Rebaja en tres puntos su estimación

Funcas alerta de una crisis más larga y profunda: el PIB se hundirá un 13% este año

Los malos datos de crecimiento, los rebrotes y la pérdida de la temporada turística del verano nublan el horizonte. El PIB probablemente no recupere los niveles precovid hasta 2024

Foto: iStock.
iStock.

La economía española se hundirá un 13% este año con una recuperación más lenta de lo esperado. Este es el resumen general de las nuevas previsiones de crecimiento publicadas por Funcas que ha recortado en tres puntos sus estimaciones de junio. De esta forma, la crisis será mucho más profunda de lo esperado inicialmente y se sitúa ya muy lejos de las previsiones oficiales del Gobierno que todavía contemplan una contracción del PIB del 9,2%. Con este movimiento, Funcas da el 'pistoletazo de salida' a una rebaja de las previsiones de crecimiento que apunta a que será generalizada, dados los pobres datos que está cosechando la economía española. De hecho, la entidad considera que hay un riesgo cierto de que España no recupere los niveles de PIB previos a la crisis hasta 2024.

Funcas ha rebajado sus previsiones de crecimiento principalmente por tres motivos: la pérdida de la temporada turística, la incertidumbre generada por los rebrotes en los agentes económicos y el riesgo de quiebras empresariales dadas las dificultades financieras que están atravesando. Este nuevo escenario está provocado por la cantidad de rebrotes del coronavirus, que han impedido una recuperación de la economía como se anticipaba hace solo unos meses, y que sientan las bases para una recuperación larga y llena de dudas. "Los indicadores muestran una recuperación de la economía más lenta de lo que se había avanzado", ha explicado Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, durante la rueda de prensa de presentación de las previsiones.

Hace tres meses, Funcas anticipaba una fuerte recuperación del PIB durante los meses de verano con un rebote del 15%. Sin embargo, ni el turismo ha ido tan bien como se esperaba, ni el consumo doméstico ni la facturación de las empresas. Los rebrotes han condenado la recuperación económica y ahora la entidad anticipa un repunte del 11,5% para este trimestre. De hecho, los indicadores de alta frecuencia relativos a agosto e inicios de septiembre apuntan a que la actividad se estaría deteriorando respecto al mes de julio.

De esta forma, aunque en el tercer trimestre del año se registrará la mayor tasa de crecimiento nunca registrada, será insuficiente para corregir toda la caída sufrida en los meses anteriores. Este crecimiento apenas permitirá recuperar un 40% de toda la actividad perdida, lo que hace que el punto de partida de la nueva normalidad esté muy alejado de la verdadera normalidad. De los 3,2 puntos del PIB que ha recortado Funcas respecto a su previsión respecto a junio, dos terceras partes son consecuencia de la pérdida del turismo internacional y el tercio restante es consecuencia de la caída del consumo interno.

Para evitar que se pierda el tren europeo, es imprescindible un plan de recuperación con un horizonte de varios años

Los hogares están optando por elevar su ahorro ante las incertidumbres que todavía mantiene la pandemia. Según las previsiones de Funcas, la tasa de ahorro se disparará hasta el 17% este año, el nivel más alto nunca registrado. Sin consumo y sin turismo internacional, las probabilidades de vivir un gran repunte de la actividad en los próximos meses son limitadas. El consumo de los hogares se hundirá casi un 16% este año, una cifra totalmente inédita, que explica el principal factor de caída del PIB. En solo tres meses, Funcas ha recortado su estimación para este indicador en casi cuatro puntos. Sirva como comparación que cuatro puntos es el equivalente a lo que crece el consumo de los hogares en tres años.

A esto hay que añadirle el riesgo de quiebras en el sector empresarial. Funcas alerta de que hay muchas empresas solventes en una situación financiera muy delicada. Si esta situación persiste y se ven abocadas a la quiebra, supondrá un duro golpe para el tejido productivo y el empleo, de modo que evitar este escenario debe ser una de las prioridades de la política económica.

Según las previsiones de Funcas, la tasa de paro ascenderá a final del año hasta el 20% y a finales de 2021 todavía habrá unos 600.000 parados más que antes de la crisis. "La contracción de la actividad en España es una de las más acusadas", ha alertado Carlos Ocaña, director general de Funcas, lo que "apunta al riesgo de que la brecha de España con Europa, que hemos ido cerrando con gran esfuerzo, se vuelve a agrandar". A pesar de la rebaja de 3,2 puntos en las previsiones de PIB para 2020, el crecimiento esperado para 2021 se mantiene casi sin cambios, en el 7,9%, lo que significa que el nivel de PIB total al final de 2021 será muy inferior al estimado previamente.

En su opinión, la llegada de la ayuda europea será muy importante para estimular el crecimiento, pero tendrá un impacto limitado y su efecto no será significativo hasta, al menos, 2022. En 2021 apenas se utilizarán unos 14.000 millones de euros de estos fondos comunitarios, ha explicado Ocaña, lo que significa menos de un 1 punto adicional al crecimiento. "El impacto de estas ayudas y préstamos será significativo pero limitado si no viene acompañado de otras reformas estructurales que están pendientes en la economía española", ha señalado el director general de Funcas. "Estas reformas son también las mismas que las que necesita el país para afrontar los principales desequilibrios económicos y sociales (educación, mercado laboral, sistema de pensiones, transición tecnológica y energética)", señala el 'think tank' de las antiguas cajas de ahorro en su informe.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios