 2021 ayudará a contener el déficit en 2022. Sin embargo, en el sentido contrario opera el nuevo paquete de ayudas de 6.000 millones de euros que el Gobierno ha aprobado para hacer frente a la crisis energética.

El ahorro de los hogares

Los hogares mantuvieron durante todo el año 2021 tasas de ahorro muy elevadas que, si bien no llegaron hasta los niveles de 2020, siguieron claramente por encima de la media histórica. En el acumulado del año la tasa de ahorro fue del 11,4% de su renta disponible, casi 4 puntos menos que durante la pandemia, pero casi el doble que en el último ciclo expansivo de la economía española (2014-2019). De hecho, si se excluye el año de la pandemia, es la mayor tasa de ahorro de los hogares de toda la serie histórica. Estos datos muestran que las restricciones todavía tuvieron un impacto negativo sobre el consumo y que, además, los hogares optaron por hacer algo de ahorro preventivo ante la incertidumbre económica.

Esto explica que los niveles de consumo en España sigan por debajo de los existentes antes de la pandemia y que, por extensión, la demanda interna siga lastrada. El ahorro total de las familias alcanzó los 86.500 millones de euros en 2021. Si bien esta cifra es 24.000 millones inferior a la del año de la pandemia, es casi el doble que la registrada durante el anterior ciclo expansivo. En otras palabras, el exceso de ahorro de 2021 fue de más de 35.000 millones de euros que se suma a los más de 60.000 millones acumulados durante el año 2020.

Foto: Foto: EFE/Emilio Naranjo.

Este ahorro está sufriendo una importante pérdida de poder adquisitivo como consecuencia de la escalada de la inflación en 2022. Eso significa que si los hogares quieren mantener sus niveles de consumo actuales tendrán que destinar más recursos y, en ausencia de una gran subida de sus rentas, no tendrán más opción que tirar de sus ahorros. De esta forma es como la inflación empezará a mover el ahorro embalsado de las familias y, por lo tanto, se perderá la gran esperanza de un 'boom' de la demanda interna que tire de la recuperación.

Las empresas también optaron por una posición conservadora en 2021 elevando su colchón de ahorro ante la gran incertidumbre que todavía generaba la pandemia. La masa salarial creció rápidamente por la recuperación de los trabajadores en ERTE y la creación de empleo con un aumento del 5,6% (equivalente a casi 20.000 millones más en salarios). Sin embargo, la masa salarial del sector privado todavía seguía un 3,5% por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Las empresas optaron por mantener el ajuste de la inversión en capital fijo (maquinaria, equipo e inmuebles), con unos niveles de inversión similares a los del año de la pandemia. En total la FBCF creció apenas un 3,4% respecto a 2020 y se mantuvo un 12,5% por debajo de los niveles de 2019. Esto significa que las empresas han recortado más de 22.500 millones de euros en inversión, lo que permite dar oxígeno financiero a corto plazo, pero supone una lacra para la recuperación. El recorte en la inversión sumado a la recuperación de los beneficios dio como resultado un aumento de la capacidad de financiación de las sociedades hasta los 45.500 millones de euros.

El déficit público se redujo más rápido de lo esperado en el año 2021 gracias al buen ritmo de la recaudación y a la inflación, que elevó el PIB en la recta final del año. El sector público cerró el ejercicio 2021 con una necesidad de financiación de 82.800 millones de euros, según el dato anticipado este jueves por el INE en el marco de las cuentas trimestrales no financieras. La confirmación del dato y el desglose estarán disponibles a partir de las diez de la mañana cuando el Ministerio de Hacienda publique sus datos oficiales.

Déficit público Ahorro e inversión
El redactor recomienda