El déficit más alto desde 2016

Eurostat corrige al Gobierno: el déficit de 2019 fue 2.300 millones superior, del 2,8%

El instituto de estadísticas europeo cambia las cifras de déficit del Ministerio de Hacienda porque la recaudación fue inferior a la adelantada en dos décimas del PIB

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso. (Efe)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso. (Efe)

El déficit público de España subió en 2019 nada menos que en tres décimas del PIB, esto es, 4.700 millones de euros. Eurostat ha corregido hoy las cifras iniciales publicadas por el Gobierno elevando en dos décimas el agujero de las cuentas públicas de 2019, hasta alcanzar los 35.195 millones de euros. Esta cuantía es 2.300 millones superior al dato adelantado inicialmente por el Gobierno, como consecuencia de una rebaja en la contabilización de los ingresos públicos de dos décimas del PIB.

De esta forma, España no solo cerró el año 2019 con el primer incremento del déficit público desde el final de la pasada crisis, sino que fue el déficit más alto desde el año 2016, superando los registros de 2018 y 2019. El incremento del gasto público, unido al frenazo de los ingresos a partir del verano, provocó este incremento del déficit público a las puertas de una nueva crisis. Fuentes de Hacienda explican que este cambio se debe a una modificación en la forma de contabilizar créditos fiscales (DTA, por sus siglas en inglés), lo que ha cambiado la estimación de recursos públicos inicial que realizó el Gobierno.

El aumento del déficit público se produjo como consecuencia de las políticas de gasto adoptadas a lo largo de 2019, entre ellas las subidas de las pensiones y el salario de los funcionarios, policías y guardias civiles, la ampliación de la protección social o el aumento del gasto corriente. La consecuencia de todas estas medidas fue un aumento del gasto público de 20.500 millones de euros, una subida del 4%. Cuantía que supera, por ejemplo, a todo el déficit de la Seguridad Social.

Por el contrario, el ritmo de los ingresos públicos se fue ralentizando a medida que avanzaba el año como consecuencia de la desaceleración de la economía y del IPC. Los datos de Eurostat señalan que el nivel de ingresos fue finalmente del 39,1% del PIB, frente al 39,3% que había publicado inicialmente el Gobierno. Eso significa que el crecimiento de los ingresos fue inferior al avance del PIB, de modo que el peso de los ingresos sobre la economía se redujo en una décima. Según los datos corregidos de Eurostat, los recursos aumentaron en 15.800 millones de euros, esto es, casi 12.000 millones menos que el incremento registrado en el año anterior.

Estos nuevos datos de Eurostat obligan ahora al Ministerio de Hacienda a corregir sus cifras iniciales para adaptarlas al nuevo cálculo. Esto significa que el punto de partida de España para afrontar la crisis económica derivada del coronavirus es todavía más delicada. Por ejemplo, una de las promesas que más repitió la ahora vicepresidenta económica, Nadia Calviño, fue que España lograría en 2019 el primer superávit primario desde el año 2007 (esto es, el saldo presupuestario descontando la factura de los intereses). Una promesa que también repitió en numerosas ocasiones el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La realidad es que no hubo tal superávit primario, sino que fue un déficit superior a 6.500 millones de euros, esto es, el más alto desde el año 2016. Si se tiene en cuenta que en 2019 se mantuvo el crecimiento económico, este aumento del déficit significa que, en términos estructurales, el agujero todavía fue peor. Un paso atrás importante después de siete años consecutivos de corrección del desequilibrio de las cuentas públicas.

El déficit de España casi multiplicó por cinco el de la eurozona, que fue del 0,6% del PIB. Solo Francia acabó el año 2019 en una situación peor que la de España, aunque en su caso fue una situación excepcional derivada de la crisis de los chalecos amarillos. La comparativa se agrava si se toma Portugal como referencia. En 2017, los dos países vecinos tenían el mismo nivel de déficit, del 3% del PIB. Dos años después, España seguía con un déficit del 2,8% del PIB, mientras que Portugal obtuvo un superávit del 0,2%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios