Última ofensiva de Díaz y Calviño en Bruselas antes de enviar el plan español
  1. Economía
Hay algunos puntos que aún están pendientes

Última ofensiva de Díaz y Calviño en Bruselas antes de enviar el plan español

Las dos vicepresidentas, con visiones que normalmente han chocado respecto al plan español, visitan Bruselas poco antes de que el Gobierno envíe sus planes

placeholder Foto:  La vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, junto a la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, junto a la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz. (EFE)

El plan español está ya cerca de ser entregado. Faltan algunos elementos, pero está bastante cocinado. A pocos días de su entrega, llega una ofensiva española a Bruselas. Aunque seguramente no con los mismos objetivos. Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera del Gobierno a cargo de Trabajo, y Nadia Calviño, vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos, se reunirán en las próximas 48 horas por separado con Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, para discutir sobre el plan nacional de reformas e inversiones que el Gobierno espera enviar a Bruselas próximamente. Calviño lo hará por videoconferencia.

La fecha límite es, 'a priori', el 30 de abril. Sin embargo, es una fecha límite 'blanda'. “Si un plan llega más tarde, pero es de una mejor calidad, será más fácil, y por lo tanto más rápido, que sea aprobado. No exageremos la importancia de esta fecha límite”, explicaba recientemente un portavoz de la Comisión Europea. España es uno de los países que más avanzados tienen sus planes, y la vicepresidenta económica recientemente subrayó que el Gobierno cumpliría con el plazo de finales de abril, como también tiene previsto hacerlo el gobierno italiano. El portugués lo entregó este miércoles por la noche, siendo el primero en cumplir con el trámite. El plan inicial de la vicepresidenta era enviarlo a mediados de mes, pero las conversaciones con la Comisión se han extendido y finalmente esperará hasta final de mes para hacerlo.

Foto: El candidato de UP en Madrid, Pablo Iglesias, y la ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

Hay algunos puntos que todavía están pendientes. Porque la Comisión Europea ha querido tener un nivel de detalle extremo en las inversiones para evitar que los fondos europeos, más de 140.000 millones de euros que podría recibir España hasta 2026, acaben utilizados en ideas o proyectos que no cumplan con los objetivos del fondo de recuperación. Pero también en el caso de las reformas, especialmente la laboral y la de pensiones, en los 'hitos', es decir, los objetivos que se deben ir cumpliendo para recibir desembolsos, en los que Bruselas ha pedido un alto nivel de “granularidad”, según fuentes del Ministerio de Economía.

En las reuniones, se discutirá sobre el plan y su proyección, pero no sobre el fondo ni para realizar cambios de calado. Fuentes comunitarias señalan que todo está bastante atado ya. Desde el equipo de Calviño, destacan que es uno de los muchos encuentros que se han celebrado en las últimas semanas, sin nada especial ni distinto a las últimas conversaciones. Y desde el de Díaz, se señala en la misma dirección. Las líneas generales ya están más que habladas y acordadas, argumentan estas fuentes, pero hasta el último momento todo el plan será susceptible de sufrir los retoques definitivos. Estas son las últimas reuniones antes de que el plan sea enviado a la capital comunitaria. “Las cosas van por buen camino para que el plan español se presente a fin de mes”, ha señalado Dombrovskis en una rueda de prensa este miércoles al ser preguntado por ello.

Bruselas como campo de batalla

En los últimos meses, los técnicos comunitarios y los del Gobierno de Pedro Sánchez han mantenido decenas de encuentros, y la comunicación entre la Comisión Europea y el equipo de Calviño ha sido continua. De hecho, se invitó a la vicepresidenta a que presentara el plan español ante sus homólogos del Eurogrupo el pasado mes de enero, por ser uno de los mejor preparados, más completos y más avanzados. El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, señaló entonces que la presentación de la española fue “excelente”.

Foto: La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)

Dombrovskis y el comisario de Economía, el italiano Paolo Gentiloni, han tenido una línea directa con Calviño, pero a lo largo de los últimos meses ha habido encuentros con José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social. Díaz entendió a finales de 2020 que era el terreno de juego en el que se estaba celebrando el partido de verdad. Que quien movía fichas en Bruselas llegaba al Consejo de Ministros con mucha ventaja. Y decidió lanzar una primera ofensiva.

En el pulso particular que mantienen Díaz y Calviño, Bruselas juega un papel central. Así, en su primera visita, la ministra de Unidas Podemos escogió bien a sus interlocutores: Gentiloni, comisario socialista y antiguo primer ministro italiano, y Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales, un socialista luxemburgués al que desde la formación morada ven claramente como su mejor aliado en la Comisión Europea. Las dos caras más amables para Díaz en la capital comunitaria.

Foto: Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (Reuters)

Pero Calviño es una persona de la máxima confianza en Bruselas. Todas las puertas están abiertas para una persona que ha sido directora general de Presupuestos de la Comisión Europea, que entiende el lenguaje, la motivación y el pensamiento detrás de los movimientos del Ejecutivo comunitario. Se entiende con todos, y todos la entienden a ella en su pulso con Díaz, una batalla conocida en la capital comunitaria.

Este jueves, la reunión de Díaz será muy distinta a la de hace unos meses. Dombrovskis no es Gentiloni y todavía menos Schmit. El antiguo primer ministro letón representa el ala dura de la Comisión Europea en materia fiscal y es el mayor halcón entre los cargos políticos en la capital comunitaria. Es el hueso más duro de roer para Díaz. Aunque ha abierto la mano en los últimos meses, en la cabeza del vicepresidente siempre hay una palabra que suena por encima de todas las demás: estabilidad fiscal a largo plazo y un sonoro no a cualquier cosa que amenace la creación de empleo. Díaz acudirá al encuentro acompañada del secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, y del secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, su círculo cercano y de confianza, que ya le acompañó en su primera visita a Bruselas.

Díaz juega este jueves en el terreno de Calviño, que se entrevistará con Dombrovskis un día después por videoconferencia

Calviño ha ofrecido a Díaz zanahorias en los últimos días a cambio de los palos que también tendrá que soportar. La modernización de la negociación colectiva, la simplificación de los tipos de contratos o establecer un tipo permanente de flexibilidad interna de las empresas. Pero la reforma laboral ha sido un asunto muy sensible para Bruselas. Porque la consideran la 'joya de la corona' de las reformas de 2012 junto a la de las pensiones. Y se puede mejorar, pero no quieren que se toquen los pilares fundamentales.

La vicepresidenta económica charlará con Dombrovskis el viernes, justo un día después de la visita de la vicepresidenta Díaz. Una conversación más de las muchas que se han mantenido durante las últimas semanas, explican fuentes del ministerio, pero también una de las últimas teniendo en cuenta el calendario. Calviño aprovechó ya una reunión de ministros la semana pasada para pedir a la Comisión Europea, junto a otros colegas, que se acelere el proceso para el análisis de los planes nacionales: Bruselas tiene hasta dos meses para aprobarlos, un periodo que a algunas capitales que han mantenido contactos estrechos con los técnicos comunitarios les parece excesivo.

Foto: Construcción de la Autovía del Duero en Venta Nueva. (D.B.)

Díaz se verá las caras precisamente con la voz que más claramente mantiene ese mensaje dentro del Ejecutivo comunitario. Y Dombrovskis y su gabinete conocen bien el pulso entre la vicepresidenta tercera y la económica. Y tienen muy claro de qué lado están. Díaz juega este jueves en el terreno de Calviño, que se entrevistará con Dombrovskis un día después por videoconferencia. Tras el encuentro de Díaz con el letón, que será en persona, la vicepresidenta tercera tendrá una reunión mucho más agradable, quizá para contrastar: le recibirá David Sassoli, presidente de la Eurocámara, que siente fuertes simpatías hacia Unidas Podemos y su líder, Pablo Iglesias.

Díaz ha puesto en la agenda del día otros puntos relevantes en los que está más alineada con Dombrovskis, principalmente el del Pilar Europeo de Derechos Sociales. Esta es una de las banderas de la nueva vicepresidenta, pero también es una vía para conseguir las simpatías de la Comisión. En los últimos años, ha cambiado el paradigma económico dominante, que ha virado desde la austeridad hacia la protección social, y Díaz utilizará esta palanca para acercar posturas en Europa. En la sesión de control al Gobierno celebrada el miércoles, Díaz se lo avisó al portavoz del PP en el Congreso, Teodoro García Egea: "Los tiempos están cambiando, incluso para el Fondo Monetario Internacional, súmense al cambio y defiendan a su pueblo".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Yolanda Díaz Nadia Calviño Comisión Europea Reformas Bruselas Paolo Gentiloni
El redactor recomienda