La UE acuerda dar más flexibilidad a las capitales para establecer el IVA
  1. Economía
Reforma de las normas europeas

La UE acuerda dar más flexibilidad a las capitales para establecer el IVA

Los Veintisiete alcanzan un acuerdo para modernizar y flexibilizar la norma europea del IVA, permitiendo exenciones y tipos reducidos a bienes que ayuden a la neutralidad climática

Foto: IVA (iStock)
IVA (iStock)

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea han dado luz verde al acuerdo para una reforma de las normas europeas del IVA que permitirá a los Estados miembros contar con más flexibilidad a la hora de establecer los tipos y también para reaccionar a situaciones excepcionales, aunque la norma todavía tiene que consultarse con la Eurocámara antes de que se empiece a aplicar en primavera de 2022.

“El resultado de negociaciones maratonianas muestra que donde hay voluntad, hay un camino: un camino europeo a seguir. Los Estados miembros tendrán más flexibilidad para hacer que sus sistemas de IVA reflejen las opciones políticas nacionales, al tiempo que garantizan la coherencia con las prioridades europeas comunes: las transiciones verde y digital y, por supuesto, la protección de la salud pública”, ha señalado Paolo Gentiloni, comisario de Economía. La Comisión lanzó esta propuesta de reforma en 2018.

Aunque hay una norma europea para el establecimiento del IVA lo cierto es que el mapa europeo se encuentra enormemente fragmentado, con los Estados miembros aplican tipos reducidos o superreducidos en distintas dirección, y también anticuado, ya que el paquete de reglas tiene tres décadas de antigüedad. El objetivo de las nuevas normas es por un lado armonizar y lograr un mapa más o menos común del IVA en la Unión Europea, pero también adaptarse a los nuevos tiempos y a los nuevos retos, intentando apoyar con el impuesto sobre el valor añadido las nuevas prioridades europeas, como el cambio climático, la transición digital o la situación sanitaria.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Fernando Alvarado)

Estos productos que ayudan a la UE a avanzar en sus nuevas prioridades se añadirán al anexo tercero de la directiva, que es la lista de bienes y servicios a los que los Estados miembros pueden aplicar tipos reducidos del IVA. “Una vez que las normas entren en vigor, los Estados miembros también podrán, por primera vez, eximir del IVA determinados bienes y servicios enumerados que se considere que cubren necesidades básicas”, señala además la Comisión Europea. Además, las nuevas reglas también impedirán a partir de 2030 que los Gobiernos nacionales puedan aplicar tipos reducidos o del 0% a bienes y servicios que sean perjudiciales para el medio ambiente.

Por otro lado, y precisamente para pelear contra ese mapa fracturado del IVA en Europa, la nueva norma permitirá que todos los Estados miembros puedan aplicar derogaciones y exenciones para algunos bienes y servicios que en este momento solamente están aplicando algunas capitales “por razones históricas”, y que ahora podrán extenderse al resto de países “para garantizar la igualdad de trato y evitar distorsiones de la competencia”. Pero aquellas exenciones “que no estén justificadas por objetivos de política pública” tendrán que ser eliminadas en 2032.

La norma seguirá estableciendo, como en la actualidad, un tipo mínimo común del 15%, con una lista de 24 categorías a las que se le podrá aplicar un tipo reducido del 5% e introduciendo ahora una lista sobre la que se podrá aplicar un tipo todavía más reducido o incluso del 0% a un total de siete categorías de la lista anterior “que se consideren que cubren las necesidad básicas”, como productos farmacéuticos, alimenticios o de medicinas.

Cambio climático
El redactor recomienda