El PIB se hundió un 11% en 2020, pero la recuperación siguió en el cuarto trimestre
  1. Economía
Avanzó un 0,4% en el final del año

El PIB se hundió un 11% en 2020, pero la recuperación siguió en el cuarto trimestre

La crisis del coronavirus provocó el mayor hundimiento de la economía española en tiempos de paz. La mejor noticia es que el dato final mejoró las expectativas gracias al último trimestre

placeholder Foto: Imagen del centro de Madrid durante la temporada de compras navideñas. (EFE)
Imagen del centro de Madrid durante la temporada de compras navideñas. (EFE)

El año de la pandemia será recordado, en materia económica, por dejar el mayor hundimiento del PIB nunca registrado en tiempos de paz. El INE ha publicado este viernes la primera estimación de la evolución de la economía española en el conjunto del año y el dato es contundente: sufrió un hundimiento del 11% en 2020. El dato del PIB es mucho peor que el del empleo, ya que las medidas de protección de rentas (ERTE y cese de actividad de los autónomos) lograron contener la destrucción de empleo. En materia de producción, el dato es el peor de toda la serie contemporánea del INE y es necesario remontarse a la Guerra Civil para encontrar un dato peor.

[Consulte aquí los principales indicadores económicos actualizados]

Sin embargo, la caída final del 11% ha sido un poco mejor de lo que anticipaban los expertos. El FMI publicó su estimación esta misma semana previendo una caída del 11,1%. El motivo de esta mejora es que la recuperación se mantuvo en el último trimestre del año, un dato que estaba en duda, ya que los indicadores a lo largo del trimestre fueron mixtos. Finalmente, el PIB avanzó un 0,4% entre octubre y diciembre respecto a los tres meses del verano (todos los datos están en volumen y corregidos de estacionalidad y calendario). Eso sí, la recuperación se frenó bruscamente en el cierre del año ya que en el tercer trimestre el crecimiento superó el 16%, de modo que ya se descarta la recuperación en V.

Las cifras del mercado laboral ya anticiparon un leve avance de la economía española en el cierre del año. Es importante tener en cuenta que el inicio del cuarto trimestre fue mucho mejor que el inicio del tercer trimestre (octubre vs. julio), lo que ha sido clave para lograr este avance agregado del trimestre. La ralentización, e incluso recaída, se produjo en noviembre y en diciembre se experimentó una nueva recuperación gracias al levantamiento de las restricciones para la campaña de navidad. Con estas cifras, el riesgo de contracción del PIB se pasa al primer trimestre de 2021 que ha empezado con muy malos datos de contagios y confinamientos más severos. Hay otro motivo que explica el dato positivo del cuarto trimestre: en el tercer trimestre apenas hubo turismo internacional, de modo que la comparativa de la temporada baja frente a la temporada alta ha sido mejor.

Foto: Foto: EFE.

El principal motor de la recuperación en el cuarto trimestre del año fue el consumo de los hogares, que creció un 2,5% respecto al trimestre anterior. Por el contrario, la inversión volvió a caer después del fuerte rebote del verano, lo que es el mejor reflejo de la incertidumbre de los agentes económicos. En concreto, la formación bruta de capital fijo cayó un 6,2%, provocado por un descenso de la inversión en construcción del 6,3% y de la inversión en maquinaria y bienes de equipo del 1,5%.

Con este leve crecimiento del PIB, el cuarto trimestre se cerró con el mismo nivel de producción que el cuarto trimestre de 2015. Esto es, la economía española ha revertido cinco años de recuperación en apenas 10 meses. Los rebrotes han frenado en seco la recuperación y se certifica así el fin de la esperanza en una recuperación en V. España tiene por delante un camino largo y plagado de obstáculos para volver a los niveles de producción previos a la crisis, para empezar, por un primer semestre de 2021 que seguirá siendo muy complicado por los números de la pandemia.

Una de las noticias negativas del último trimestre del año fueron las exportaciones, que sufrieron una caída inesperada del 1,4% respecto a los tres meses anteriores. Este dato refleja la recaída que está sufriendo la economía europea, ya que sus restricciones a la movilidad han sido más intensas desde noviembre. El resultado es que las ventas de productos españoles al continente han sufrido una recaída del 1,4%, que lastra la recuperación. Por el contrario, las importaciones de España siguieron creciendo levemente, con un avance trimestral del 0,4%.

Con estos datos, el PIB al cierre del año se situó un 9,1% por debajo del mismo periodo del año anterior, esto es, justo el nivel de PIB previo a la crisis. En esta caída destacan especialmente tres sectores. El primero de ellos es la hostelería, el transporte y el comercio, que está todavía un 20,4% por debajo de los niveles previos a la crisis y que tardará en recuperarse, ya que la movilidad no será plena hasta que no se recupere la normalidad sanitaria. El segundo es el del ocio y la cultura, muy vinculado también al turismo y a la movilidad, y cuya producción es casi un tercio inferior a la existente antes de la crisis (-31,5%). El tercero es el de la construcción, que sufrió una fuerte recaída en el cuarto trimestre del año y está ya un 18,2% por debajo de los niveles precrisis. Es importante tener en cuenta que la construcción es un sector que siempre va con algo de retraso porque los proyectos son muy inerciales (tanto por la parte de la venta o de la demanda).

Por el contrario, los mejores datos se concentran en tres sectores que están claramente en niveles de actividad superiores a los existentes antes de la pandemia. El primero es el de la agricultura, que en el cierre de 2019 vivió un año muy malo de cosechas y en este ejercicio ha conseguido producir un 8,7% más. El segundo es el de la banca, declarado sector esencial desde el inicio de la pandemia, y que ha elevado su producción un 5,4%. Y, por último, el de la educación, que ha crecido rápidamente desde el verano como consecuencia del refuerzo que han hecho los centros docentes, tanto públicos como privados, por la pandemia, lo que le permite situarse un 3,4% por encima de los niveles de 2019.

Economía PIB
El redactor recomienda