Es noticia
Menú
Lo que le espera a España: la ola del virus provoca un parón en la economía europea
  1. Economía
Alemania aguarda una recaída

Lo que le espera a España: la ola del virus provoca un parón en la economía europea

Las empresas vaticinan una recaída de la actividad en el último trimestre en Alemania, el país que primero sufrió la actual ola del virus. En España la velocidad de aumento de los contagios amenaza las Navidades

Foto: Cartel de coronavirus en el estadio del Dortmund. (Reuters/Wolfgang Rattay)
Cartel de coronavirus en el estadio del Dortmund. (Reuters/Wolfgang Rattay)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El vertiginoso ritmo de contagios del covid que está sufriendo España en los últimos días ya lo vivió Alemania a finales de noviembre. Esta ola está sorprendiendo por la rápida transmisión del virus, lo que ha supuesto un gran reto para la economía. Los gobiernos se están resistiendo a recuperar las restricciones con el argumento de que las hospitalizaciones están contenidas gracias a las vacunas. Sin embargo, la economía ya se está resintiendo como consecuencia del virus y amenaza con una nueva contracción antes de que acabe el año.

Los países que empezaron antes la ola actual del virus ven cada vez más cerca la recaída del PIB. Es el caso de Alemania, donde los indicadores de alta frecuencia apuntan a una importante paralización de la actividad. La encuesta mensual PMI que elabora Markit es uno de los mejores indicadores adelantados para medir la evolución de la actividad en las empresas.

Foto: La hostelería tiene parte de la culpa de que la productividad y los salarios estén congelados. (EFE/Ana Escobar)

La encuesta de diciembre, publicada esta semana, muestra un parón de la actividad en el país. La lectura del indicador en 50 puntos significa que las empresas vieron cómo su actividad se ha congelado este mes respecto a noviembre. Este parón en la recuperación no es homogéneo por sectores, sino que se está cebando con el sector servicios. De hecho, la encuesta muestra una contracción en los servicios con una intensidad que no se veía desde el inicio del año, cuando la ola del virus posterior a las Navidades golpeó con fuerza a Europa.

En ese momento, el impacto del covid provocó una contracción del PIB de nada menos que del 1,9% en un solo trimestre. Un descenso que es el tercero de mayor magnitud de las últimas tres décadas, solo superado por la recesión posterior a la quiebra de Lehman Brothers y al hundimiento provocado por el 'gran confinamiento' en la primavera de 2020.

Es muy improbable que en este trimestre se vayan a ver cifras tan malas de PIB, porque la actividad fue intensa durante los meses de octubre y noviembre. Pero la recaída de diciembre, con lo que eso supone para la campaña navideña, puede provocar una recaída del PIB. El instituto alemán IFO, uno de los más importantes del país, ya ha anticipado esta semana una caída del PIB del 0,5% este trimestre.

"Para el trimestre actual, muchos indicadores apuntan a una pérdida de momento en las actividades del sector servicios que requieren mucho contacto social", señala el instituto, "la movilidad de la población y las visitas a restaurantes han disminuido notablemente en las últimas semanas".

La población está controlándose voluntariamente para disminuir el riesgo de contagios

Una de las conclusiones más relevantes de su informe es que, aunque las restricciones a la movilidad y la actividad económica son mucho más laxas que las de las navidades de 2020, se está produciendo un importante 'efecto precaución' en la ciudadanía. La proximidad de las navidades y el miedo al virus ha provocado que muchas familias opten por la prudencia en sus comportamientos sociales para evitar los contagios, lo que tiene un impacto directo en la economía. "Esta debilidad de la actividad económica en sectores de consumo social se debe, principalmente, a que la población está restringiéndose voluntariamente para disminuir el riesgo de contagios reduciendo el contacto", explica el IFO.

En Francia, donde el impacto de la ola del virus fue más tardía, los datos de la encuesta PMI aún no son tan malos como los de Alemania. La situación epidemiológica de Francia es más parecida a la de España, por lo que sus datos pueden servir como una aproximación. En Francia, la recuperación durante las primeras semanas de diciembre seguía siendo intensa, de hecho, el crecimiento de la actividad era mayor en los servicios que en la industria. El motivo está en que el impacto del virus en sus vecinos europeos impactó sobre la economía francesa a través de la reducción de las importaciones industriales. Además, los problemas de las cadenas de suministro suponen un lastre adicional para su recuperación.

Esto es importante para España, ya que su principal canal de 'contagio' de la debilidad del resto de Europa no son las exportaciones de bienes, sino las de servicios turísticos. Si los alemanes, británicos o los propios franceses deciden cancelar sus viajes de Navidad, cosa que está ocurriendo, España será el país europeo que más lo sufra. Y, en especial, las Canarias, que se encuentran en plena temporada alta.

Los datos de ventas con tarjetas de crédito, uno de los indicadores de alta frecuencia más utilizados en esta pandemia, muestran ya el inicio de la debilidad de la actividad en España. La semana del puente de diciembre las ventas con tarjeta de crédito moderaron su crecimiento interanual hasta situarse en el 30%, según los registros de BBVA Research. Aunque el incremento respecto al año 2020 sigue siendo intenso, el dato es el peor desde el pasado mes de septiembre. Sirva como comparativa que a finales de octubre y principios de noviembre el crecimiento de las compras superaba el 50%, 20 puntos por encima del nivel actual.

Las previsiones de crecimiento para España en este trimestre apuntan a una ralentización de la recuperación. Si en el tercer trimestre la expansión fue del 2%, en este se ralentizará hasta el 1,6%, según las previsiones del Banco de España publicadas esta misma semana. La institución señala que los indicadores más recientes muestran "un cierto empeoramiento del clima económico en la recta final del año", en palabras de su director de Economía y Estadística, Óscar Arce. En cualquier caso, el crecimiento seguirá siendo intenso porque esta ola del virus apenas afectará a las dos últimas semanas del trimestre.

Lo que sí provocará es una entrada más lenta en el año 2022, ya que es previsible que el ritmo de contagios siga siendo alto como consecuencia de las fiestas navideñas. El Banco de España ha recortado en algo más de dos puntos su previsión de PIB para el próximo año respecto a su proyección de septiembre. Un fuerte recorte que es consecuencia de la salida más lenta de la crisis por los continuos rebrotes del virus. La gran duda ahora es qué restricciones serán necesarias para frenar los contagios para volver a una situación normalizada.

El vertiginoso ritmo de contagios del covid que está sufriendo España en los últimos días ya lo vivió Alemania a finales de noviembre. Esta ola está sorprendiendo por la rápida transmisión del virus, lo que ha supuesto un gran reto para la economía. Los gobiernos se están resistiendo a recuperar las restricciones con el argumento de que las hospitalizaciones están contenidas gracias a las vacunas. Sin embargo, la economía ya se está resintiendo como consecuencia del virus y amenaza con una nueva contracción antes de que acabe el año.

Previsión de crecimiento Primavera Banco de España
El redactor recomienda