ahorro e inversión

Cómo reducir tu factura fiscal con inversiones antes de que acabe el año

Las aportaciones al plan de pensiones el último mes del año es una buena fórmula para reducir la base imponible. También se pueden compensar las pérdidas en productos financieros

Foto:

Diciembre es el mes en el que, tradicionalmente, hacemos balance personal del año, pero también es momento para cierre del año en cuanto a tributos. Lo que pocos sabes es que puedes pagar menos impuestos en la próxima declaración de la renta invirtiendo en productos financieros o compensando pérdidas patrimoniales. Y, a estas alturas de mes, todavía es posible. Hasta el 31 de diciembre se pueden hacer aportaciones a un plan de pensiones que reducirán tu base imponible. O en otras palabras, disminuirán los ingresos por los que tendrás que declarar.

El funcionamiento es el siguiente. Ese vehículo de ahorro e inversión tributa como si fuera un ingreso más del trabajo en el IRPF hasta un límite del 30% de la suma de los rendimientos netos y de actividades económicas; el máximo está marcado en los 8.000 euros anuales, que se pueden elevar a otros 2.500 euros si el cónyuge no obtiene renta alguna. Además, las personas con discapacidad pueden incrementar el máximo hasta los 24.500 euros. También hay que tener en cuenta que en el País Vasco y Comunidad Foral de Navarra tienen límites diferentes. Estos importes disminuyen la base imponible, bajando el tipo impositivo.

Tabla de tramos IRPF

De...... aRetención
0€12.450€19%
12.450€22.200€24%
22.200€35.200€30%
35.200€60.000€37%
60.000€ 45%

“Conviene recordar a aquellos contribuyentes que hayan accedido a la jubilación la posibilidad de aplicar una reducción del 40% sobre las prestaciones percibidas de planes de pensiones en forma de capital, que se correspondan con aportaciones realizadas con anterioridad al 31 de diciembre de 2006”, remarcan los expertos en fiscalidad de Baker & McKenzie. Ahora bien, la aplicación de dicha reducción se encuentra sujeta a los siguientes plazos:

  • Para contingencias acaecidas entre los años 2011 y 2014, la reducción puede aplicarse hasta la finalización el octavo año desde la materialización de la contingencia.
  • En el caso de contingencias en un ejercicio posterior (es decir, de 2015 en adelante), el plazo para aplicar la citada reducción es de dos años.

Por lo tanto, desde la firma se recomienda a aquellos contribuyentes que accedieron a la jubilación en 2011 o 2017 valoren la posibilidad de rescatar su plan de pensiones en forma de capital antes de finalizar este año, ya que es el último en el que se podrá optar por aplicar la reducción. “Todo ello, teniendo en consideración la situación personal y el nivel de rentas de cada uno, a los efectos de controlar el tipo efectivo de gravamen”, resalta Baker & McKenzie.

Compensación de pérdidas

Las pérdidas en productos financieros pesan, pero fiscalmente se pueden suavizar al poder compensarlas con los beneficios registrados en otros vehículos y reducir la factura fiscal de las rentas del ahorro. En este sentido, los inversores que registrasen números rojos en 2015 no pueden despistarse porque este año es el último en el que podrán hacer el canje, por lo que deberían realizar alguna venta de acciones o fondos de inversión antes de 31 de diciembre para generar una ganancia patrimonial con la que compensar la pérdida.

Ahora bien, advierten en Baker McKenzie, “no serán deducibles las pérdidas patrimoniales que se deriven del reembolso de participaciones de un fondo de inversión cuando se vuelvan a suscribir participaciones del mismo fondo en el año anterior o posterior al reembolso. En tal caso, la pérdida patrimonial se integrará a medida que se vayan reembolsando las participaciones del fondo”.

En un fondo de inversión puedes deducirte los gastos de la compraventa de las participaciones

Como regla general, la ganancia o pérdida obtenida en el reembolso de participaciones se calcula por la diferencia entre el valor de transmisión o reembolso (reducido, en su caso, por la comisión de reembolso) y el coste de adquisición de dichas participaciones (incrementado, en su caso, por la comisión de suscripción). Si se tratase de un reembolso parcial, para determinar el coste de adquisición de las participaciones, se aplica la regla FIFO (first in, first out) por la que se toman las adquiridas en primer lugar.

Asimismo, en un fondo de inversión puedes deducirte los gastos de la compraventa de las participaciones. Es decir, las comisiones de suscripción y rembolso, ya que ello impacta directamente a la hora de calcular la ganancia o pérdida patrimonial. Lo que no puedes imputar son las comisiones de gestión y de depósito.

*El Confidencial en colaboración con Bestinver, gestora independiente especializada en fondos de inversión y planes de pensiones, pone a disposición de sus lectores el espacio Ahorro e Inversión. Con 30 años de experiencia y 6.200 millones de euros de patrimonio bajo gestión, Bestinver trabaja con el objetivo de generar las mejores rentabilidades a largo plazo para sus inversores.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios