Nuevas medidas económicas contra la crisis

El Gobierno baraja ampliar el teletrabajo dos meses y aceptar ERTE en sectores esenciales

El Ejecutivo diseña una desescalada del confinamiento muy lenta, con el objetivo de evitar que las oficinas vuelvan a llenarse de trabajadores tras el estado de alarma

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una videoconferencia. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una videoconferencia. (EFE)

La pandemia del coronavirus ha cambiado los medios de producción en todo el mundo y no volverán al punto de partida en varios meses. El Gobierno de España trabaja en un escenario de lenta desescalada de las medidas de confinamiento para evitar repuntes del virus. Uno de sus objetivos es evitar que las oficinas y los centros de producción se vuelvan a llenar de trabajadores el día después del levantamiento del estado de alarma, lo que aumentaría el riesgo de contagios.

El Ejecutivo baraja prorrogar durante dos meses el “carácter preferente” del teletrabajo a todos los sectores tras el levantamiento del estado de alarma, tal y como figura en el artículo 5 del Real Decreto-ley 8/2020, según ha podido saber este periódico de fuentes del Gobierno. Esto significa que las empresas que actualmente mantienen la actividad de sus trabajadores a través de herramientas telemáticas, tendrían que seguir haciéndolo, probablemente, hasta después del inicio del verano.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció una nueva prórroga del confinamiento hasta el 10 de mayo. Si se cuentan dos meses desde esa fecha, significa que hasta mediados de julio, en el mejor de los casos, no se levantaría el teletrabajo. De esta forma, se ampliaría en un mes el periodo de vigencia del teletrabajo tras el fin del estado de alarma que figura en el RDL 8/2020, aunque esta medida está pendiente de discusión y aprobación en el Consejo de Ministros.

El Ejecutivo también estudia prolongar el derecho de los trabajadores a modificar su jornada para que se adapte a la ampliación del teletrabajo y de las medidas de confinamiento. El RDL 8/2020 también introdujo el derecho de los trabajadores con dependientes a cargo, mayores o hijos, a modificar unilateralmente su jornada laboral, sus responsabilidades e incluso a suspender unilateralmente su contrato de trabajo para el cuidado de los familiares directos.

[El crudo se hunde a mínimos de 1998]

El Gobierno estudia ahora prorrogar este derecho durante otro mes tras el levantamiento del estado de alarma, para que tenga la misma duración que el teletrabajo. Eso sí, esta modificación unilateral de las condiciones de trabajo seguirá suponiendo la pérdida correspondiente de retribución para los trabajadores en caso de que suponga la reducción de su jornada laboral. El Gobierno anunció en un primer momento que crearía una prestación especial para estas familias, pero finalmente ha desistido.

ERTE a empresas esenciales

El Ejecutivo también estudia medidas para ayudar a las empresas que están obligadas a mantener su actividad por formar parte de sectores esenciales, pero que tengan una parte de su plantilla sin trabajar porque realice actividades auxiliares no imprescindibles. Por ejemplo, las empresas de alimentación tienen paradas sus secciones dedicadas a eventos y congresos porque ambos están prohibidos. Ocurre lo mismo, por ejemplo, con empresas de transporte de mercancías y personas: mientras las primeras tienen que seguir operando, las segundas no pueden funcionar. Y así con un largo etcétera.

Para aliviar las cargas de estas empresas de sectores esenciales, el Gobierno estudia que puedan acogerse a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor, de modo que su entrada en vigor sea ágil. Eso sí, los trabajadores afectados por este expediente solo podrán ser los que desempeñan actividades no esenciales.

El Gobierno estudia que estos ERTE de fuerza mayor tengan la misma normativa que la de los sectores no esenciales, de modo que las empresas podrían realizar reducciones de jornada o suspensión de contratos hasta que se levanten el estado de alarma y las sucesivas prórrogas que pueda establecer el Gobierno por sectores. De esta forma, conseguiría aliviar los costes de las empresas que están obligadas a mantener su actividad para garantizar el suministro de bienes y servicios imprescindibles.

[España propone un fondo europeo de 1,5 billones]

El Gobierno también tiene sobre la mesa ampliar los ERTE por causa de fuerza mayor a las clínicas dentales. Este sector, aunque forma parte de la sanidad y es un sector esencial, ha sufrido una fuerte caída de la demanda. Muchos pacientes evitan acudir a las consultas hasta que pase el estado de alarma, lo que pone contra las cuerdas a muchas empresas del sector. Ante esta dificultad, el Gobierno se está planteando que puedan solicitar ERTE y así aliviar sus costes durante estas semanas de confinamiento.

El Ejecutivo también está valorando nuevas ayudas sociales a trabajadores mientras se ultiman los detalles de la renta mínima. Uno de los colectivos que han quedado desprotegidos es el de los trabajadores de sectores estacionales, en especial aquellos que son contratados para la campaña de verano en el turismo y los sectores auxiliares. Esta temporada debería haber comenzado en abril, con motivo de la Semana Santa, y son contratos que se alargan hasta el final del verano.

Para estos trabajadores, tanto fijos discontinuos como otro tipo de temporales, que realicen un empleo de temporada, el Gobierno estima conceder una prestación por desempleo de hasta 90 días. Para ello, se utilizarán como base los días de la anterior campaña, la de 2019, en que sí estuvieron contratados.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios