Es noticia
Menú
La ley Beckham hace un agujero de 500 millones de euros al año a Hacienda
  1. Economía
INFORME DE LA UNIÓN EUROPEA

La ley Beckham hace un agujero de 500 millones de euros al año a Hacienda

La llamada ley Beckham no sale gratis. Ahora, por primera vez, la UE ha puesto números. Y en el caso de España son algo más de 500 millones. Más de 9.000 'ricos' se benefician

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Emilio Naranjo)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Técnicamente, se denomina ‘régimen de impatriados’, pero detrás de este concepto se encuentra un término mucho más popular: la llamada ley Beckham. Es decir, los beneficios fiscales que obtienen las rentas más elevadas por instalarse en España, ya sean deportistas de élite, profesionales o altos ejecutivos de corporaciones multinacionales, y que socavan de una manera significativa las bases imponibles del impuesto sobre la renta. Hasta el punto de que en 2020 Hacienda dejó de ingresar por este concepto 502 millones de euros.

El número total de beneficiarios asciende a 9.852, lo que significa que cada uno de quienes se acogieron a este sistema redujo su factura fiscal en 51.020 euros. Por lo tanto, algo más de dos veces el salario medio de los españoles. La cifra de los beneficiarios ha crecido nada menos que un 27,6% desde 2018.

Esta cifra por contribuyente es la segunda más elevada de la Unión Europea, tras Italia (100.000 euros). Muy por encima de los 11.050 euros de Países Bajos, los 29.376 de Suecia o los 28.629 de Irlanda, un país que es la cabeza de puente de las grandes corporaciones estadounidenses en Europa. La media de Portugal, otro país que se ha especializado en los últimos años en importar grandes fortunas, alcanza los 26.948 euros, casi la mitad de lo que deja de ingresar Hacienda por el cambio de residencia fiscal.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Lo que exige Hacienda para acogerse a los beneficios de los impatriados es que no hayan sido residentes en España durante los 10 periodos impositivos anteriores. Se pueden acoger, incluso, los españoles que hayan estado viviendo fuera del territorio nacional durante una década. En estos casos, el tipo aplicable a la base liquidable se sitúa en el 24% para rentas inferiores a 600.000 euros anuales. Por lo tanto, muy por debajo del 47% que les corresponde de aplicarse la actual escala de tramos (un 45% hasta 300.000 euros y un 47% a partir de esa cantidad).

Los datos proceden de un trabajo realizado por el Observatorio Fiscal de la Unión Europea, una entidad de reciente creación que busca cómo reducir la erosión de las bases fiscales que se produce en el conjunto de la región a través de todo tipo de deducciones y bonificaciones tributarias.

Residencia a cambio de menos impuestos

La llamada ley Beckham se introdujo en España en 2003 para atraer a altos ejecutivos y deportistas de élite, y debe su nombre al exjugador del Real Madrid, que fijó su residencia en España tras comprobar que se reducía de forma importante su factura fiscal. Era la época de los galácticos durante la primera presidencia de Florentino Pérez.

Lo que ha comprobado el Observatorio es que los sistemas “más dañinos” son el italiano, el griego y el portugués, que son quienes benefician más a las rentas altas que fijan su residencia en sus respectivos países. “Estos regímenes”, sostiene el documento, “exhiben largos periodos de duración, brindan importantes ventajas fiscales y específicamente se dirigen a personas físicas de altos ingresos que no requieren ninguna actividad económica real en un Estado miembro determinado”. Es decir, que incluso sin actividad económica pueden beneficiarse de las ventajas fiscales. Muchos de los recortes, de hecho, benefician a los jubilados.

Algunas legislaciones nacionales, por ejemplo, permiten que los impatriados aprovechen la rebaja de impuestos durante más de ocho años, y en otros casos los regímenes fiscales habilitan reducciones de los tipos impositivos en más del 50% para rentas imponibles de al menos 500.000 euros. Otros países focalizan sus recortes en el sistema de pensiones, y así en Chipre, Grecia, Portugal o Italia se otorga a los jubilados extranjeros una carga fiscal disminuida que oscila entre el 15% y el 25% para pensionistas con una base imponible superior a los 150.000 euros al año.

Los regímenes menos agresivos incluyen principalmente esquemas de corto plazo y buscan atraer a sus países ciertos profesionales (por ejemplo, el programa de artistas y atletas austriacos o los investigadores finlandeses), en este último caso, con una elevada reducción de la presión fiscal.

Foto: Joe Biden, presidente americano, habla ante el Congreso. (Reuters)

Según la estimación del propio Observatorio, esta práctica reduce las bases imponibles en la Unión Europea en unos 4.500 millones de euros al año. Para hacerse una idea de lo que representa esta cantidad, hay que tener en cuenta que supone una cifra similar a lo que gasta la UE cada año en el programa Erasmus, como recuerda el propio documento.

Según los datos recopilados por el Observatorio, cerca de 200.000 personas en toda la Unión Europea se benefician actualmente de regímenes fiscales específicos. Sin embargo, advierten sus técnicos, lo más probable es que esta cifra se incremente al menos un 50% debido a la falta de datos recientes para algunos países y la ausencia de datos para alguno, especialmente: Chipre, Grecia, Luxemburgo y Malta.

El estudio forma parte del conjunto de investigaciones que está haciendo la Unión Europea para remendar los agujeros que está provocando en la recaudación la competencia entre Estados para atraer contribuyentes, que es especialmente intensa en las rentas más elevadas. “Encontramos que la competencia fiscal toma cada vez más la forma de regímenes fiscales preferenciales o específicos que benefician a la parte superior de los tipos impositivos”, en palabras del Observatorio.

Se pone como ejemplo que el número de regímenes privilegiados ha pasado de cinco en 2005 a 28 en 2020, lo que refleja en parte la erosión de las bases imponibles. La gran vía de agua, como recuerda el informe, sin embargo, continúa siendo el impuesto de sociedades, cuyos tipos impositivos se han desplomado en los últimos 30 años, lo que explica que se haya llegado a un acuerdo en el seno de la OCDE para imponer un suelo del 15%, la tercera parte que en los años ochenta.

Técnicamente, se denomina ‘régimen de impatriados’, pero detrás de este concepto se encuentra un término mucho más popular: la llamada ley Beckham. Es decir, los beneficios fiscales que obtienen las rentas más elevadas por instalarse en España, ya sean deportistas de élite, profesionales o altos ejecutivos de corporaciones multinacionales, y que socavan de una manera significativa las bases imponibles del impuesto sobre la renta. Hasta el punto de que en 2020 Hacienda dejó de ingresar por este concepto 502 millones de euros.

Unión Europea Malta Irlanda Real Madrid IRPF Renta per cápita Súper ricos Ministerio de Hacienda
El redactor recomienda