El número de ninis aumentó un 16% con la pandemia en España, el doble que en Europa
  1. Economía
Ni estudian ni trabajan

El número de ninis aumentó un 16% con la pandemia en España, el doble que en Europa

El porcentaje de jóvenes (de 16 a 29 años) que no estudian ni trabajan superó el 20% en cuatro CCAA: Andalucía, Extremadura, Canarias y Baleares. Más del 70% desea trabajar

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus tuvo en los jóvenes al grupo social más afectado. El parón de la actividad y la destrucción de empleo volvieron a cebarse con los jóvenes, que tuvieron que soportar una tasa de paro del 38%. A los despidos se sumó la imposibilidad de muchos jóvenes de acceder al mercado laboral tras terminar los estudios. Como consecuencia, el número de ‘ninis’, jóvenes que ni estudian ni trabajan, volvió a subir con fuerza hasta superar el 17% (en el grupo de edad entre 16 y 29 años) en 2020. Es importante tener en cuenta que estos datos excluyen a los jóvenes en ERTE, ya que se siguen considerando ocupados al mantener la vinculación contractual con sus empleadores.

El porcentaje de jóvenes ‘nini’ creció un 16% a lo largo del año de la pandemia, un aumento que duplicó la media de la Unión Europea, según las cifras de Eurostat. Se trata del primer aumento en el número de jóvenes que no trabajan ni estudian desde el año 2013, esto es, desde el final de la crisis financiera del euro. En un año, se perdieron los avances registrados durante los años de gran crecimiento económico de España, esto es, entre 2016 y 2019.

Foto: Oficina de empleo en Madrid. (EFE)

Durante los peores meses de la pandemia, en el segundo trimestre de 2020, el porcentaje de jóvenes sin trabajo ni estudio alcanzó el 20%, una cifra que no se veía desde los peores momentos de la crisis financiera. Sin embargo, en los últimos trimestres de 2020 y el inicio de 2021 se produjo una rápida mejoría del mercado laboral que tuvo, como consecuencia, una reincorporación de jóvenes al empleo. En el primer trimestre de este año (último dato disponible), el porcentaje de ‘ninis’ de 16 a 29 años cayó por debajo del 16%.

La comparativa de España con el resto de Europa muestra el duro golpe que sufrieron el mercado laboral del país y, en especial, los jóvenes. La dependencia del turismo provocó que la caída en España fuera una de las más profundas del mundo y el fracaso a la hora de contener la pandemia obligó a adoptar restricciones más severas y duraderas que en el resto del continente. Una buena parte de los jóvenes con baja cualificación trabaja en el sector turístico, de modo que se quedaron sin empleo de la noche a la mañana.

Pero los datos también muestran el grave problema de la formación, que es una de las grandes lacras del país. Muchos jóvenes que salieron del mercado laboral despedidos, así como aquellos que terminaron sus estudios y no pudieron empezar a trabajar, renunciaron a seguir formándose. De esta forma, se reprodujo uno de los grandes males del país: cuando los jóvenes terminan sus estudios, la formación desaparece y muy pocos se reenganchan cuando pierden su empleo. Se trata de un problema estructural que el Gobierno quiere ayudar a solucionar con los nuevos ERTE que está diseñando. Los beneficiarios de esta prestación pública tendrán que realizar estudios formativos para mejorar sus habilidades o para cambiar de sector. De esta forma, se introduce un incentivo para que los trabajadores en una situación delicada inviertan en su propio capital humano.

La gran mayoría de los jóvenes que no estudian quiere trabajar. Algo más del 70% de los ‘ninis’ desea un empleo. Pero no todos hicieron una búsqueda activa, de hecho, el porcentaje de jóvenes inactivos aumentó en casi un punto, esto es, un tercio del total de los nuevos ‘ninis’. Una explicación de este fenómeno se encuentra en que durante algunos meses los inactivos no pudieron apuntarse al desempleo al estar confinados en sus hogares. Sin embargo, esta explicación es insuficiente para el aumento de los jóvenes inactivos.

Lo que no varió durante el año 2020 es el reducto de jóvenes que, aunque no estudien, tampoco quieren un trabajo. Se trata de un porcentaje muy reducido de los jóvenes, apenas el 4%, que son los ‘auténticos ninis’, porque están en esa situación de forma voluntaria. Esta cifra está un punto por debajo de la media de la Unión Europea, lo que muestra que si los jóvenes españoles están inactivos es porque no se les ofrece un empleo.

De hecho, los peores datos se concentran en los territorios con más paro juvenil, como muestran las cifras por comunidades autónomas publicadas el jueves por Eurostat en su edición anual del ‘Regional Yearbook’. Cuatro comunidades autónomas (Baleares, Canarias, Andalucía y Extremadura), además de las dos ciudades autónomas, tuvieron un porcentaje de ‘ninis’ superior al 20% el pasado año. Esto es, uno de cada cuatro jóvenes de entre 16 y 29 años ni estudió ni trabajó.

Se trata de una cifra dramática que se sitúa entre los peores datos de toda la UE, aunque todavía lejos de los niveles que alcanzan territorios del sur de Italia como Sicilia o Calabria, donde más de un tercio de los jóvenes son ‘ninis’. El mejor dato de España lo registró La Rioja, con un nivel de jóvenes ‘nini’ del 11%, muy cerca de los niveles que se registran en las regiones punteras de los Países Bajos o Alemania. Por detrás se situaron el País Vasco, con un porcentaje del 12%, y Navarra y Madrid, con un 13%.

Paro
El redactor recomienda